Connect with us

Artículos

Pactos secretos y arbitrajes sospechosos: el legado de Sonia Gumpert en el ICAM

"Tras solo seis meses después de que tomara posesión como decana del ICAM, casi la mitad de su Junta de Gobierno dimitió"

Sonia Gumpert Melgosa, exdecana del ICAM y socia de Monereo Meyer Abogados (Foto: EFE)

Director de Economist & Jurist

Tiempo de lectura: 4 min



Artículos

Pactos secretos y arbitrajes sospechosos: el legado de Sonia Gumpert en el ICAM

"Tras solo seis meses después de que tomara posesión como decana del ICAM, casi la mitad de su Junta de Gobierno dimitió"

Sonia Gumpert Melgosa, exdecana del ICAM y socia de Monereo Meyer Abogados (Foto: EFE)



Después de ser conocedores de la absolución de todos los acusados por la exdecana del ICAM y actual socia de Monereo Meyer Abogados, Sonia Gumpert, la distancia en el tiempo con su gestión nos permite realizar un análisis certero de su legado al frente de la mayor institución colegial de abogados de Europa, sin duda con más sombras que luces.

Y es que el inopinado desenlace que tuvo lugar el 13 de diciembre de 2017, momento en el que se produjeron unos hechos ya demostrados falsos en sede judicial (una supuesta agresión), tienen de fondo varios antecedentes, de prácticas más que cuestionables en la gestión de la exdecana al frente del ICAM, que sin duda provocaron una serie de rencillas en el seno de su Junta que podrían haber sido el móvil por el que Gumpert, finalmente, se querellara contra los ya declarados inocentes.



Pactos ilícitos

Según publicó el diario ABC el 10 de mayo de 2013, es decir, tras solo seis meses después de que tomara posesión como decana del ICAM, casi la mitad de su Junta de Gobierno dimitió. Tiene cierta lógica que esto ocurriera, teniendo en cuenta que ya desde los comicios se cernió la duda sobre algunos aspectos inquietantes. El 18 de diciembre de 2012, en la noche electoral que le dio la victoria, dos personas intentaron sustraer un ordenador con datos del proceso electoral, por lo que incluso la policía tuvo que intervenir. Tras esto, se presentó una denuncia por ocho presuntas irregularidades, antes incluso de tomar posesión. Meses más tarde, ya en abril de 2014, la socia de Monereo Meyer Abogados fue imputada por un delito de descubrimiento y revelación de secretos.

Extracto de la noticia publicada en ABC el 10 de mayo de 2013, donde vieron la luz las comunicaciones que evidenciaban un conflicto de intereses entre las prácticas de Javier Íscar de Hoyos y el ICAM (Fuente: ABC)

En paralelo, el anterior decano, Antonio Hernández-Gil, presentó un recurso para que se investigaran una serie de pactos ilícitos que incluso podrían haber descabalgado a Gumpert al frente del ICAM desde el principio de su mandato. “Pero lo cierto es que hasta el Consejo de Colegios han llegado varios documentos que demostrarían que la decana firmó más de un acuerdo oculto con el objeto de hacerse con el triunfo en los comicios”, señaló ABC en el citado artículo.

Así, según las informaciones vertidas, el primero de esos acuerdos ilícitos lo suscribió con la Agrupación Pro Abogacía (APRA), quien supuestamente se comprometió a redactar su programa electoral, dirigir su campaña e incluso a sufragarla económicamente. También, según la documentación que recabó el Consejo, Gumpert también habría realizado un pacto con Emilio Ramírez instrumentalizando el seguro médico del Colegio y, por último, habría suscrito otro acuerdo con Ricardo García para, como contraprestación, crear la figura del Defensor del Abogado.

Una dudosa gestión al frente del sistema de arbitrajes

También, uno de los miembros destacados de su extinta Junta de Gobierno, Javier Íscar de Hoyos, que a la postre sería el candidato -perdedor- encargado de continuar la senda de la cuestionable gestión de Gumpert, y apoyado ex profeso por ella en la contienda electoral de 2017, protagonizó un escándalo al frente de la comisión de arbitraje. Y es que el ICAM podría encontrar un claro conflicto de intereses con Íscar al frente de la gestión del arbitraje, ya que él mismo presidía la Asociación Europea de Arbitraje (AEADE). A mayor abundamiento, según unos correos electrónicos a los que tuvo acceso el diario ABC, el propio Íscar se dirigió, en calidad de diputado del ICAM, a una multinacional privada para “decirle que está pensando incluirle en una Comisión arbitral del ICAM”. En dichas comunicaciones, Íscar le solicitaba al letrado que incluyera en los contratos que redactasen una sumisión expresa a la institución que este presidía, la AEADE. O dicho de otro modo: estaba utilizando sus funciones al frente de la institución colegial para beneficiarse a su institución privada y, de forma indirecta, a él mismo.

La anterior práctica podría haber infringido de lleno el artículo 14 del propio Estatuto del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, a su vez conectado con lo dispuesto en el Estatuto General de la Abogacía Española: “El Abogado a quien afecte alguna causa de incompatibilidad deberá comunicarlo sin demora a la Junta de Gobierno, y cesar de inmediato en la situación de incompatibilidad”.

Extracto de la noticia publicada en ABC el 10 de mayo de 2013, donde incluso se filtraron las comunicaciones que destaparon el escándalo de los pactos ilícitos (Fuente: ABC)

Lobby a los medios de comunicación

Por el escándalo que destapó el diario ABC, Javier Íscar, el discípulo de Sonia Gumpert, interpuso una demanda al medio de comunicación. Pero sin éxito. El tribunal de primera instancia absolvió al diario, entendiendo que la información era veraz y que respondía a un notorio interés público.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments