Connect with us

Economía

Una difícil papeleta para el Banco Central Europeo

El BCE se reúne mañana en un encuentro de transición, pero con importantes cuestiones a tratar

Mañana se reúne el Comité de Gobierno del BCE con muchos problemas sobre la mesa. (Foto: Freepink)

Redactor de Economist & Jurist

Tiempo de lectura: 4 min



Economía

Una difícil papeleta para el Banco Central Europeo

El BCE se reúne mañana en un encuentro de transición, pero con importantes cuestiones a tratar

Mañana se reúne el Comité de Gobierno del BCE con muchos problemas sobre la mesa. (Foto: Freepink)



El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo va a mantener mañana una reunión que está considerada como un encuentro de transición y de preparación de la importante cita prevista para el mes de diciembre. En ese momento, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, tendrá que informar sobre cómo se va a llevar a cabo la retirada del plan de compras de activos, el principal elemento puesto en marcha por la institución para hacer frente a los efectos de la crisis. Además, está previsto que el BCE actualice sus previsiones macro y aportará sus primeras estimaciones de crecimiento de crecimiento e inflación para 2024.

En la última reunión del Consejo de Gobierno de BCE se decidió reducir el ritmo de compras mensuales de bonos dentro del Pandemic Emergency Purchase Programme (PEPP), aunque no se sustantivaba su cuantía. Asimismo, se decidió mantener el actual ritmo de compras de 20.000 millones de euros del programa de compras de activos (APP).



El banco también revisó al alza las previsiones de crecimiento e inflación para la Eurozona. Preveía un crecimiento anual del PIB real del 5,0% en 2021, 4,6% en 2022 y 2,1% en 2023. En comparación con las proyecciones de junio, la perspectiva mejoró para 2021 y prácticamente no cambió para 2022 y 2023.

Por lo que respecta a inflación, las proyecciones realizadas en septiembre apuntaban a un incremento de los precios anual del 2,2% en 2021, del 1,7% en 2022 y del 1,5%en 2023, lo que representa una revisión al alza en comparación con las proyecciones de junio.

En poco más de un mes, algunas de estas previsiones se han visto superadas por una realidad que viene cargada de muchas malas noticias y no pocas incertidumbres. Esto hace que la reunión de mañana haya ganado en interés, dado que el BCE va a tener la oportunidad de, si no aclarar del todo su postura sobre determinadas cuestiones, sí dar pistas acerca de sus previsiones y actuación para el futuro.

Inflación desbocada

La inflación se presenta como uno de los temas estrella. Hasta el momento, en el BCE se mantiene en la idea de que el alza de la inflación es una transitoria. El problema es que nadie se atreve a cuantificar esta transitoriedad. El caso es que, lejos de arreglarse, el problema va a más. Incluso la Reserva Federal de Estados Unidos ha tenido que reconocer que el episodio de altos precios se va a mantener en el tiempo más de lo previsto.

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo. (Foto: BCE)

Los precios de la zona euro han crecido en septiembre el 3,4%, la mayor tasa desde septiembre de 2008, fruto del incremento de los precios de la energía y de los problemas de suministro. Dado que, de momento, no hay visos de que los problemas que están tirando de la inflación vayan a ser solucionados a corto plazo (más bien lo contrario), podríamos tener inflación alta para rato y, desde luego, se antoja muy difícil que la previsión del 2,2% de inflación este año se pueda cumplir. Esto no es bueno, no solo por lo que representa para la economía doméstica, sino porque está tensionando el mercado de deuda, que ha experimentado un incremento de la rentabilidad de los bonos a 10 años.

El rendimiento del bono alemán ya llegó a marcar el pasado 12 de octubre el -0,0859%, máximos desde mayo de 2019. Ayer su cotización alcanzó el -1,12%, el mayor nivel desde mayo de este año. Este problema se está reproduciendo en la deuda soberana a una década de otros países de la Unión Europea.

¿Subida de tipos?

La cuestión ahora es qué va a hacer el BCE al respecto. Lagarde aseguró el pasado mes de julio que “el objetivo no es mantener los tipos bajos, sino alcanzar el objetivo de inflación”. La posibilidad de subir tipos estaba totalmente descartada hace un mes. De hecho, el BCE mantuvo el precio del dinero en la última reunión del Consejo de Gobierno. Sin embargo, ahora no suena como algo descabellado.

La solución de la subida de tipos puede ser pan para hoy y hambre para mañana. En teoría, tipos de interés más altos ayudarían a contener algo los precios, aunque habría que ver la efectividad de la medida si no se atacan las causas que están disparando la inflación. Sin embargo, los tipos más altos pueden ralentizar la salida de la crisis al encarecer el crédito.

En este sentido, hay que tener en cuenta que, como ya se ha comentado, el Consejo de Gobierno del BCE anunció la reducción del programa de ayudas dentro del PEPP. Un mes después, ¿podrá mantener esta previsión?

El Banco de España, el Instituto Nacional de Estadística y varios organismos privados han recortado significativamente las previsiones de crecimiento de España. La economía de la locomotora económica europea no está mucho mejor.

El Gobierno de Alemania ha rebajado su previsión de crecimiento para este año. (Foto: Freepik)

El Gobierno de Alemania ha revisado a la baja sus estimaciones de crecimiento para el PIB de 2021 desde el 3,5% al 2,6%. Según el ministro de Economía, Peter Altmaier, el Gobierno alemán espera que el crecimiento del PIB sea del 4,1% en 2022 frente a la estimación actual del 3,6%. En lo que hace referencia a la inflación, y siempre según Reuters, el gobierno de Alemania espera que esta variable se sitúe en el 2,9% en 2021, para bajar hasta el 2,2% en 2022 y hasta el 1,7% en 2023.

“El Gobierno de Alemania se anticipa al proceso de revisión a la baja del crecimiento de la mayoría de las economías de la Eurozona que esperemos se inicie en breve”, señalan en Link Securities. “La crisis energética, la inflación descontrolada y los problemas de suministros que están limitando las producciones de muchas fábricas de la región van a forzar a las instituciones y a los Gobiernos de la región a revisar sus estimaciones de crecimiento para 2021 a la baja. El problema es que la mayoría de los presupuestos nacionales se han hecho tomando como base cifras del PIB de 2021 que no se van a alcanzar”, señalan en esta agencia.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments