Connect with us

Actualidad

Mosaico de normas de control de armas en Estados Unidos

La diferencia de legislación entre estados llega al punto de que hay contrabando entre territorios

Feria de venta de armas (Foto: Wikipedia)

Tiempo de lectura: 5 min



Actualidad

Mosaico de normas de control de armas en Estados Unidos

La diferencia de legislación entre estados llega al punto de que hay contrabando entre territorios

Feria de venta de armas (Foto: Wikipedia)



El debate en torno el derecho a comprar y poseer armas en Estados Unidos puede llevar a pensar que en este país no hay control alguno a la venta de armas. Lo cierto es que sí lo hay. Existe una ley federal de 1968 que regula el comercio interior de armas y pone limitaciones al mismo. Además, los 50 estados de la Unión cuentan con legislación específica sobre este asunto.

Por lo que respecta a la ley federal, algunas personas tienen técnicamente prohibido comprar armas. En este listado se encuentran menores de edad (menores de 18 años para rifles y escopetas, y menores de 21 para otras armas), alguien condenado o procesado por un delito punible con prisión de más de un año, prófugos de la justicia, enfermos mentales graves, usuarios ilegales de sustancias controladas, los condenados por violencia doméstica y los inmigrantes indocumentados se encuentran entre algunas de las categorías de personas a las que la ley federal les prohíbe comprar un arma de fuego.



La norma también restringe algunos tipos de armas. Según la ley federal, las armas completamente automáticas son técnicamente legales solo si se fabricaron antes de 1986, por lo que es ilegal fabricar nuevas armas automáticas para uso civil. Las armas automáticas también tienden a tener más restricciones y requisitos de registro que otras armas. Mientras tanto, las armas de fuego semiautomáticas y no automáticas son generalmente legales, salvo que digan lo contrario las leyes estatales. Algunos estados también prohíben los cargadores de municiones de alta capacidad.

Desde 1968 existe una ley federal de control de armas. (Foto: Reuters)

Las restricciones a los compradores generalmente se evalúan a través de una verificación de antecedentes. Según el sistema federal, los distribuidores autorizados deben realizar estos controles antes de poder venderle un arma a alguien, por lo general haciendo que el FBI verifique los antecedentes penales, el historial de salud mental y otros factores de una persona. Si alguien no pasa la verificación de antecedentes, no puede comprar un arma legalmente.

Este sistema de verificación, sin embargo, presenta problemas. Por un lado, cuando se produce una compraventa de armas entre particulares esta verificación no existe. Asimismo, se ha dado el caso de que no estaban actualizados los registros por parte de los estados o que han sobrepasado el plazo para que la Administración compruebe el historial del comprador, lo que ha llevado a que la venta del arma se haya cerrado sin saber si el comprador tenía limitaciones para su adquisición.

La ley federal proporciona la base para la regulación de armas de fuego en Estados Unidos, pero los estados y las ciudades pueden imponer más restricciones. La mayoría de los estados también han promulgado leyes para incorporar al menos algunas prohibiciones federales de armas de fuego en sus leyes estatales.

Todos los estados, excepto Vermont, generalmente restringen el acceso a armas de fuego después de que una persona haya sido condenada por un delito grave. Muchos estados también prohíben la compra de armas después de que una persona haya sido condenada por otros delitos menores, que a menudo incluyen categorías más amplias de delitos violentos o relacionados con armas de fuego.

Nueva York, por ejemplo, tiene vetado el acceso a armas de fuego después de que una persona haya sido condenada por delitos graves específicos y otros delitos definidos como «delitos graves» según la ley estatal, incluido el peligro para niños, ciertos delitos de alteración del orden público y ciertos delitos de acecho.

California, Colorado y Connecticut prohíben el acceso a armas de fuego durante un período mínimo determinado después de que una persona haya sido condenada por delitos menores específicos relacionados con la violencia o el uso indebido de armas de fuego. En 2017, por ejemplo, California promulgó una legislación que prohíbe a las personas condenadas por delitos menores de odio tener acceso a armas durante 10 años.

Illinois no permite el acceso a armas de fuego después de que una persona haya sido condenada por un delito grave o menor dentro de los cinco años anteriores por agresión, agresión, agresión con agravantes o violación de una orden de protección en la que se usó o poseyó un arma de fuego.

La ley prohíbe la venta de armas a ex convictos. (Foto: E&J)

Nueva Jersey generalmente prohíbe el acceso a armas de fuego después de que una persona haya sido condenada por un delito punible con más de seis meses de prisión.

Sujeto a muy pocas excepciones, las leyes federales y estatales no prohíben el acceso a armas de fuego basándose únicamente en un diagnóstico de salud mental. En cambio, 34 estados y Washington DC tienen leyes que restringen el acceso a las armas de fuego si un tribunal u otra autoridad ha determinado que la afección mental de una persona es lo suficientemente grave como para requerir tratamiento de salud mental u hospitalización involuntarios, o para hacer que la persona se vuelva significativamente cognitiva discapacitados y/o en riesgo significativo de hacerse daño a sí mismos o a otros con un arma de fuego.

El amplio mosaico de normativas de control de armas que hay en Estados Unidos hace que en ocasiones éstas terminen siendo inconsistentes. Un caso clásico es el de Illinois. Aunque este estado tiene una legislación sobre la venta de armas bastante estricta, dado que estados vecinos como Indiana o Wisconsin cuentan con legislaciones laxas, se produce un tráfico de armas desde esos estados a Illinois.

Algo parecido ocurre entre los estados del Sur, en los que es más fácil adquirir armas, y el Norte. Esto ha creado un contrabando de armas entre estados que se conoce como el Oleoducto de hierro.

Al margen de la legislación federal y de la normativa de los estados, diferentes presidentes han aprobado, o lo han intentado, iniciativas para controlar la venta de armas. Así, por ejemplo, tras la matanza de Columbine, en 1994, el entonces presidente del país, Bill Clinton, firmó una ley por la que se prohibía la venta de 19 modelos de armas de asalto de uso militar. Sin embargo, la norma incluía una cláusula según la cual expiaría a los diez años a menos que el Congreso la reautorizara específicamente. El Congreso no lo hizo y la barra libre de venta de armas militares se abrió de nuevo.

En 2016, el presidente Barack Obama tomó varias medidas en respuesta al tiroteo en San Bernardino con la intención de disminuir la violencia armada, incluida una medida que exige que los vendedores de armas de fuego en ferias de armas o en línea obtengan licencias federales y realicen verificaciones de antecedentes.

En 2017, el presidente Donald Trump respondió a un par de tiroteos masivos —en Las Vegas y Parkland, Florida— al imponer una prohibición reglamentaria a los llamados aceleradores de disparos, dispositivos que permiten que las armas semiautomáticas disparen a una velocidad cercana a la de las armas automáticas. Sin embargo, un tribunal federal suspendió la prohibición en marzo de 2021 y dictaminó que los aceleradores de disparos no califican como ametralladoras según la ley. Pero Trump también apoyó algunas medidas que aliviaron las restricciones de armas, incluido un proyecto de ley que anuló una regulación de la era de Obama que dificultaba la compra de armas para las personas con enfermedades mentales.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments