Connect with us

Economía

¿Por qué pagamos la luz tan cara en España?

La estructura del mercado minorista y el esquema de producción de energía facilitan el aumento de precios

Los consumidores españoles pagaron en noviembre de 2021 un 46,7% más por la luz que en el mismo periodo de 2020 (Foto: Google)

Tiempo de lectura: 4 min



Economía

¿Por qué pagamos la luz tan cara en España?

La estructura del mercado minorista y el esquema de producción de energía facilitan el aumento de precios

Los consumidores españoles pagaron en noviembre de 2021 un 46,7% más por la luz que en el mismo periodo de 2020 (Foto: Google)



Europa atraviesa una crisis energética que tiene como principal consecuencia un incremento en los precios de la electricidad que hasta el momento eran desconocidos. España es uno de los países a los que más afecta este problema. Cabe señalar que en el cuarto trimestre de 2021 el precio mayorista de la electricidad en el mercado ibérico fue más de tres veces superior al del cuarto trimestre de 2018, el año en que se registraron los mayores precios de la electricidad del periodo 2010-2020.

¿Por qué afecta de manera singular el problema a España? Para explicar qué está ocurriendo hay que entender en primera instancia la estructura de los mercados mayorista y minorista de la electricidad.



Los mercados mayoristas de electricidad conectan la oferta de las empresas generadoras de electricidad con la demanda de las empresas distribuidoras. De este modo, su precio refleja los costes de producción. Teniendo en cuenta que la demanda de electricidad se muestra poco sensible a los cambios de precio, (es lo que se llama demanda inelástica) los elevados precios actuales reflejan principalmente la fuerte presión del lado de la oferta, que ha llevado a repuntes históricos en los precios de la energía en los mercados internacionales.

En la UE los mercados mayoristas funcionan en régimen de subasta. (Foto: Comisión Europea)

Régimen de subasta

En la UE, los mercados mayoristas funcionan en régimen de subasta. En cada tramo horario, el precio de la última unidad de electricidad contratada para cubrir la demanda es el que define el precio de equilibrio del mercado al que son remuneradas todas las empresas generadoras. Para satisfacer la demanda en el mercado mayorista entran primero en la subasta las tecnologías con costes más bajos.

Según este esquema, “las centrales nucleares tienen esencialmente una oferta constante a coste marginal muy bajo, mientras que las energías eólica y fotovoltaica (también con costes muy bajos) tienen una oferta variable a lo largo del día. Los últimos tramos de la demanda se suelen satisfacer con tecnologías más caras, como el ciclo combinado, que utiliza el gas como principal fuente de energía, o la energía hidráulica, que, por su capacidad de almacenamiento a través de los embalses puede activarse de forma flexible”, según explican desde Caixabank Research.

Las renovables representan en España el 43% del mix energético. (Foto: E&J)

En España, las energías renovables tienen mucha importancia en el mix energético (43%). El problema en el mercado español es que la demanda marginal se cubre con la electricidad producida por las centrales de ciclo combinado, una fuente de energía con costes variables más elevados y mayor flexibilidad de oferta. Dado que las condiciones meteorológicas no han propiciado un buen nivel de generación de energías renovables, ha sido necesario echar mano de la producción de ciclo combinado.

Esta dependencia marginal implica que el precio mayorista de la electricidad sea determinado principalmente por los dos factores clave en el coste de producción del ciclo combinado: el gas natural y el precio de las emisiones CO de la UE. Según señala Caixabank Research, desde el inicio del año el precio del gas se ha multiplicado prácticamente por 10 en los mercados europeos, y el precio de los derechos de emisión se ha triplicado hasta los 80 euros por tonelada de CO₂ a finales de 2021. Así, el repunte del precio mayorista se puede explicar, en gran medida, por el repunte de precios en ambos mercados.

Por otro lado, la transmisión de precios mayoristas a los consumidores finales depende de la estructura del mercado minorista.

Mercado ibérico

España y Portugal comparten el mismo mercado mayorista, pero los precios de la electricidad en el mercado minorista varían notablemente. El Índice de Precios al Consumo Armonizado publicado por Eurostat, los consumidores españoles pagaron en noviembre de 2021 un 46,7% más por la luz que en el mismo periodo de 2020, mientras que en Portugal solamente un 2,6%. Esta disparidad se puede explicar por las diferencias en la estructura del mercado minorista en ambos países.

En España solo un 60% de los clientes están en el mercado libre. Foto: Google)

En el precio que se paga por la energía en España tiene mucho que ver el mercado libre y el regulado, así como el funcionamiento de ambos. En España solo un 60% de los clientes están en el mercado libre y el otro 40% esta adherido al mercado regulado.

En España, el precio regulado, llamado Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), varía diariamente en función del precio mayorista. En este contexto, la transmisión de precios del mercado mayorista a consumidores finales y, en consecuencia, a la inflación, es significativamente más inmediata en España que en otros países, como Portugal. En este país, el precio regulado viene definido cada año por el regulador de mercado, aunque puedan existir revisiones trimestrales si los precios mayoristas se desvían de las previsiones del regulador.

En este contexto, una de las reformas del mercado eléctrico que se está planteando en España para limitar esta dependencia seria reducir la frecuencia con la que se ajusta el precio PVPC y hacerla depender de una gama más amplia de indicadores.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments