Connect with us

Economía

El FMI sugiere un impuesto temporal para sufragar los gastos de la crisis

Redactor de Economist & Jurist.

Tiempo de lectura: 3 min



Economía

El FMI sugiere un impuesto temporal para sufragar los gastos de la crisis

  • El impuesto afectará a las multinacionales y las rentas altas.
  • La pretensión es reducir el déficit y la deuda de aquellos países con menor capital.


 

La idea es que aquellas compañías y rentas altas que se han visto beneficiadas por la crisis sobrevenida por el Covid-19 paguen unos impuestos complementarios para solidarizarse con aquellos a los que más a afectado esta situación. La proposición ha sido expuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y afectaría, entre otros, a las farmacéuticas y compañías tecnológicas que han visto incrementado su capital tras la crisis.



El llamado impuesto de solidaridad se trata de un tributo temporal que ayudará con los gastos generados por la crisis sanitaria y económica derivada del coronavirus; ya que las consecuencias han sido devastadoras en los niveles de deuda pública y déficit para los países con menos recursos y los mercados emergentes. 

La idea del FMI es que aquellos beneficios que superan el mínimo requerido por los inversores, los llamados beneficios extra, sean la contribución que realicen las empresas beneficiadas por la crisis para paliar la situación. (Fuente: Economist & Jurist).

Así, mediante dichas ayudas estos países no se quedarían atrás en la fase de recuperación económica lo que conllevaría a que arrastraran los efectos de la pandemia de manera permanente. La consecución de la propuesta llevaría a estos países a poder cubrir los servicios básicos para un buen funcionamiento de la seguridad social, además de compensar las desigualdades sociales que son aún mayores tras la crisis actual.

El director del Departamento de Asuntos Fiscales del FMI, Vitor Gaspar, ha sido tajante al respecto al declarar que “para ayudar a hacer frente a las necesidades de financiación relacionadas con la pandemia las autoridades podrían considerar una contribución temporal para la recuperación poscovid aplicada sobre las rentas altas y la riqueza”.

Además, estipuló que “las desigualdades preexistentes han amplificado el impacto adverso de la pandemia y, a la vez, la covid-19 ha agravado las desigualdades”, lo que supone “un círculo vicioso de desigualdad que podría dar lugar a un quiebre social y político”.

La idea del FMI es que aquellos beneficios que superan el mínimo requerido por los inversores, los llamados beneficios extra, sean la contribución que realicen las empresas beneficiadas por la crisis para paliar la situación, para que no afecte el impuesto a aquellas compañías cuyas ganancias han sido mínimas o que afecte a las que han tenido pérdidas.

En relación a esto, apunta el Fondo que este tipo de impuesto temporal, que normalmente está limitado a las rentas más altas o a las empresas con mayores beneficios, ya se emplearon en otras situaciones excepcionales, como en Japón tras la catástrofe de Fukushima y en la reunificación de Alemania.

Y es que, según el informe Vigilancia fiscal del FMI, el déficit y la deuda pública se encuentran en niveles muy por encima de lo habitual después de que las autoridades hayan llevado a cabo políticas fiscales de ayuda para poder combatir la pérdida de empleo y una mayor recesión económica.

Los expertos del FMI también consideran que aquellos más afectados por la crisis pueden acometer protestas y revueltas sociales con la intención de revertir la situación y obtener las ayudas estatales necesarias para salir adelante.

En cifras, la media del déficit en relación al PIB en 2020 llegó al 11,7% en las economías más avanzadas (entre las que se encuentra España). Para los países emergente se sitúa en el 9,8% y en el 5,5% para aquellos que tienen bajos ingresos.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments