Connect with us

Artículos

¿Cómo funcionan los permisos penitenciarios?

La finalidad de los permisos penitenciarios es preparar al preso para la reinserción social

Manifestación en favor de presos de ETA (Foto: El Comercio)

Tiempo de lectura: 3 min



Artículos

¿Cómo funcionan los permisos penitenciarios?

La finalidad de los permisos penitenciarios es preparar al preso para la reinserción social

Manifestación en favor de presos de ETA (Foto: El Comercio)



El artículo 100 del Reglamento Penitenciario de 1996 establece que, tras su ingreso en prisión, los penados serán clasificados en grados. Los grados serán nominados correlativamente, de manera que el primero se corresponda con un régimen en el que las medidas de control y seguridad serán más estrictas; el segundo con el régimen ordinario; y el tercero será un régimen de semilibertad.

Lo lógico sería pensar que un preso recién ingresado en la cárcel será clasificado en el primer grado, para ir avanzando hasta el tercero en función de su comportamiento. Aunque esto era así en los sistemas penitenciarios antiguos, en nuestro país actualmente los grados no son consecutivos, y un preso puede ser calificado inicialmente en cualquiera de los tres.



El ordenamiento penal tiene una función preventiva, es decir, busca disuadir la comisión del delito. No obstante, su objetivo principal es favorecer la reinserción social de los penados (de ahí la polémica que supone la prisión permanente revisable, donde esta función se pone en cuestión).



(Foto: Economist & Jurist)

Diferencias entre los grados penitenciarios

El tratamiento penitenciario es el conjunto de actividades culturales, educativas, deportivas y de otra índole, encaminadas a lograr la reinserción de un preso. Lo ideal será que este tratamiento fuera individualizado en atención a las especiales circunstancias de cada preso. Como esto no es posible debido a la limitada capacidad del sistema penitenciario, se estableció la clasificación en grados penitenciarios. En cada uno de los grados el preso recibe un tratamiento penitenciario distinto:

  • Un penado clasificado en primer grado recibirá un tratamiento dirigido a potenciar sus capacidades para que pueda adaptarse a un régimen menos restrictivo. Este grado se corresponde con el aislamiento físico. Los reos tienen limitadas las horas de salida al patio a 2 o 3 al día, lo hacen en compañía de otro preso (jamás en grupo) y suelen tener intervenidas sus comunicaciones.
  • El reo clasificado en el segundo grado estará encerrado en el módulo que le corresponda, pero compartirá las zonas comunes con otros presos y realizará actividades educativas y laborales. También tendrá permitido salir al patio y podrá disfrutar de permisos de salida algunos días del año.
  • El tercer grado es, exceptuando la libertad condicional, el que más autonomía permite al preso. La principal característica de este régimen es que los reclusos pueden salir de prisión durante el día, y solamente regresar para dormir.
  • La libertad condicional no se comprende como un cuarto grado, sino como una suspensión de condena. La persona en libertad condicional no está ya cumpliendo condena, aunque puede volver a ingresar en prisión si incumple las condiciones de la libertad. Para acceder a ella es necesario que el reo haya cumplido ¾ partes de la condena.

Es posible flexibilizar el sistema, de modo que se combinen aspectos de cada uno de los mencionados grados.

Criterios de clasificación en grado penitenciario

Corresponde a la Junta de Tratamiento, en atención a las circunstancias del interno, realizar una propuesta de clasificación de grado.

Para la clasificación en primer grado han de tenerse en cuenta criterios de peligrosidad o manifiesta y grave inadaptación a las normas generales de convivencia apreciados por causas objetivas.

Arnaldo Otegi durante un mitin de EH Bildu (Foto: RTVE)

Clases de permisos penitenciarios

En función del grado en el que se encuentren, los presos podrán acceder a diversos permisos. El artículo 154 del Reglamento Penitenciario establece que:

  • Los presos de segundo grado podrán acceder a un total de 36 días por año en concepto de permisos ordinarios de salida.
  • Los presos de tercer grado podrán acceder a un total de 48 días por año en concepto de permisos ordinarios de salida.

También existen permisos extraordinarios que se conceden por razones humanitarias, como el fallecimiento de familiares cercanos. La duración de un permiso extraordinario vendrá determinada por su finalidad.

Traslado de los presos de ETA

El décimo aniversario del cese en la lucha armada de la banda terrorista ETA estuvo marcado por la declaración de Pedro Sánchez en el Parlamento. Ayer, el presidente aseguró que no pactaría ni el traslado ni la puesta en libertad de presos etarras para conseguir el apoyo de Bildu en los Presupuestos.

A este respecto, hay que señalar que la puesta en libertad se conseguiría mediante una rebaja del grado de clasificación de los reos al tercer grado, o mediante el acceso de los mismos a la libertad condicional.

Por su parte, el traslado de un preso no se concibe como un permiso penitenciario. La competencia exclusiva para decidir el destino de los reclusos en los distintos establecimientos penitenciarios del Estado la ostenta el Centro Directivo. Se trata de un órgano administrativo dependiente del Ministerio de Interior.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments