Inicio » Artículos jurídicos » El tratamiento fiscal de las propinas en la Imposición Directa
El tratamiento fiscal de las propinas en la Imposición Directa

El tratamiento fiscal de las propinas en la Imposición Directa

 

 

Luis F. Palacios Arroyo. Inspector de Hacienda en excedencia

Sumario

– La naturaleza jurídica de las propinas

– La tributación directa de las propinas

– Análisis y comentarios a la Consulta V3095-17, de 29 de noviembre de 2017, de

la Dirección General de Tributos

Poco más de 15 días después de su toma de posesión, la nueva responsable del Ministerio de Hacienda saltó a los medios de comunicación por unas manifestaciones en las que simplemente recordaba que las propinas tributan. Tenía razón. Que las propinas tributan no ofrece dudas, responder a la pregunta de cómo deben hacerlo no parece que esté tan claro.

De acuerdo con el diccionario de la Real Academia de la Lengua, el término propina tiene tres acepciones posibles, siendo la segunda de ellas la que mejor se ajusta a lo que en general se entiende por propina: “agasajo que sobre el precio convenido y como muestra de satisfacción se da por algún servicio”.

Dicho en otras palabras, habremos entregado una propina cuando de forma unilateral y voluntaria, sin estar obligados a ello, entregamos un activo (en general una cantidad de dinero) en agradecimiento por el trato recibido. Son dos las notas que configuran el concepto: la existencia de una relación previa entre quien paga y quien recibe la propina y el carácter voluntario de la decisión de entregarla. La propina se entrega porque se quiere, a cambio de nada, y con independencia del precio pagado por el servicio recibido.

La consecuencia es inmediata. Si la propina no retribuye ningún servicio nos encontramos ante una liberalidad de quien la entrega, en decir, ante una donación de las definidas en los artículos 618 y 619 del Código Civil. Mientas el primero indica que es donación “el acto de liberalidad por el cual una persona dispone gratuitamente de una cosa a favor de otra, que la acepta”, el segundo precisa que “es también donación la que se hace a una persona por sus méritos o por los servicios prestados al donante, siempre que no constituyan deudas exigibles (…)”.

 

Una vez fijada la verdadera naturaleza jurídica de la propina, podemos avanzar en el estudio de su tratamiento fiscal.

Si de acuerdo con lo indicado hasta ahora nos encontramos ante una liberalidad de quien entrega la propina y un incremento patrimonial obtenido a título gratuito por quien la recibe, es sencillo intuir que nos encontraremos ante un gasto no deducible o una pérdida patrimonial no computable en sede de quien entrega la propina y de una renta o ganancia por la que tributará quien la recibe.

En el caso de quien entrega la propina serán de aplicación el artículo 33.5.c) de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en el que señala que no se computarán como pérdidas patrimoniales “las debidas a transmisiones lucrativas por actos inter vivos o las liberalidades”; y el artículo 15.e) de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades, según el cual no tendrán la consideración de gastos fiscalmente deducibles “los donativos y liberalidades”.

Repasemos ahora cual es el tratamiento que se da al incremento patrimonial que obtiene quien recibe la propina o beneficiario de la misma. Como en el caso anterior distinguiremos dos situaciones distintas en función de si el beneficiario es una persona jurídica o una persona física.

En el primer caso la renta obtenida queda sujeta a tributación por la Ley del Impuesto de Sociedades, en cuyo artículo 1.1. se indica que “constituirá su hecho imponible la obtención de renta por el contribuyente, cualquiera que sea su fuente u origen”. Por si esta delimitación no fuese lo suficientemente clara, en el artículo 1.2 del vigente Reglamento del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, aprobado por Real Decreto 1629/1991, de 8 de noviembre, se indica que “la obtención por las personas jurídicas de los incrementos de patrimonio a que se refiere este impuesto no quedará sujeta al mismo y se someterá al Impuesto de Sociedades”. En definitiva, cuando la beneficiaria de la propina sea una persona jurídica, el importe recibido se integrará como una más de las rentas que obtiene.

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores
Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí
Por tan solo 9,9€/mes (IVA no incluido)

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

Qué hacer en caso de problemas en el aeropuerto

Qué hacer en caso de problemas en el aeropuerto

Juan Manuel Orenes Bastida. Abogado de Orenes&Asociados Abogados. Miembro de Legal Touch   Llegan las fechas de salidas y llegadas masivas en los aeropuertos y con ello los problemas derivados de los abusos  o imposibilidad de gestión del tráfico por las aerolíneas, por ello resulta útil al viajero conocer sus derechos y cómo afrontar las reclamaciones en caso de vulneración. Las ... Leer Más »

El Turno de Oficio y la Justicia Gratuita en diez preguntas y diez respuestas

El Turno de Oficio y la Justicia Gratuita en diez preguntas y diez respuestas

Con ocasión de la celebración del día de la Justicia gratuita el 12 de julio hoy entrevistamos a D. Isidro Moreno de Miguel, Abogado adscrito al Turno de Oficio, Vocal de la Junta Directiva de la Asociación de Letrados por un Turno de Oficio Digno (Altodo) y encargado de las Relaciones con los Medios de Comunicación por esta asociación, al que le pedimos que nos aclare ... Leer Más »

La tipificación de determinados tipos de publicidad ilícita en la LCD

La tipificación de determinados tipos de publicidad ilícita en la LCD

  Por Rosario Vitola, Abogada especialista en Derecho Mercantil y miembro de Unión Jurídica    La normativa aplicable a la publicidad ilícita La publicidad ilícita se encuentra regulada en nuestro ordenamiento en la Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad (en adelante, la “LGP”) y en la Ley de Competencia Desleal (la “LCD”). Asimismo, existen determinadas normas especiales ... Leer Más »

El beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho, popularmente conocido como “segunda oportunidad” (artículo 178 bis de la Ley Concursal). Por Eduardo Rodriguez de Brujón

Discriminación y dependencia económica en materia de Competencia desleal, análisis de artículo 16 LCD

Discriminación y dependencia económica en materia de Competencia desleal, análisis de artículo 16 LCD

Arantxa Cagigal, Abogada especialista en Derecho de los Negocios y miembro de Unión Jurídica   El Artículo 16 LCD dice: “Discriminación y dependencia económica: El tratamiento discriminatorio del consumidor en materia de precios y demás condiciones de venta se reputará desleal, a no ser que medie causa justificada. Se reputa desleal la explotación por parte de una empresa de la ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Economist & Jurist