Connect with us

Economía

Los precios de la energía se disparan y pueden complicar la recuperación económica

El petróleo y el gas se encuentran en máximos, lo que hace temer que la alta inflación no sea algo tan transitorio

El precio del barril de Brent está en el nivel más alto de los últimos tres años. (Foto: Freepik)

Redactor de Economist & Jurist

Tiempo de lectura: 4 min

Publicado


Comentar


Economía

Los precios de la energía se disparan y pueden complicar la recuperación económica

El petróleo y el gas se encuentran en máximos, lo que hace temer que la alta inflación no sea algo tan transitorio

El precio del barril de Brent está en el nivel más alto de los últimos tres años. (Foto: Freepik)



A tenor de cómo se está comportando el mercado energético, parece que vamos a tener un invierno calentito, y no precisamente por temperaturas inusualmente altas como consecuencia del cambio climático. El precio del gas y el petróleo está por las nubes, lo que hace que el coste de la electricidad se encuentre cerca de la estratosfera.



En la sesión de ayer se produjeron moderados avances en los principales mercados europeos. Entre los aspectos que pesaron de forma positiva en la sesión figuran la expectativa de una coalición razonablemente moderada en Alemania, el menor ruido en torno a la crisis de Evergrande y el mensaje acertado de la Fed a los mercados en torno al calendario de retirada de estímulos, con énfasis en el crecimiento económico.

No ocurrió lo mismo con los bonos que, en una jornada en la que la inflación fue protagonista, los precios se vieron presionados a la baja desde primera hora de la jornada. Esto hizo que las rentabilidades terminaran repuntando.

Este comportamiento de los mercados es consecuencia de la escalada del precio del petróleo durante la última semana. El precio del petróleo Brent ha superado esta mañana los 80 dólares el barril, el nivel más alto en tres años, ante el aumento de la demanda. El barril West Texas, de referencia en Estados Unidos, está en 76,5 dólares. La temporada de huracanes en el Golfo de México ha paralizado parte de las exportaciones de gas y petróleo por daños en plataformas extractivas, oleoductos o centros de procesado, lo que está perjudicando a la oferta.

Por lo que respecta al precio le gas, la situación no es mejor. Los futuros sobre el gas natural rozan los 200 dólares por megawatio hora en el mercado Intercontinental Exchange, cuando el año pasado cerraron a menos de 45 dólares. El problema, según destaca Bloomberg, es que el invierno llega con las reservas de gas natural en Europa al 71% de su capacidad, cuando en los últimos cinco años esta media era del 92%.

El precio de la electricidad se ha disparado por la subida del coste del gas natural. Foto: Freepik)

Estados Unidos, el mayor proveedor de gas del mundo, tiene poco margen para ayudar a calmar el mercado. Sus plantas están al límite de capacidad y en la sesión del lunes el precio se disparó un 11%. Hay que hacer notar que estos incrementos de precios se están produciendo con el otoño recién estrenando, por lo que la escasez de gas se puede agravar según llegue el invierno y se incremente la demanda para la calefacción de hogares y oficinas.

El problema añadido es que precisamente es el precio del gas el que está facilitando que se dispare el coste de la energía eléctrica, dado que es el combustible utilizado por las centrales térmicas para producir electricidad. El uso del gas está supliendo el déficit energético que se produce cuando la energía nuclear o las renovables no pueden cubrir la demanda. De este modo, el precio de la luz marca hoy su segundo máximo histórico récord en España, en 182 euros por el megawatio hora, más del triple que el año pasado a estas alturas. Mañana, el precio de la luz marcará récord absoluto: 189,9 euros por megawatio hora.

En este contexto, se empieza a temer que la inflación no sea algo tan transitorio como se decía en un principio y que el precio de la energía pueda terminar poniendo palos en las ruedas de la recuperación.

Ayer mismo, la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, en su declaración introductoria en la audiencia de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, reiteró, en un evidente intento de calmar los ánimos, que la alta inflación tiene un carácter temporal, y que no hay signos de presiones al alza de precios generalizadas. Sin embargo, dejó patente la preocupación que existe por el elevado precio de la energía.

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo. (Foto: BCE)

En la misma intervención abogó por que los países de la Unión Europea actúen de forma coordinada. La idea es que la UE gane fuerza a la hora de negociar las compras de energía y su precio en el mercado, en línea con la propuesta de España para centralizar la adquisición de gas natural al nivel comunitario. Lagarde consideró que el reciente aumento de los precios de la energía es «claramente un asunto que deberían estudiar las autoridades tributarias» y dijo que confía en que lo hagan «sobre una base coordinada en la UE, de modo que haya más poder de mercado aprovechado por todos los europeos juntos cuando negocien algunos de estos precios y licitaciones».

Por su parte, el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, va a intervenir hoy ante el Comité Bancario del Senado y se espera que envíe algún mensaje en el sentido de que el repunte de la inflación es temporal y que es consecuencia de los cuellos de botella en las cadenas de suministros y de los retos que conllevan la reapertura de las economías. No obstante, y según se recoge en su “declaración preparada”, que ya ha sido publicada, Powell sí reconoce que las presiones en los precios están siendo superiores y más duraderas de lo en principio esperado, pero que con el tiempo se reducirán y la inflación convergirá hacia el objetivo del 2%.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments