Connect with us

Actualidad

Prisión para los líderes de dos bandas de rock nazi

Redactora de Economist & Jurist.

Tiempo de lectura: 3 min

Publicado


DESCARGAR EN PDF


Un año de prisión para los cantantes de “Batallón de Castigo” y “Más que Palabras”. Además, de dos distribuidores de merchandising nazi. El Supremo confirma que no están amparados por la libertad de expresión debido a que están imputados por un delito de odio.



En estos conciertos sonaron frases como “soy nazi”; “soy un nacional socialista”; “vuestros cuerpos prenderán árboles y farolas, vuestros hijos morirán antes de que puedan nacer, en los campos os pudriréis”

Los líderes de las bandas de rock nazi Eduardo Clavero de (“Batallón de Castigo”( y Alberto Gonzalo (“Más que Palabras”), además de dos distribuidores musicales, ya han sido condenados a un año de prisión, debido a las letras racistas de sus canciones en un concierto que tuvo lugar en Sabadell en 2010. El Tribunal Supremo en su sentencia, explica que el contenido de los mensajes es nazi y, por tanto, no se pueden amparar a la libertad de expresión recogida en el Artículo 20.1 de la Constitución Española.



Eduardo Clavero líder de “Batallón de castigo”, durante una de sus actuaciones (FUENTE: Youtube)

Los cuatro miembros condenados por un delito al odio recogido en el artículo 510.1 del Código Penal.

Este proceso judicial se inicia por una denuncia en 2010, por el Movimiento contra la Intolerancia ante el Servicio de Odio y Discriminación por parte de la Fiscalía Provincial de Barcelona debido a la celebración de un concierto a finales de octubre de 2010 en Sabadell, y que continuaron en otros lugares como Madrid y Málaga.

En estos conciertos sonaron frases como “soy nazi”; “soy un nacional socialista”; “vuestros cuerpos prenderán árboles y farolas, vuestros hijos morirán antes de que puedan nacer, en los campos os pudriréis”

Condena y sanción

El Tribunal Supremo confirma la condena impuesta por la Audiencia Provincial de Barcelona, la cual Eduardo Clavero y Alberto Gonzalo, líderes de “Batallón de Castigo” y de “Más que Palabras”, y Eduardo López y Pedro Fernández, responsables de las dos empresas dedicadas a distribuir del material musical y obteniendo beneficios por ello. Han sido sancionados con un año de prisión para cada uno y multas de 1.800 euros por el delito de odio.

La condena impuesta al ser inferior a dos años de cárcel, deja en duda si alguno de los cuatro imputados deberán entraren prisión.

Libertad de expresión

Los acusados presentaron uno recurso apelando así a la libertad de expresión, en lo que el Supremo ha decidido desestimar los recursos de los cuatros imputados, dictando que  “tal tipo de mensajes, dado su sentido discriminatorio, en modo alguno pueden quedar amparados en el derecho a la libertad ideológica o de expresión, por cuanto que llevan ínsitas expresiones supremacistas de desprecio y/o de hostilidad contra individuos de determinados grupos por el mero de formar parte de una colectiva que no se tolera”.

Además, el Tribunal Supremo ha anotado, “aunque la Constitución garantice el derecho fundamental a expresar y difundir libremente ideas, pensamientos, opiniones, no es un derecho ilimitado y por ello ha de ceder, por ejemplo, ante expresiones vejatorias, ultrajantes, intimidatorias o amenazantes, como las que se vierten en función de razones discriminatorias, como étnicas, religiosas, sexuales, ideológicas…, o que conlleven una exclusión política, social, cultural o racial, englobable todo ello dentro del “discurso del odio””.

Mensajes y frases “expresiones supremacistas”

En estos conciertos no solo participaban los condenados, pero si fueron ellos los imputados por ser miembros pertenecientes de estos grupos de RAC (Rock Against Communism) y OI, basado en las raíces del movimiento conocido como Skinhead.

No solo se ha podido apreciar en mensaje de las canciones, sino el material que había en las salas de los conciertos, y la venta de todo tipo de merchandising basado en contenido “racista, xenófobo, antisemita y homófono”. También haciendo referencia a la simbología del III Reich de Alemania y de los líderes, destacando así la figura de Hitler.

En sus conciertos mostraban frases con el objetivo de que los asistentes las corearan como “Sieg Heil, Seig Heil, Sieg Heil” o “Josué libertad”, con esta quieren conseguir la libertad de Josué Estebanez con una condena de 26 años de prisión por asesinato de Carlos Palomino por diferencias ideológicas.

Comentarios