Connect with us

Jurisprudencia

Trabajador despedido logra que se repita un juicio tras probar que su jefe mintió

El trabajador fue despedido disciplinariamente por ausentarse cinco días de su puesto sin supuestamente previo permiso alguno

(Foto: Economist & Jurist)


Jurisprudencia

Trabajador despedido logra que se repita un juicio tras probar que su jefe mintió

El trabajador fue despedido disciplinariamente por ausentarse cinco días de su puesto sin supuestamente previo permiso alguno

(Foto: Economist & Jurist)



La Sala Cuarta del Tribunal Supremo ha estimado la demanda de revisión formulada por un trabajador que fue despedido disciplinariamente por irse de vacaciones sin supuestamente permiso previo, tras acreditarse que su superior jerárquico mintió en sede judicial, ya que el mismo sí autorizó tal solicitud de forma verbal.

El Alto Tribunal ordena que el Juzgado de lo Social dicte una nueva sentencia sin tomar en consideración la declaración testifical del superior jerárquico que fue condenado posteriormente por falso testimonio.



Ponemos en contexto

El trabajador, eslovaco de nacimiento, comunicó a su superior jerárquico inmediato que quería disfrutar de parte de sus vacaciones en octubre de 2016, manifestándole el anterior que ello no era posible dado que no contaba con suficiente personal para sustituirle en su puesto de trabajo.

Pese a tal advertencia, el trabajador, unilateralmente, se fue de vacaciones, faltando a su puesto cinco días laborales, es decir, del lunes 5 al viernes 9 de octubre de 2016.

“El Juzgado de Social desestimó la demanda sobre despido improcedente”. (Foto: Economist & Jurist)

Consecuencia inmediata de lo anterior, el 25 de octubre, en base a lo previsto en el art. 54.2 a) del Estatuto de los Trabajadores y en los arts. 30.3 b) y 31.1 c) del Laudo Arbitral de establecimiento de las disposiciones reguladoras de la estructura profesional, promoción profesional y económica de los trabajadores, estructura salarial y código de conducta en el sector de la minería del carbón, que rige la relación laboral, la Dirección de la empresa comunicó al trabajador su despido disciplinario.

Primera y segunda instancia

Tras presentarse la correspondiente demanda sobre despido improcedente, el Juzgado de lo Social n.º 3 de Oviedo dictó sentencia en enero de 2017, desestimando la misma, declarando procedente el despido y convalidando la extinción de la relación laboral producida, sin derecho a indemnización, readmisión ni salarios de trámite.

Disconforme con la anterior conclusión, el trabajador interpuso recurso de suplicación ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, quien dictó sentencia en mayo de 2017, desestimando el mismo y confirmando la resolución impugnada.

Demanda de revisión

No suficiente con lo anterior, en abril de 2020, el trabajador interpuso demanda de revisión contra la sentencia dictada por el TSJ de Asturias.

En concreto, el trabajador peticiona ahora la rescisión de las sentencias recurridas, toda vez que se declaró la procedencia de su despido en base a una testifical de su superior jerárquico, quien ha sido condenado por sentencia firme penal, entendiéndose que su declaración en el juicio de despido del demandante constituyó falso testimonio.

Tribunal Superior de Justicia de Asturias. (Foto: Europa Press)

Según la sentencia del Juzgado de lo Penal, el superior jerárquico del trabajador “faltó a la verdad al afirmar que el trabajador se había ido de vacaciones a pesar de que no tenía permiso concedido, declaraciones que en modo alguno respondían a la realidad, por cuanto sabía que le habían concedido permiso de forma verbal”.

No obstante, la empresa se opone a la admisión de la demanda, por cuanto el trabajador no alegó la cuestión controvertida en su recurso de suplicación, lo que constituye, a su juicio, un requisito imprescindible para la admisión de la demanda de revisión.

Por su parte, el Ministerio Fiscal interesa la estimación de la demanda de revisión, toda vez que la prueba que determinó la convicción del Juzgador de instancia fue precisamente la testifical del repetido superior jerárquico. Por consiguiente, en su opinión, como este último fue condenado por sentencia firme por falso testimonio, es claro que concurren todos los requisitos exigidos en el art. 510.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil para la estimación de la demanda.

Tribunal Supremo

Turno de que se pronuncie nuestro Alto Tribunal, su Sala de lo Social muestra su disconformidad con que para admitir la demanda de revisión sea necesario que la cuestión controvertida se esgrima en el recurso de suplicación, ya que el trabajador carecía entonces de instrumentos útiles para efectuarlo.

En segundo término, apunta la Sala Cuarta que no es un obstáculo para admitir la presente demanda de revisión que, al momento de interponerse esta, no fuera firme la sentencia del Juzgado de lo Penal que condenó por falso testimonio al superior jerárquico del trabajador. En particular, recuerda el Alto Tribunal que, en el presente litigio, no han transcurrido cinco años desde la fecha de la sentencia que se pretende impugnar, cumpliéndose, por consiguiente, los plazos previstos en el art. 512 de la LEC.

En tercer lugar, considera la Sala, de acuerdo con lo emitido por el Ministerio Fiscal, que el testimonio del superior jerárquico fue la base que fundamentó la declaración de procedencia del despido del trabajador. En palabras del Tribunal, “es claro, por tanto, que el reproche, imputado por la sentencia de instancia al demandante y asumido por la sentencia de suplicación, es que desoyó la negativa de su superior jerárquico en la explotación, lo cual provocó que se produjeran faltas de asistencia injustificadas al trabajo, desobediencia y transgresión de la buena fe contractual, siendo dicho testimonio decisivo para la convicción del juzgador”.

Así, tras subrayar que el testimonio del superior jerárquico del trabajador fue “decisivo” para llegar a la conclusión de que el demandante no solo faltó injustificadamente al trabajo, sino que desobedeció a su superior y trasgredió la buena fe contractual, que le era exigible, “no nos cabe duda de que dichas declaraciones sirvieron como fundamento a la sentencia de instancia”, añade la Sala Cuarta.

En definitiva, ya en el fallo, el TS estima la demanda de revisión formulada, rescinde las sentencias dictadas en primera y segunda instancia, que quedan sin efecto alguno, y ordena devolver las actuaciones al Juzgado de lo Social n.º 3 de Oviedo para que dicte nueva sentencia sin tomar en consideración la declaración testifical del reiterado superior jerárquico del trabajador.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments