Connect with us

Artículos

¿Cuánto tiempo hay que guardar las cajas de los productos?

Las dudas a la hora de devolver un producto defectuoso son muy frecuentes entre los consumidores

(Foto: E&J)


Artículos

¿Cuánto tiempo hay que guardar las cajas de los productos?

Las dudas a la hora de devolver un producto defectuoso son muy frecuentes entre los consumidores

(Foto: E&J)



“Necesitamos que traiga la caja” … seguro que alguna vez se lo han dicho cuando intentaba devolver o llevar a reparar un producto que no funcionaba. Después de ese momento es probable que pensara que eso no volvería a pasar y desde entonces las cajas se amontonan en los altillos de los armarios o debajo de la cama, “por si acaso”. Si es este su caso, está de enhorabuena, porque a partir de ahora tendrá mucho más espacio en casa: es totalmente ilegal que el vendedor exija la caja para que tenga lugar la garantía.

No es lo mismo el derecho de desistimiento que la garantía

El derecho de desistimiento es como se denomina jurídicamente al derecho que asiste a los consumidores de devolver los productos comprados que, por las razones que sean, dejan de ser de su gusto. Permite, por tanto, romper de forma unilateral y sin explicación ninguna el contrato celebrado.



Por regla general, el plazo para ejercerlo es, como mínimo, de catorce días naturales, desde la firma del contrato, o la recepción del bien, siempre que se haya respetado el deber de informar al consumidor. En caso de que no se haya informado a los clientes de su derecho a devolver el producto, el plazo se amplía a doce meses después de la fecha de expiración del periodo de desistimiento inicial.

(Foto: E&J)

En algunos casos, como en las compras online o en los contratos firmados a distancia (por ejemplo, los productos de la teletienda), siempre exige la posibilidad de ejercer este derecho de desistimiento. La legislación protege de forma especial al consumidor, ya que no ha tenido oportunidad de ver el producto. Por su parte, las tiendas físicas no tienen obligación de aceptar devoluciones. En cualquier caso, deberán informar de manera adecuada a los clientes antes de que estos realicen la compra.

El ejercicio del derecho de desistimiento no implicará gasto alguno para el consumidor. Esto quiere decir que el cliente no deberá asumir ningún coste por devolver un producto comprado a distancia si bien sí se le pueden cobrar los gastos de envío.

El derecho de desistimiento es como se denomina jurídicamente al derecho que asiste a los consumidores de devolver los productos comprados que, por las razones que sean

Otra cosa totalmente diferente es la garantía. El periodo de garantía es de tres años para los productos nuevos (antes era de 2 años, pero se amplió el 1 de enero de 2022) y de uno, como mínimo, para los productos de segunda mano. Se aplicará si el producto tiene algún defecto o si no sirve para el uso al que estaba destinado.

En el caso de que el problema de mal funcionamiento se detecte durante los primeros dos años desde la compra, se entiende que el defecto es de origen y es al vendedor a quien le corresponde demostrar lo contrario. Por el contrario, si el fallo surge después de los dos años, es al consumidor a quien le corresponde demostrar que el defecto es de origen y no debido a un mal uso.

Para poder hacer valer la garantía es fundamental e imprescindible conservar el tique o factura de compra.

(Foto: E&J)

La garantía da derecho a escoger entre la reparación o sustitución del producto por otro igual o de características similares.

Mejor conservar el embalaje para el derecho de desistimiento, para la garantía no es necesario

El artículo 103 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias (LGDCU), contempla una serie de excepciones al reconocimiento del derecho de desistimiento. Entre ellas está «el suministro de bienes precintados que no sean aptos para ser devueltos por razones de protección de la salud o de higiene y que hayan sido desprecintados tras la entrega»

A menudo, son numerosos los profesionales y empresas que contractualmente intentan privar a consumidores y usuarios de este derecho de desistimiento con sustento en la excepción prevista en el artículo 103.e) de la LGDCU, por tanto, lo suyo es conservar la caja durante las dos o tres primeras semanas posteriores a la compra del producto.

Por su parte, la garantía no puede supeditarse a que el consumidor haya conservado el embalaje. En el supuesto de que el producto sea reparado y quedara en perfectas condiciones de uso, éste no debe ser comercializado como producto nuevo sino como producto usado y, por lo tanto, el embalaje original no tiene razón de ser.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments