Connect with us

Economía

¿Qué es el metaverso y cómo puede influir en el mercado de criptomonedas?

Los nuevos espacios de realidad virtual se convierten en el lugar ideal para el uso de criptodivisas

Mark Zuckerberg, presidente de Facebook (ahora Meta) (Foto: Facebook)

Redactor de Economist & Jurist

Tiempo de lectura: 5 min



Economía

¿Qué es el metaverso y cómo puede influir en el mercado de criptomonedas?

Los nuevos espacios de realidad virtual se convierten en el lugar ideal para el uso de criptodivisas

Mark Zuckerberg, presidente de Facebook (ahora Meta) (Foto: Facebook)



El pasado 28 de octubre, Mark Zuckerberg, presidente de Facebook, anunció que su compañía pasaba a llamarse Meta. El nombre tiene que ver con el plan que ha preparado este exitoso programador y empresario para revolucionar nuestras vidas. Se trata del metaverso, un concepto de realidad virtual y aumentada que prácticamente nos va a permitir desdoblar nuestra vida entre la realidad e Internet.

Con este paso, Mark Zuckerberg intenta convertirse en el líder de la nueva revolución tecnológica en Internet y en una especie de gran creador de mundos. En síntesis, quiere englobar nuestras vidas para que dejemos de navegar por la web para comenzar a vivir en ella.

Aportar una definición exacta de metaverso no es fácil. Grosso modo, y según el planteamiento de Facebook, sería una nueva fase dentro del contexto de las experiencias virtuales interconectadas a través de la utilización de tecnologías como la realidad virtual y aumentada. En síntesis, se trata de una revolución 2.0 que pretende desarrollar todo tipo de actividades dentro de un mundo virtual, combinando ocio y videojuegos, trabajo y turismo. Esto hace que su potencial comercial es casi infinito.

En la presentación de sus planes de futuro, Zuckerberg aseguró que este mundo virtual, o, mejor dicho, mundos pues habrá diferentes escenarios y salas, va a revolucionar la forma en que usamos Internet ya que “en ese futuro podrás teletransportarte instantáneamente como un holograma para estar en la oficina sin tener que desplazarte, en un concierto con amigos o en la sala de tus padres para ponerte al día».

El metaverso es un espacio virtual en el que se pude hacer cualquier actividad. (Foto: Facebook)

El proyecto de Zuckerberg es muy ambicioso y va a requerir de un importante desarrollo tecnológico y de la inversión de cantidades ingentes de dinero en investigación y desarrollo. Meta, el nuevo nombre comercial de la empresa, tiene previsto gastar miles de millones de dólares para dar vida a su metaverso. En sus planes quiere implicar a todo tipo de compañías subsidiarias y tecnologías propietarias y externas. Además, Meta ha anunciado recientemente que contratará a 10.000 personas en la Unión Europea para trabajar en el proyecto, una fuerza de trabajo que da idea de la envergadura del proyecto.

¿Será rentable el metaverso?

Hay una serie de cuestiones relacionadas con este proyecto que pueden ser motivo de duda. Una de ellas es la viabilidad económica del metaverso porque, no nos confundamos, esto puede ser una revolución tecnológica que va a cambiar las vidas de muchas personas en todo el mundo, pero la cosa en realidad va a ofrecer productos y servicios que den beneficios. Teniendo en cuenta lo ambicioso de las ideas presentadas por Zuckeberg y su equipo, no parece que sea algo fácil de desarrollar y llevar a las vidas de miles de millones de personas.

Meta cuenta con un buen punto de partida. La compañía destaca como un servicio prioritario para usuarios y negocios de todo tipo. Solo hay que ver el desastre que supuso para muchas empresas el apagón experimentado por Facebook recientemente. Esto ha llevado a Zuckerberg a hacer algo que no sea una simple app. Quiere construir el escenario, imponer sus reglas y disfrutar de ser el propietario de la tecnología de consumo masivo necesaria para desarrollar el metaverso. Sabe que solo controlando el metaverso y siendo el propietario de la tecnología o aquel que establece las reglas del juego puede desarrollar el proyecto con total garantía de éxito.

De momento, hace unos días se anunciaba que los dispositivos Oculus Quest -las gafas de realidad virtual de Facebook- pasan a llamarse Meta Quest en el proceso de cambio de nombre de la compañía de Zuckerberg, que estudia maneras de permitir iniciar sesión en Oculus con otras cuentas.

Los dispositivos Oculus Quest ahora se llaman Meta Quest. (Foto: Facebook)

Otro aspecto que va a resultar fundamental es el de la seguridad y la privacidad en el metaverso. Facebook ha desarrollado nuevas herramientas de seguridad y privacidad y que, con el paso de los años, ha ido construyendo un portal más seguro, pero algunos problemas recientes de seguridad pueden hacer que este aspecto provoque suspicacias y temores. «La privacidad y la seguridad deben integrarse al metaverso desde el primer día», han explicado fuentes oficiales de Facebook a organismos del Reino Unido, que, alertados por los conceptos presentados por la red social en lo relativo al metaverso, vieron en él una fuente de peligros.

Metaverso y criptomonedas

A pesar del revuelo causado por los anuncios de Zuckerberg, lo cierto es que su emprensa no ha inventado el concepto metaverso e, incluso, no va a ser la primera en implementarlo, ya que en el mundo de las criptomonedas es algo que se conoce y utiliza.

En 2017, Artur Sychov fundó el metaverso Somnium Space, uno de los mundos virtuales basados en ethereum que más intenta recrear la realidad. En este espacio se pueden comprar parcelas y edificios de manera virtual. Cada parcela es un NFT (tokens no fungibles) en la blockchain de ethereum, lo cual quiere decir que es única. Para adquirir estas parcelas se utiliza el $CUBE, que es la moneda virtual de Somnium Space.

Somnium Space, uno de los mundos virtuales basados en ethereum. (Foto: Somnium Times)

Otro metaverso es Decentraland. Su objetivo es crear un mundo virtual en el que los usuarios pueden comprar sus propios espacios (LAND), los cuales pueden personalizar a su gusto. Al contrario de lo que ocurre con el metaverso de Facebook, en el que los participantes se conectarían a través de dispositivos de realidad virtual, en el caso de Decentraland, los usuarios se pueden conectar a él a través de un ordenador.

Decentraland, basado en una blockchain, ha visto crecer el precio de su token nativo MANA en más del 400% desde el anuncio de Zuckerberg. Al día siguiente MANA registró un incremento de precio que fue desde los 0,87 dólares hasta alcanzar los 1,4 dólares, una subida del 80%. Para el día 1 de noviembre, MANA consiguió su máximo histórico sobre los 4,95 dólares.

Lo cierto es que el metaverso ha despertado el interés de muchos entusiastas del mundo de las criptomonedas, que ven en este espacio virtual un modo de desarrollo de los criptoactivos. En este sentido, un análisis publicado por el diario Financial Times destaca que los inversores en criptomonedas esperan que los NFT, que pretenden representar la propiedad de activos digitales o físicos almacenados en la blockchain, se conviertan en un componente clave de este mundo futuro, junto con la criptomoneda utilizada para pagarlos. En este sentido, recuerda que los NFT que representan parcelas de tierra virtual en el metaverso ya se han vendido por cientos de miles de dólares en criptomonedas.

Este es solo el principio y, aunque hay quien se muestra escéptico a la hora de ver la utilidad de las criptomonedas en el metaverso -¿para qué pagar con criptomonedas si se puede pagar con dinero real?, argumentan- lo cierto es que el desarrollo del metaverso puede abrir un amplio campo de desarrollo para el dinero digital.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments