Connect with us

Artículos

Crear un despacho no es fácil, es fundamental sentirse acompañado

¿Pensamos en la visión del cliente?

(Foto: E&J)

Abogada y CEO del Instituto de Coaching jurídico y empresa.

Tiempo de lectura: 3 min



Artículos

Crear un despacho no es fácil, es fundamental sentirse acompañado

¿Pensamos en la visión del cliente?

(Foto: E&J)



Cuando fundamos un despacho, solemos darle nuestra visión desde la Abogacía, pero ¿pensamos en la visión del cliente? Cuando comencé con mi despacho, reflexioné sobre qué sentido tenía especializarme en Derecho Administrativo o en derecho civil, si los clientes no saben qué significa. Tenía claro que mi despacho tendría que estar orientado al cliente, y éste puede tener un problema con una vivienda o con una herencia, pero no un problema de Derecho Civil o de Derecho Administrativo. De esta forma fundé un despacho monográfico sobre la vivienda y unos años más tarde, sobre la herencia, abarcando todas sus vertientes: civil, registral, fiscal y administrativo.

Los nuevos profesionales del derecho se enfrentan a un mercado mucho más complejo, y en este momento, la mentorización resulta muy aconsejable.



Esta mentorización que antaño se reflejaba en la figura del “maestro” aquel letrado que te acogía en su despacho y te enseñaba su experiencia jurídica pero también humana, ha ido evolucionando hasta el momento actual, en un entrenamiento a nivel jurídico, emocional y estratégico.

«Nuestra profesión es muy gratificante y más cuando otras personas nos entregan sus problemas o frustraciones en busca de una solución» (Foto: E&J)

Nuestra profesión es muy gratificante y más cuando otras personas nos entregan sus problemas o frustraciones en busca de una solución. No nos entregan solo sus problemas, sino sus vidas al completo. Necesitamos escarbar en todo para poder ayudarles y guiarles a encontrar la mejor solución y la que más justa sea. No es tarea fácil. Además, todo aquel que viene solicitando nuestra ayuda para un determinado caso merece nuestros respetos porque está depositando una confianza plena y ciega en nosotros. Una mentorización en competencias de liderazgo e inteligencia emocional resulta indispensable para formar a un abogado excelente, con las exigencias que el actual mercado requiere.

Los jóvenes deben prepararse para gestionar al cliente, pero también a ellos mismos.  Te daré dos cifras para que te hagas una idea: el 80% del sector legal padece estrés agudo y el 65% desgaste profesional alto.

Estas cifras son para pararse y repensarlas. Por eso, debido a esto y mi afán de “legalizar las emociones” y aportar corazón al sector legal decidí formar mi propio gabinete psicológico para el sector legal, siendo el primero a nivel español. Desde entonces me he comprometido a defender y hacer visibles las emociones de mis clientes donde, la mayoría de ellos, son abogados o pertenecen al sector legal.

La mentorización para la Abogacía joven se centra en definir su marca personal, cerciorarse de si realmente quiere ejercer (y en qué tipo de despacho) o quiere tomar otra de las múltiples salidas que contempla el derecho, una decisión que debe ser meditada desde varios puntos de vista. Analizar cuáles son sus fortalezas y debilidades, a nivel técnico (oratoria, redacción, gestión del cambio, habilidad de reacción…). Estas competencias se detectan a través del test vocacional y de liderazgo, e incluso, con el test 360º en el que participan compañeros del master de la abogacía, profesores de la universidad, o jefes de las prácticas en los bufetes. La gestión emocional es una constante en el programa de mentorización. Pues puede lastrar a corto, medio y largo plazo los resultados del joven mentorizado, y, por otro lado, es una faceta muy demandada por la Abogacía joven.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments