Connect with us

Artículos

Los bienes intangibles elevan la importancia de la Propiedad Industrial

"Tal día como hoy, concretamente en 1970, se fundó la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual)"

(Foto: E&J)

Óscar García

Socio de BALDER y director del departamento de Marcas




Tiempo de lectura: 3 min



Artículos

Los bienes intangibles elevan la importancia de la Propiedad Industrial

"Tal día como hoy, concretamente en 1970, se fundó la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual)"

(Foto: E&J)



Tal día como hoy en 1999, la Organización Mundial de la Propiedad Industrial -OMPI- (o WIPO, por sus siglas en inglés), acordó establecer el 26 de abril como el día de reconocimiento de la Propiedad Intelectual (PI). Y tal día como hoy, concretamente en 1970, se fundó la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) y con esta fecha se celebra la creatividad y la contribución de los creadores e innovadores al desarrollo de las sociedades en todo el mundo y se pretende crear una conciencia social sobre su impacto en la vida diaria de cada uno de nosotros.

Aunque no fue hasta el siglo XIX, cuando se introducen los primeros convenios internacionales de protección de los derechos de propiedad industrial, en este siglo, concretamente en 1883, se adoptó el Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial; en 1886, el Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas y en 1891 el Arreglo de Madrid, que instaura el sistema de registro internacional de marcas. Es curioso comprobar que, a pesar del tiempo transcurrido, los tres instrumentos formalizados en el siglo XIX, siguen en plena vigencia, con muy pocas modificaciones respecto al texto original.



Estos tres textos legales sentaron las bases de una doctrina común y los fundamentos para proteger y ejercitar a nivel internacional los derechos derivados de las creaciones intelectuales e industriales.

«La Propiedad Industrial (marcas, patentes y diseños) se encuentra actualmente en auge» (Foto: E&J)

El término Propiedad Intelectual, o copyright, como es conocido en terminología anglosajona, hace referencia al bien económico y cultural que emana de cualquier creación de la mente humana y, tradicionalmente, se compone de dos vertientes: los derechos de autor, como las obras literarias y las obras artísticas, y la Propiedad Industrial (patentes, marcas y diseños). No obstante, también abarca otro gran número de derechos, como las variedades vegetales, indicaciones geográficas o topografías de semiconductores que no pueden clasificarse en estas dos ramas.

La Propiedad Industrial (marcas, patentes y diseños) se encuentra actualmente en auge, como consecuencia de la importancia creciente de los bienes intangibles, que ya suponen un 80 % del valor de las empresas actualmente cotizadas. Así, ya sean sus marcas, sus patentes o cualquier otro elemento de su I+D+i, se han configurado como los activos más valiosos y mejor cotizados de las empresas actuales. Este hecho contrasta con lo que ocurría en el siglo XX, cuando las empresas pertenecían a una economía tradicional de bienes tangibles, heredera de la Revolución Industrial.

Durante este año 2022, la OMPI ha dedicado su campaña de concienciación anual a la juventud y a la Propiedad Intelectual, considerando ésta en su más amplia extensión, y a lo que la Propiedad Intelectual supone para ella.

El desarrollo de las nuevas tecnologías y el rápido acceso a las mismas que tienen las nuevas generaciones hace que los inventores y creadores cada vez estén más habituados a crear y desarrollar nuevas ideas y proyectos simplemente porque se encuentran en su hábitat natural. La propiedad industrial, y en particular las patentes, existen como medio para premiar a aquél que resuelve un problema o una dificultad técnica en cualquier sector. Cuando un niño o joven se encuentra con un obstáculo en el manejo de un programa de ordenador o una página web, tiene una tendencia natural y una especial habilidad para resolver estas dificultades simplemente porque para ellos es una realidad cotidiana. Por ello es habitual que cada vez surjan más proyectos o start-ups comandados por grupos de amigos, compañeros de colegio o de universidad que han compartido como ‘hobby’ el desarrollo de nuevas ideas o soluciones. Ello, unido a las ayudas que están siendo promovidas desde diferentes ámbitos de la industria o la universidad, hace que hoy por hoy estemos ante un constante florecimiento de nuevas creaciones intelectuales e invenciones industriales.

Partiendo de la premisa de que toda empresa nace de una idea, la organización ha destinado parte sus esfuerzos y recursos de este año a la concienciación de la importancia de la PI entre la juventud a través de una serie de eventos e iniciativas y potenciando la formación y la divulgación del conocimiento de esta materia entre los jóvenes para que esta maravillosa disciplina no sea la eterna desconocida. Creemos que progresivamente este objetivo se va cumpliendo, aunque queda mucho por andar.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments