Connect with us

Actualidad Jurídica

El sector de la moda tras el covid-19: ¿cómo serán sus ventas del futuro?



Uno de los sectores que se ha visto afectado de lleno por la pandemia y por el estado de alarma  es el sector de la moda. Es más, han sido tan importantes los perjuicios y perdidas económicas que han sufrido, que ya las empresas de moda están comenzando a analizar qué sucederá con su negocio tras el estado de alarma para conseguir adaptar su red de distribución y preparar su escenario post coronavirus, en el que volverán a abrir sus tiendas pero evidentemente no en las mismas condiciones en las que estaban anteriormente. Es necesario que se estén preparando medidas de protección para asegurar la salud tanto de sus trabajadores como de los clientes que acudan a las tiendas físicas para así darles seguridad y potenciar que acudan a su negocio y no verse obligados a cerrar sus tiendas físicas.

Es relativamente pronto para plantearse con certeza cómo será este nuevo escenario de las empresas de moda pero hay una evidencia latente en dicha situación, y es que es evidente que si ya antes de la pandemia el uso de la compra online era cada vez mayor, con el confinamiento incluso aquellas personas que no estaban muy a favor de realizar las compras de ropa por internet como son aquellos prefieren probarse la ropa en persona se están acostumbrando a comprar vía online. Esto evidentemente conllevará un impulso del negocio de moda online brutal llevando incluso al punto de que serán menos necesarios tener puntos de venta físicos.





  • ¿Cómo serán las tiendas de ropa después del estado de alarma?

Podemos fijarnos en uno de los primeros países que ya han comenzado progresivamente a levantar el confinamiento como ha sido Austria y, con lo que respecta al sector de la moda, se ha permitido la apertura solamente de establecimientos que no superen los 400 metros cuadrados. Es decir, comenzaría por la aperturas de establecimientos de superficie reducida para así controlar mejor las aglomeraciones.





Por tanto, si en España se toma este tipo de medidas o alguna similar, los establecimientos de los grandes grupos de distribución del sector de la moda quedarían excluidos de la primera fase del levantamiento progresivo del confinamiento. Pero dentro de los establecimientos que se permitan abrir se realizará una labor muy importante de control del aforo máximo dentro de los mismos. Esto es muy similar a lo que ya se está haciendo actualmente en los supermercados donde ya podemos ver incluso líneas en el suelo, distancias de dos metros entre consumidores o incluso colas para poder entrar. Será primordial que se controle el número de personas que se encuentran dentro de las tiendas en cada momento.

Una de las posibles medidas que plantean utilizarse dentro de las tiendas para controlar el aforo será recuperar la figura del greeter, que era aquella persona que se coloca en la entrada de las tiendas para saludar y despedir a todos los clientes que entran y salen de la misma. Esta figura era muy utilizada en tiendas americanas como Disney Store pero que fueron desapareciendo por el coste laboral añadido que suponía. De esta manera el greeter además de saludar y despedir a los clientes, podrán controlar el aforo. Figura que no podemos confundir con un guardia de seguridad.

Además todo esto va provocar un cambio evidente en el diseño de los establecimientos ya que serán a partir de ahora espacios mucho más amplios debido a la distancia de seguridad de un metro obligatoria entre las personas.

Empezando en primer lugar con una continua desinfección de la tienda en sí misma así como de las prendas, pero hay situaciones que se ven especialmente afectadas: por ejemplo:

  • ¿Qué sucederá con los probadores?

Puede llegar a ser el espacio de la tienda que más problema puede contraer. Es más, puede que en una primera fase de apertura de los establecimientos de ropa no puedan ofrecerse estos servicios de probador debido a sus reducidas dimensiones en la mayoría de las ocasiones ya que podría favorecer el contagio y es que el hecho de establecer la medida de desinfectar los probadores tras cada vez que sale una persona es casi imposible ya que no solo tendrían que desinfectar el probador sino también las prendas.

Por esto, el retail físico deberá aprender del retail online. Es decir, las tiendas de moda deberán proporcionar a las tiendas físicas la tecnología necesaria que se haya ya aplicado previamente en sus plataformas de e-commerce adaptándolas para que puedan utilizarlas los clientes con sus dispositivos móviles en plena tienda física es por ejemplo soluciones que ayuden a ver cómo le quedaría la ropa al cliente de manera virtual evitando así que tengas que probarte la prenda. A pesar de que realmente existe esta posibilidad en la actualidad las aplicaciones no llegan a conseguir el efecto de que dicha prueba de ropa virtual sustituya a la prueba física los clientes necesitan esa experiencia de compra, verse con la ropa, tocar y probarse la ropa, de manera que, probablemente, lo que se plantee sea un rediseño de los probadores y utilizar espacios mayores.

  • ¿Qué sucederá en las colas para pagar?

En los supermercados actualmente estas colas se controlan con líneas marcadas en el suelo para garantizar entre los clientes una distancia mínima, pero en el sector de la moda se apuesta por el uso de la tecnología para realizar el proceso de pago dentro de las tiendas físicas. Puede que el cobro se haga incluso mediante los dispositivos móviles de los clientes, dando la posibilidad de pagar a través del teléfono móvil o utilizar sistemas que permitan cargar el cobro directamente en la cuenta del cliente de manera que así evitamos que existan esas colas y que sea necesario el pago en los mostradores. Por tanto, seguramente se sustituirá el pago por el auto-pago que incluso podía hacerse antes del estado de alarma como pasaba por ejemplo en Lefties que ya disponían de pantallas de auto-pago pero que se considera necesario tras la pandemia. Pero resaltar que dichas pantallas de auto-pago también estarían debidamente desinfectadas tras cada compra.

  • ¿Existirá aforo mínimo?

Por último, es importante tener en cuenta que en el proceso de reapertura de las tiendas de ropa será imprescindible la seguridad del cliente, ya que en caso de que el cliente se sienta inseguro y expuesto al contagio por mínima que sea dicha exposición no volverá a la tienda. Aún así, se prevé que al principio las compras en tiendas físicas que sean muy puntuales y no se irá de manera frecuente a las tiendas por el gusto de darse un paseo sino que se irá a comprar por cosas concretas que se necesiten. De esa manera, el aforo mínimo también afectará al sector del retail. En este sentido las marcas de moda deberán potenciar también los servicios de “click and collect” para evitar probar la ropa pero que se fuerce a la visita a la tienda y aumente la posibilidad de venta cruzada entre canales.

Para terminar, resaltar que la reapertura de las tiendas no se producirá de forma repentina, sino que será un proceso paulatino, de manera que las marcas podrán hacer pruebas pilotos de implantación de tecnología en tienda y ver cómo funciona mejor para que el cliente esté satisfecho con la experiencia de compra.

Sobre la autora:  Estefanía Harana SuanoAbogada, Asesora Fiscal & MBA Full Time.