Connect with us

Economía

La inflación cerró 2021 en el 6,5% tras subir la luz un 72%

El incremento del IPC del año pasado es el mayor en 29 años

Los consumidores españoles pagaron en noviembre de 2021 un 46,7% más por la luz que en el mismo periodo de 2020 (Foto: Google)

Redactor de Economist & Jurist

Tiempo de lectura: 5 min



Economía

La inflación cerró 2021 en el 6,5% tras subir la luz un 72%

El incremento del IPC del año pasado es el mayor en 29 años

Los consumidores españoles pagaron en noviembre de 2021 un 46,7% más por la luz que en el mismo periodo de 2020 (Foto: Google)



IPEl Índice de Precios de Consumo (IPC) creció en diciembre hasta el 6,5%, un punto por encima de la tasa de noviembre y su nivel más alto en 29 años. La tasa interanual del IPC registrada en diciembre es dos décimas inferior a la avanzada a finales del mes pasado por el INE (6,7%). En el caso de la tasa mensual (1,2%), el dato definitivo es una décima menor al que adelantó Estadística (1,3%).

El IPC a impuestos constantes, que el INE también publica en el marco de esta estadística, muestra que, si no se tiene en cuenta la rebaja del impuesto especial sobre la electricidad y las variaciones sobre otros impuestos, el IPC interanual alcanzó en diciembre el 7,3%, ocho décimas más que la tasa general del 6,5%.



La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en diciembre cuatro décimas, hasta el 2,1%, con lo que se sitúa casi 4,5 puntos por debajo de la tasa del IPC general. Es la tasa más elevada de la subyacente desde marzo de 2013.

Según el INE, en el ascenso del IPC destaca la subida de los precios de la energía y de los alimentos, dos partidas que tienen un gran peso en el cálculo de la inflación. El caso del incremento de los precios de la energía es especialmente destacado. La factura de la luz que pagan los hogares se ha encarecido un 72%, mientras que los combustibles domésticos se encarecen un 45% (los líquidos) y un 33% (los licuados como propano o butano), y las gasolinas un 24%.

IPC por partidas

Teniendo en cuenta estos incrementos, los servicios domésticos como luz, gas o combustibles suponen la mitad de la subida de los precios: 3,16 puntos sobre 6,5. El transporte (gasolinas, principalmente) aporta 1,3 puntos y los alimentos, 1,17.

El precio de alimentos y bebidas ha subido un 5%. (Foto: Google)

La partida de alimentos y bebidas no alcohólicas sitúa su tasa en el 5,0%, casi dos puntos superior a la del mes anterior, debido a subidas de precios en la mayoría de sus componentes. Entre ellas, destacan las de las legumbres y hortalizas, que bajaron en diciembre de 2020, y las del pan y cereales y la carne, mayores este mes que en 2020. Por su parte, la hostelería incrementa su variación seis décimas, hasta el 3,1%, a consecuencia de los aumentos de los precios de los servicios de alojamiento, que descendieron en 2020, y de la restauración, mayor en diciembre de 2021 que en el mismo mes de 2020.

Por lo que respecta al transporte, la variación es del 10,9%, más de dos puntos y medio menor que la del mes anterior, causada por la disminución de los precios los carburantes y lubricantes para el transporte personal, frente a la subida registrada en 2020.

A cierre de 2021, todas las comunidades presentaban tasas interanuales positivas. Las más elevadas corresponden a Castilla-La Mancha (7,6%), Castilla y León (7,3%), Aragón (7,2%) y Extremadura (7,1%).

Por contra, las comunidades que muestran los repuntes interanuales de precios más moderados son Canarias, con una tasa del 5,8%; Cataluña, con el 6,1%, y Madrid y Asturias, ambas con una tasa del 6,2%.

Un problema para la economía

España no es el único país que ha registrado una subida de la inflación que se ha convertido en un problema en todo el mundo. Durante el 2021 se registró un récord en las tasas que miden la inflación en países como Estados Unidos, que en diciembre se disparó hasta el 7%, lo que supone su tasa más alta desde 1982. Además, la tasa de inflación interanual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se situó el pasado mes de noviembre en el 5,8%, seis décimas más que el mes anterior y muy por encima del 1,2% registrado un año antes, lo que supone la mayor subida de los precios desde mayo de 1996.

La tasa de inflación interanual de la OCDE se situó el pasado mes de noviembre en el 5,8%. (Foto: Google))

La tasa de inflación interanual de la zona euro se situó el pasado mes de diciembre en el 5%. Esta cifra supone el mayor encarecimiento de los precios en la región del euro de toda la serie histórica, según el avance del dato publicado por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat. Las mayores subidas interanuales de los precios correspondieron en diciembre a Estonia (12%), por delante de Lituania (10,7%) y Letonia (7,7%), mientras que los incrementos más moderados se registraron en Malta (2,6%), Portugal (2,8%) y Finlandia (3,2%).

Estos niveles de inflación están siendo motivo de preocupación, no solo porque pueda obstaculizar la recuperación de la economía, sino porque puede provocar que los bancos centrales endurezcan su política monetaria y terminen subiendo los tipos de interés. Esta subida del precio del dinero, que coincidiría con la retirada paulatina de estímulos económicos que ya han iniciado tanto el Banco Central Europeo (BCE) como la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) podría poner freno a la recuperación.

En este contexto, la gran pregunta es cuánto tiempo se va a extender este periodo de alta inflación. El BCE sigue apostando por la transitoriedad de este problema, que podría comenzar a remitir a finales de año.

Luis de Guindos, vicepresidente del BCE. (Foto: Google)

El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, se ha mostrado convencido de que la inflación en la zona euro bajará, siempre que se eviten los denominados efectos de segunda ronda. En un acto organizado por UBS, De Guindos ha recordado que la previsión de inflación del BCE para la eurozona en 2022 es del 3,2%, lo que supone una «importante reducción» con respecto al 5 % de 2021.

Así, aunque la escalada de los precios «no va a ser tan transitoria como pensábamos» porque «los costes de la energía van a continuar elevados», De Guindos subraya que bajará y volverá a situarse por debajo de la referencia del 2% en 2023.

Por su parte, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha señalado esta semana que la inflación seguirá subiendo en la primera parte de 2022, pero luego se relajará hasta situarse por debajo del 2% al final de este año. No obstante, si no se contienen los precios energéticos y los salarios suben retroalimentando las subidas de precios, existe el riesgo de que esa proyección no se cumpla, ha advertido.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments