Connect with us

Economía

La OCDE asegura que la economía se recupera, pero de manera desigual

Señala que hay indicios de que la variante Delta puede provocar un menor impulso del crecimiento a corto plazo

Redactor de Economist & Jurist

Tiempo de lectura: 3 min

Publicado


Comentar


Economía

La OCDE asegura que la economía se recupera, pero de manera desigual

Señala que hay indicios de que la variante Delta puede provocar un menor impulso del crecimiento a corto plazo



La OCDE ha publicado su informe de perspectivas económicas provisionales del tercer trimestre de 2021. En el mismo destaca que el crecimiento económico se ha recuperado este año y que ha superado su nivel anterior a la pandemia. Según se destaca en este informe, los estímulos económicos, los niveles cada vez mayores de población vacunada y la reanudación gradual de muchas actividades económicas, particularmente en los sectores de servicios.



Esta recuperación del crecimiento se puede considerar una buena noticia, pero solo a medias, ya que, como destaca la OCDE, el crecimiento de la economía se está produciendo de manera desigual, “con resultados sorprendentemente diferentes entre países, sectores y grupos demográficos en términos de producción y empleo”.

En este sentido, destaca que “en algunos países donde la producción ha vuelto a los niveles anteriores a la pandemia, como Estados Unidos, el empleo sigue siendo más bajo que antes de la pandemia. En otros, especialmente en Europa, el empleo se ha conservado en gran medida, pero la producción y el total de horas trabajadas aún no se han recuperado por completo”. En el caso de los mercados emergentes, señala que se han producido repuntes en la actividad económica de algunos países, pero a costa de una fuerte presión inflacionista.

La OCDE destaca que en el segundo trimestre de 2021 se produjo un importante repunte de la economía, básicamente en aquellos países en los que las medidas de contención contra la Covid se relajaron en gran medida o donde las tasas de infección se mantuvieron bajas. Esto se vio apoyado por un fuerte incremento en el gasto en servicios por parte de los consumidores y a las políticas de apoyo a la economía desplegadas por los gobiernos.

Sin embargo, el informe llama la atención sobre el hecho de que “sigue habiendo un gran número de infecciones debido a la propagación de la variante Delta, que es más transmisible, y existen marcadas diferencias en el ritmo de vacunación y el alcance del apoyo de políticas entre países, en particular en muchas economías de mercados emergentes y en desarrollo”. Sobre este aspecto, el organismo internacional destaca que, aunque la variante Delta está teniendo un impacto económico relativamente leve en países con altas tasas de vacunación, hay indicios de que puede afectar la confianza y un menor impulso de crecimiento a corto plazo.

El temor a un a recuperación económica más lenta no viene solo por la posibilidad de una mayor incidencia de la variante Delta de la Covid. Mientras el gasto en ventas minoristas se debilitó levemente en julio, las ventas mundiales de automóviles han caído drásticamente.

Las ventas de coches se han reducido. (Foto: Google)

Esto se ve acompañado por el hecho de que la producción industrial y el crecimiento del comercio mundial de mercancías también se han moderado, en buena medida como consecuencia de la escasez de suministro en sectores clave, como los semiconductores y el transporte marítimo, y el aumento de los tiempos de entrega de los proveedores, lo que ha frenado la producción de algunas industrias. Y aquí volvemos a los problemas de la variante Delta. Si la Covid provoca cierres persistentes en algunas economías asiáticas que, no lo olvidemos, suplen de todo tipo de suministros a las empresas occidentales, el ritmo de recuperación mundial se va a ver afectado.

Con este panorama, el organismo internacional prevé que el PIB mundial crezca un 5,7% en 2021 y un 4,5% en 2022. Este incremento se basa en un fuerte repunte en Europa, la probabilidad de apoyo fiscal adicional en Estados Unidos el próximo año y un menor ahorro de los hogares. Para España, prevé un crecimiento del PIB del 6,8% para este año y el 6,6% para 2022.

La economía española podría crecer el 6,8% este año y el 6,6% en 2022, según la OCDE

Por lo que respecta a la inflación, la OCDE destaca que el IPC se ha recuperado en los últimos meses en todo el mundo. Según el informe de perspectivas económicas, que la inflación se ha visto impulsada por el aumento de los precios de las materias primas, el choque entre una menor oferta y la mayor demanda de los consumidores a medida que las economías se reabren y la reversión de algunas caídas de precios sectoriales en los primeros meses de la pandemia.

En cualquier caso, la OCDE advierte que “los riesgos de inflación a corto plazo están al alza, especialmente si la demanda reprimida de los consumidores es más fuerte de lo previsto, o si la escasez de oferta tarda mucho en superarse”.

La OCDE asegura que “el fuerte apoyo de las políticas macroeconómicas y las condiciones financieras acomodaticias deberían seguir respaldando la demanda en las economías avanzadas”. A este respecto, sostiene que “un mayor gasto de inversión en Europa, ayudado por los fondos de la UE de próxima generación, y un supuesto impulso adicional al gasto en infraestructura en los Estados Unidos en 2022 son factores importantes que ayudarán a la recuperación el próximo año”.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments