Connect with us

Economía

El BCE prevé escasez de semiconductores hasta finales de 2022 o 2023

Afirma que las disrupciones en las cadenas de suministro mejorarán gradualmente en la segunda mitad de este año

La escasez de semiconductores no se resolverá a corto plazo (Foto: E&J)

Redactor de Economist & Jurist

Tiempo de lectura: 4 min



Economía

El BCE prevé escasez de semiconductores hasta finales de 2022 o 2023

Afirma que las disrupciones en las cadenas de suministro mejorarán gradualmente en la segunda mitad de este año

La escasez de semiconductores no se resolverá a corto plazo (Foto: E&J)



El Banco Central Europeo (BCE) prevé que la escasez de semiconductores se mantendrá hasta finales de 2022 o hasta 2023. El banco ha publicado hoy su último boletín económico, en el que los economistas de la institución llaman la atención sobre los problemas que se están produciendo en la economía mundial como consecuencia de la crisis de suministros.

A su juicio, “las disrupciones en las cadenas de suministro mejorarán gradualmente en la segunda mitad de 2022«, aunque existe un alto grado de incertidumbre respecto a su evolución”. No obstante, aseguran que algunas de estas disrupciones se podrían alargar en el tiempo, lo que va a influir en subidas de precios.



En este sentido, el informe hace una referencia muy específica a la producción de semiconductores, sobre la que destacan que, para que la producción reciba un impulso significativo “es necesario un nivel elevado de inversión que aumente la capacidad productiva”, lo cual es un problema porque “teniendo en cuenta el plazo que se requiere para ello, no cabe esperar mejoras considerables hasta más avanzado el año 2022 o en 2023”.

Producción industrial tocada

Durante todo el año pasado, la escasez de semiconductores provocada por los cuellos de botella en las cadenas de suministro ha hecho mella en la producción de muchas empresas, en especial de sectores tan importantes como el del automóvil o la electrónica. En 2022no ha mejorado la situación.

La dirección de la planta de Mercedes-Benz de Vitoria-Gasteiz ha anunciado a los sindicatos su intención de presentar un nuevo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) ante los problemas de producción derivados de la falta de chips semiconductores.

Luca de Meo, consejero delegado de Renault. (Foto: Google)

Por su parte, el consejero delegado de Renault, Luca de Meo, ha señalado que los problemas de aprovisionamiento en semiconductores van a continuar durante todo este año, sobre todo en la primera mitad. No obstante, el problema va a ser menor que en 2021, cuando la compañía francesa tuvo que reducir la producción en 500.000 vehículos.

«Pensamos que vamos a tener perturbaciones todo el año, pero sobre todo en el primer semestre«, explicó De Meo en un seminario con periodistas organizado en el centro técnico que el grupo automovilístico tiene en Guyancourt, en la región de París.

Sector tecnológico

Como es lógico, el sector tecnológico y de la electrónica no se libra de este problema, hasta el punto de que se están produciendo situaciones que pueden ser calificadas cuanto menos de curiosas.

La escasez de chips ha llevado a Canon a explicar a los usuarios cómo instalar cartuchos de tinta no oficiales en sus impresoras. Hace años fabricantes como Canon, HP, Epson o Lexmark dieron con una estrategia para acelerar su negocio: sus impresoras funcionan únicamente con cartuchos de tinta dotados con chips que sirven para detectar los niveles de tinta restante.

Canon ha tenido que aceptar que sus impresoras funcionen con cartuchos no oficiales. (Foto: Canon)

Ante la falta de cartuchos con esos componentes específicos, a la compañía japonesa no le ha quedado más remedio que aceptar que sus impresoras funcionen con cartuchos de tinta no oficiales y dar instrucciones a sus usuarios sobre cómo realizar lo que hace pocas semanas criminalizaban.

Algo parecido ocurre con las videoconsolas, lo cual es igualmente grave, y no porque a título individual no se puede disfrutar de la última máquina salida al mercado: la industria de los videojuegos mueve en todo el mundo alrededor de 150.000 millones de euros.

Uno de los gigantes del sector, Sony, está teniendo muchos problemas para poder fabricar u comercializar la PS5. La escasez de esta consola es un problema presente desde que salió al mercado en noviembre de 2020. Desde entonces, Sony ha intentado mejorar la producción para ofrecer un mayor nivel de stock, pero la situación de la cadena de suministros, la escasez de semiconductores, la alta demanda y la reventa formaron una tormenta perfecta para que su disponibilidad sea prácticamente nula.

La producción de la PS5 ha sido paralizada. (Foto: Google)

La producción de PS5 está paralizada, ya que buena parte de la producción existente de chips y otros componentes clave para la fabricación de PS5 se encuentran agotados. Para compensar la escasez de PS5, Sony seguirá fabricando PS4 durante todo 2022. Se espera que, en total, la compañía japonesa produzca alrededor de un millón de unidades de dicha consola.

Miedo por ómicron

En lo que se refiere a otros aspectos del comercio internacional y las cadenas de suministro, el informe económico del BCE prevé que las dificultades persistan durante la mayor parte de 2022 o durante todo el año. Los economistas de la institución ven riesgos de que se produzcan nuevas disrupciones en las cadenas de suministro, «especialmente si empeora la situación pandémica».

«La nueva variante ómicron ha reavivado la preocupación acerca de una intensificación de la pandemia en todo el mundo», observan los autores del artículo, que advierten que “los brotes pueden provocar cierres localizados en puertos o en empresas, lo que generaría nuevas disrupciones en la producción y en el transporte y, por consiguiente, supondría un lastre para la actividad al tiempo que ejercería presiones al alza sobre los precios».

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments