Connect with us

Artículos

La Comunidad Europea del Carbón y del Acero: génesis institucional de la actual Unión Europea

"El Plan Schuman fue la base de la actual UE, la piedra angular de las instituciones comunitarias que posteriormente conoceríamos"

(Foto: E&J)

Presidenta Instituto Alana y socia fundadora Alvis Ekosystem

Tiempo de lectura: 7 min



Artículos

La Comunidad Europea del Carbón y del Acero: génesis institucional de la actual Unión Europea

"El Plan Schuman fue la base de la actual UE, la piedra angular de las instituciones comunitarias que posteriormente conoceríamos"

(Foto: E&J)



El 9 de mayo de 1950, en el que curiosamente – y no por casualidad – celebramos el “Día de Europa”, el ex ministro de Asuntos Exteriores francés R. Schuman hizo su famosa “Declaración”, que pasaría a llamarse “Plan Schuman”.

El Plan Schuman se considera la primera propuesta oficial para la construcción de una Europa integrada, que preparada junto a Juan Monnet (otro asunto es analizar el papel de Monnet y si le correspondía la autoría del “Plan Schuman”), fue dirigida por Schuman a más de doscientos periodistas.



Según análisis de Eduardo Torres Espinosa en su artículo “La Comunidad Europea del Carbón y del Acero. Un exitoso y aún inacabado experimento institucional” publicado en el anuario mexicano de derecho internacional, incide en las palabras de Schuman al señalar que;

«El Gobierno francés propone que se someta el conjunto de la producción franco–alemana de carbón y de acero a una alta autoridad común, en una organización abierta a los demás países de Europa». Con ello se busca, agregó, introducir «el fermento de una comunidad más profunda entre países que durante tanto tiempo se han enfrentado en divisiones sangrientas».

Ello significa esencialmente que, el Plan Schuman consistía en la creación de una comunidad franco-alemana para regular y aprovechar conjuntamente la producción del carbón y el acero de los dos países bajo una Alta Autoridad común, independiente de los gobiernos y con poder de emitir sus propias decisiones (“Un projet politique et Robert Schuman”. Grand-Duché de Luxembourg).

Por lo tanto, el plan de Schuman fue la base en la que se asentó la actual Unión Europea (“UE”) y fue la génesis de las instituciones comunitaria (“Unión Europea: una historia de hombres que trascienden los siglos y las fronteras”).

Una vez en funcionamiento la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (a la que denominaremos “CECA”) se amplió a otros países europeos para formar un espacio de libre circulación de personas, mercancías y capital.​ Este engranaje de intereses, avivado por el recuerdo de las tensiones generadas durante la I y II Guerra Mundial, imposibilitaría una nueva guerra.

La vida civil y política de Robert Schuman, uno de los “padres de Europa”

Si profundizamos en la vida de Robert Schuman, nos llama la atención el impacto que pudo tener su origen y antecedentes familiares.

Schuman nació en Clausen, un barrio de Luxemburgo (“Biographie de Robert Schuman»”. Monastère de la Visitation. Fuente: Wikipedia), pero adoptó la nacionalidad alemana por mediación de sus padres. Su padre, quien era de Mosela, sirvió en la guerra franco-prusiana (1870-1871), adquiriendo la nacionalidad alemana tras la anexión de la región Alsacia-Lorena por el Imperio alemán, al igual que su esposa (madre de R. Schuman).

Es posible que Robert Schuman conociera de primera mano, no solo los horrores y hostilidades de la guerra en primera persona – especialmente durante la Segunda Guerra Mundial cuando fue detenido por la GESTAPO (policía secreta de la Alemania nazi) y obligado a recluirse en monasterios durante la invasión del sur de Francia, sino el impacto familiar que pudo conllevar en millones de personas.

Robert Schuman (1886-1963), padre fundador de Europa y primer presidente del Parlamento Europeo. (Foto: Vatican News)

¿Fue esto lo que le llevó a mediar en la paz entre ambos territorios? ¿O fue su marcado carácter y educación católica, unido a su “bagaje” familiar, personalidad o forma de vida? Schuman estudió Derecho, aunque participó en la Corporación Unitas (integrada por seminaristas y estudiantes de Teología de la Universidad), llevó una vida austera y nunca se casó.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, no prestó servicios como soldado al no haber realizado el servicio militar por problemas de salud, pero si fue empleado de la administración alemana por sus profundos conocimientos jurídicos. Estas participaciones le pasaron factura años después (1919), cuando una vez en la vida política francesa, fue acusado de haber formado parte del ejército alemán.

Acaba la Primera Guerra Mundial, Schuman se registró como abogado en Metz. Sus conocimientos en francés hicieron que las autoridades francesas lo invitaran a participar en la reintegración de Alsacia-Mosela. Sin embrago, los católicos de Lorena estaban preocupados por la integración del territorio al Estado francés, al ser una república anticlerical. Con el fin de defender sus intereses, Schuman fue solicitado por los grupos católicos para presentarse como diputado y fue elegido para el cargo en 1919 como representante de Mosela.

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, Francia y Alemania se vieron enfrentadas. Schuman asumió el cargo de subsecretario de Estado hasta el primer gobierno de Pétain. Durante el periodo de guerra, otorgó plenas facultados a Pétain, pero no quiso participar activamente en el gobierno ni formó parte de la Resistencia Francesa. Se trasladó a Metz pero fue detenido por la Gestapo el 14 de septiembre de 1940, tras rechazar la solicitud de cooperación de los nazis.

A partir de entonces inició una vida de huida a zona libre y posterior reclusión en monasterios tras la invasión del sur de Francia por Alemania. Fue declarado indigno por Francia, pero logró depurar su imagen pública y las acusaciones vertidas contra él.

Antecedentes al Plan Schuman

Un primer paso en la integración europea lo constituye el Acuerdo del Ruhr suscrito por Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y los países del Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo) el 28 de abril de 1949. Este acuerdo creó la Autoridad Internacional del Ruhr.

Su objetivo era garantizar que «los recursos del Ruhr no serán utilizados en el futuro para el propósito de la agresión«.

Sin embargo, este plan fracasó ya que no se enfocó en el origen del daño sino en el enfoque puramente económico regulando la cantidad de carbón a exportar (Yoder, Amos, «The Ruhr Authority and the German Problem», The Review of Politics, vol. 17, núm. 3, 1955).

Sin embargo, los franceses tenían planeada una nueva estrategia de integración para Europa: el Plan Schuman, que culminó con la creación de la CECA, la cual desembocó en la disolución de la Autoridad del Ruhr en 1953.

Carbón y acero como pilares centrales de la reconstrucción

No habrá paz en Europa si los Estados deciden
reestablecerse sobre la base de la soberanía
nacional… Los países europeos son demasiado
pequeños… Para disfrutar de la prosperidad y
el progreso social… deben formar… una ‘Entidad
europea’ que los haga una sola unidad
económica.

Monnet, Jean, Memoirs, Londres, Collins,
1978, p. 222.

Entre Alemania y Francia, existían tensiones históricas, eso era innegable, pero la estrategia correcta era concebir un plan que hiciera imposible una nueva guerra.

Como se indica en la propia “Declaración Schuman”; “La solidaridad de producción que así se cree pondrá de manifiesto que cualquier guerra entre Francia y Alemania no sólo resulta impensable, sino materialmente imposible

La importancia estratégica del carbón y el acero

La zona del Ruhr, rica en carbón, fue el germen de grandes tensiones entre Francia y Alemania, así como una fuente de inestabilidad regional.

La Guerra Franco–Prusiana provocó la cesión de una parte de Lorraine al Imperio Alemán en 1871, por lo que se dividieron los yacimientos de la Cuenca de Briey.

Lorraine contribuyó a la expansión industrial y militar alemana, y así fue atribuido por los aliados al acabar la II Guerra Mundial, la razón fue que las armas se fabricaban con acero. Esta región volvió a ser integrada en Francia tras el Tratado de Versalles de 1919.

Desde los tiempos de la guerra, el general De Gaulle fomentó la idea de retirarle a Alemania la posesión del Ruhr y otorgarle su control a una instancia internacional (Layton Funk, Arthur, Charles de Gaulle: The Crucial Years 1943–1944, Norman, University of Oklahoma Press, 1959). El primer intento fue la creación de la Autoridad del Ruhr, fracasada por la estrategia seguida y comentada anteriormente, pero culminada con el Plan Schuman y la creación de la CECA en 1950.

 “Europa no se hará de una sola vez ni en una obra de conjunto se hará gracias a realizaciones concretas”

Durante los años cuarenta, la estela de la Segunda Guerra Mundial favoreció el ideal de una Europa unida, y eso Schuman lo sabía.

El Consejo de Europa nació, en 1949, tras numerosas propuestas de integración europea (Roberson, A. H., «The Council of Europe, 1949–1953–II», The International and Comparative Law Quarterly).

La gran diferencia entre el Consejo de Europa y la CECA fue el papel de la soberanía nacional de los estados intervinientes, la pieza clave del éxito del Plan Schuman.

Reunión del Consejo de Europa. (Foto: Ministerio de Asuntos Exteriores)

La CECA solicitaba a los países miembros la cesión de una parte de su soberanía a la Comunidad, como institución supranacional con derechos soberanos sobre la producción del carbón y del acero.

Este fue el primer paso hacia una unidad entre dos países, que extendida al resto, culminó en la libre circulación de personas, mercancías y capital, que hacían improbable una nueva época de inestabilidad y conflictos. Todo un engranaje que debía materializarse a pasos y con realizaciones concretas y acertadas.

Los orígenes de la actual Unión Europea

El Plan Schuman fue la base de la actual UE, la piedra angular de las instituciones comunitarias que posteriormente conoceríamos.

De hecho, se decidió establecer en la Cumbre de Milán de 1985, el 9 de mayo como el Día de Europa en conmemoración de esta declaración.

El Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (“CECA”) fue firmado en abril de 1951. La Comunidad Europea del Carbón y del Acero comenzó sus operaciones en agosto de 1952, librándose los acontecimientos a una velocidad inesperada.

A partir de entonces, se comenzaron los cimientos de una primera etapa de una Europa libre, sin amenazas bélicas y con un plan que nadie hacía presagiar que sería el éxito y base de la actual Unión Europea.

If the new Community and its organs can come
into being and work, it seems to the writer
likely that it either must lead to new antagonisms
or, as we all hope, to a much more intimate
union of this part of Europe.

Kunz, Josef L., «Supra–National Organs», The
American Journal of International Law

Base jurídica

  • Tratado de París, firmado el 18 de abril de 1951, entró en vigor el 23 de julio de 1952 (Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (“CECA”) extinto en 2022).
  • Tratados de Roma – o Tratados constitutivos de la Comunidad Económica Europea (CEE) y de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (CEEA, llamada «Euratom»).

Bibliografía

  • ROBERSON, A. H., «The Council of Europe, 1949–1953–II», The International and Comparative Law Quarterly.
  • TORRES ESPINOSA, E. “La Comunidad Europea del Carbón y del Acero. Un exitoso y aún inacabado experimento institucional”. Anuario mexicano de derecho internacional. Vol.8  Ciudad de México ene. 2008
  • LAYTON FUNK, A., “Charles de Gaulle: The Crucial Years 1943–1944”, Norman, University of Oklahoma Press, 1959. “Biographie de Robert Schuman”. Monastère de la Visitation.
  • “Un projet politique et Robert Schuman”. Grand-Duché de Luxembourg (Système politique – Luxembourg (public.lu)
  • “Unión Europea: una historia de hombres que trascienden los siglos y las fronteras”. diplomatie.gouv.fr.
Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments