Connect with us

Economía

El BCE pone fin a la compra de deuda y mantiene tipos

Apuesta por la flexibilidad en su política monetaria ante la incertidumbre actual

Sede del Banco Central Europeo (Foto: Google)

Redactor de Economist & Jurist

Tiempo de lectura: 4 min



Economía

El BCE pone fin a la compra de deuda y mantiene tipos

Apuesta por la flexibilidad en su política monetaria ante la incertidumbre actual

Sede del Banco Central Europeo (Foto: Google)



El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado hoy que va a reducir las compras de deuda dentro del Pandemic Emergency Purchase Programme (PEPP), que se daría por finalizado en marzo de 2022. En un comunicado ha asegurado que “el Consejo de Gobierno considera que los avances en la recuperación económica y hacia su meta de inflación de medio plazo permiten reducir paso a paso el ritmo de sus compras de activos durante los próximos trimestres”.

En la tradicional rueda de prensa posterior a la reunión, la presidenta del organismo, Christine Lagarde, ha explicado que “en el primer trimestre de 2022, el Consejo de Gobierno espera realizar compras netas de activos bajo el programa de compras de emergencia pandémica a un ritmo menor que en el trimestre anterior” y que “suspenderá las compras de activos netos bajo el PEPP a fines de marzo de 2022”.



No obstante, el BCE ha decidido guardarse el comodín de la flexibilidad a la hora de comprar deuda. La reducción de la compra de activos viene en buena medida motivada por la elevada inflación en la eurozona. Sin embargo, la ralentización del crecimiento de la economía, que ya es notoria en algunos países, unida a la nueva ola de Covid y su variante ómicron, hacen que el BCE haya optado por la prudencia. Así, el BCE reconoce en su comunicado que “aún se necesita una acomodación monetaria para que la inflación se estabilice en la meta del 2% a medio plazo. Ante la incertidumbre actual, el Consejo de Gobierno debe mantener la flexibilidad y la opcionalidad en la conducción de la política monetaria”.

Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Foto: Google)

A este respecto, Lagarde ha anunciado que “el Consejo de Gobierno ha decidido ampliar el horizonte de reinversión del PEPP. Ahora tiene la intención de reinvertir los pagos de principal de los títulos con vencimiento adquiridos bajo el PEPP hasta al menos finales de 2024”.

Asimismo, la presidenta del BCE ha mantenido la tónica habitual del discurso de ediciones pasadas con respecto al resto de programas. Tal como dice el comunicado, “el Consejo de Gobierno también tiene la intención de continuar reinvirtiendo, en su totalidad, los pagos de principal de los valores con vencimiento adquiridos en el marco de la APP durante un período prolongado de tiempo después de la fecha en que comience a subir los tipos de interés clave del BCE y, en cualquier caso, durante el tiempo que sea necesario para mantener unas condiciones favorables de liquidez y un amplio grado de acomodación monetaria”.



A partir de octubre de 2022, el Consejo de Gobierno mantendrá las compras netas de activos en el marco del APP a un ritmo mensual de 20.000 millones de euros.

Con esta decisión, el BCE sigue la senda de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), que ha decidido finalizar su programa de compra de deuda en marzo, tres meses antes de lo inicialmente previsto.

Edificio de la Reserva Federal. (Foto: Google)

Tipos de interés sin cambios

Hay una cuestión en la que el BCE se aleja de la FED y es la cuestión de los tipos de interés. Mientras que los estadounidenses apuestan por hasta tres subidas de tipos el año próximo para luchar contra la inflación, el BCE se ha mostrado partidario de no tocar el precio del dinero al menos hasta 2023. En su lugar va a ir reajustando los programas de compra de deuda. De este modo, los tipos de referencia se mantienen en el 0% para las operaciones de financiación; en el -0,50% la tasa de facilidad de depósito, y en el 0,25% la de facilidad de préstamo.

El BCE ha aprovechado además la última reunión del año para actualizar su cuadro macroeconómico. Prevé que el PIB de la zona euro cierre el ejercicio en el 5,1%, frente al 5% estimado anteriormente, para moderarse hasta el 4,2% en 2022 (frente al 4,6% previo), y reducirse hasta el 2,9% en 2023 (la anterior previsión era del 2,1%).

Asimismo, ha actualizado sus cálculos de IPC: prevé que la zona euro cierre el año con el IPC en el 2,6%, cuatro décimas más que el anterior cálculo. Un nivel que se elevará hasta el 3,2% en 2022 (frente al 1,7% previsto anteriormente), y que se moderará ya en 2023, cuando estima un IPC del 1,8%, que se mantendrá también en 2024. Sobre la inflación subyacente, que excluye los precios energéticos, espera que cierre este año en el 1,4%, una décima por encima del anterior cálculo, para subir al 1,9% en 2022 (cinco décimas más) y bajar al 1,7% en 2023.

Banco de Inglaterra. (Foto: Google)

El Banco de Inglaterra sube tipos

Mientras estaba reunido el Consejo de Gobierno del BCE el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra anunciaba su decisión de elevar en 15 puntos básicos el tipo de interés de referencia para sus operaciones, que pasará a situarse en el 0,25%. Sin embargo, ha mantenido sin cambios el volumen de sus programas de compra en 895.000 millones de libras (1,05 billones de euros). En su análisis, el Banco de Inglaterra destaca la aparición de la variante ómicron, sobre la que afirma que parece ser mucho más transmisible que anteriores, lo que plantea nuevos riesgos para la salud pública.

En cuanto a la inflación, que en noviembre alcanzó el 5,1%, su nivel más alto desde septiembre de 2011, el BoE espera que se mantenga alrededor del 5% durante la mayor parte del período invernal y alcance un máximo de alrededor del 6% en abril de 2022, aunque mantiene la confianza en que la inflación retroceda en la segunda mitad del próximo año.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments