Connect with us

Artículos

Divorcio o separación con hijos: la importancia de llegar a un acuerdo

"En muchas ocasiones los menores se convierten en arma arrojadiza por parte de los progenitores, que intentan utilizar a sus hijos como medio o herramienta contra sus exparejas"

(Foto: E&J)

Tiempo de lectura: 3 min



Artículos

Divorcio o separación con hijos: la importancia de llegar a un acuerdo

"En muchas ocasiones los menores se convierten en arma arrojadiza por parte de los progenitores, que intentan utilizar a sus hijos como medio o herramienta contra sus exparejas"

(Foto: E&J)



La separación de los padres es un proceso difícil para los hijos. Aunque el shock emocional depende de la edad en la que se produzca, siempre acarrea consecuencias para el menor, que en ocasiones se culpa y no entiende por qué sus padres ya no viven juntos. Si a ello se une el conflicto entre los progenitores, el menor o los menores se convertirán en las principales víctimas de la separación.

Ante un divorcio o separación con hijos, lo ideal sería lograr un acuerdo común. Dado que el proceso judicial es necesario e irrevocable, los progenitores deberán contratar un buen servicio jurídico que los ayude en la toma de decisiones y aconseje a los padres sobre las mejores vías para obtener un acuerdo y evitar daños a los hijos. En este sentido, algunos bufetes ofrecen la alternativa de contratar lo que se conoce como «divorcio express», es decir, acuerdos rápidos para obtener la separación o el divorcio.



Proteger a los menores, la principal razón para alcanzar un acuerdo

Los divorcios o separaciones con menores son siempre complicados. En parte, ello se debe no a la separación en sí, sino a los conflictos y problemas que la disolución del vínculo genera. Así, la Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA) realizó un estudio que demostró que, en nuestro país, el 97% de los divorcios con menores tenía un riesgo elevado o muy elevado de terminar en conflicto. Este preocupante porcentaje disminuía al 16% en el caso de las parejas que no tenían hijos.

Desgraciadamente, en muchas ocasiones los menores se convierten en arma arrojadiza por parte de los progenitores, que intentan utilizar a sus hijos como medio o herramienta contra sus exparejas. Por ello, lograr un acuerdo rápido y contratar un divorcio express es una tarea que deben proponerse ambos padres. Las razones para ello son varias.

Proteger a los menores

Tal y como recomiendan los psicólogos especialistas en menores, el principal motivo para lograr un acuerdo rápido es proteger a los hijos. Aunque los menores siempre van a sufrir algún tipo de daño, pues al principio no comprenderán por qué sus padres viven separados, lo cierto es que un proceso rápido y educado evitará muchos problemas al menor implicado. Es importante, además, hacer comprender al hijo o a los hijos que ellos no son los causantes ni tienen la culpa de la situación que se está dando, ya que muchos hijos tienden a culpabilizarse ante ciertas situaciones que no entienden.

Cualquier conflicto por parte de los progenitores debe comunicarse entre ellos y, por supuesto, no implicar al niño o los niños. Las partes jurídicas hablarán y buscarán un acuerdo en el que el menor debe estar protegido.

Contratar un buen servicio jurídico

Por muy desagradable que pueda ser el proceso, un divorcio o una separación con menores precisa de la contratación de abogados. Ello se debe a que la presencia de menores requerirá debates en torno a la vivienda familiar, la custodia de los menores o el pago de una pensión. Además, en la mayoría de los casos también será inevitable debatir la liquidación del régimen económico, así como otras cuestiones jurídicas.

Para ello, los progenitores deberán contratar un buen servicio jurídico para ambas partes. En muchas ocasiones, los cónyuges carecerán de conocimientos jurídicos básicos, por lo que los abogados realizarán una tarea fundamental. En la actualidad existen abogados especializados en divorcios, aunque los abogados genéricos también pueden desempeñar una labor excelente. Lo más importante es no escatimar en estos gastos, ya que el futuro de los menores depende del proceso.

Evitar un juicio contencioso

En contra de lo que muchas personas creen, un proceso de divorcio no tiene por qué terminar en un procedimiento contencioso con dos partes enfrentadas. Si los padres están de acuerdo y el servicio jurídico de ambas partes se pone de acuerdo, es posible alcanzar lo que se conoce como un procedimiento de mutuo acuerdo. Si, de hecho, ambos cónyuges tienen las ideas claras y saben cómo operar, pueden contratar un servicio común (abogado y procurador) y evitar los dobles costes por distintos abogados.

En líneas generales, esto significa que los progenitores han logrado negociar las cuestiones previamente mencionadas (pensión, vivienda familiar, custodia…) y deciden, con un único servicio jurídico, elaborar los documentos y presentarlos ante el juez. Estos documentos, de cuya redacción y entrega se encargarán el abogado y el procurador, son el convenio regulador y la demanda de separación o divorcio por mutuo acuerdo. Una vez presentados ante el juez, este dictará sentencia sin necesidad de otros juicios e inmiscuir al menor.

Dada la complejidad y los daños económicos y psicológicos para los afectadores, menores incluidos, lograr un acuerdo es la mejor alternativa para los cónyuges. Algunos despachos especializados, como Digilex, se ocupan de elaborar el convenio y presentarlo ante el juez en solo 48 horas. Además, estos trámites pueden realizarse de manera online, por lo que agilizan un proceso que puede ser demoledor para los implicados.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments