Connect with us

Noticias Jurídicas

En Singapur se castigará con cárcel la difusión de noticias falsas

AUTOR
Redacción editorial
Tiempo de lectura: 2 min

Publicado

El Parlamento de Singapur aprobó un proyecto de ley que penalizará la difusión de noticias falsas a través de internet con penas de hasta diez años de cárcel, pese a las críticas de opositores y activistas que lo consideran un ataque a la libertad de expresión.

Compañías tecnológicas como Google y Facebook también han mostrado su recelo ante la propuesta, que se prevé se comience a aplicar antes de final de año.

La nueva normativa, que permite al gobierno exigir correcciones, eliminar contenidos o censurar portales sin supervisión judicial, logró el apoyo de la mayoría de los diputados del Legislativo tras dos días de debate que terminaron anoche.

El ministro de Interior, K. Shanmugam, dijo que la ley pretende evitar que contenidos falsos se hagan virales y causen un daño incalculable, pero rechazó que esta dé demasiados poderes a las autoridades.

«No hay ningún tipo de provecho, incluido el político, en intentar permitir que estas mentiras proliferen. Dañaría nuestras instituciones y sinceramente ningún partido político podría beneficiarse de ello», dijo Shanmugam según recoge el diario The Straits Times.

La propuesta de ley deja al gobierno la decisión sobre qué información es catalogada como «falsa» en base a dos criterios: cuando difunda una declaración o comunicado falso; y cuando esta acción se considere de interés público.

La ley, que según las autoridades no atañerá a opiniones, críticas, sátiras o parodias, prevé una pena máxima de diez años de prisión y multas de hasta un millón de dólares singapurenses (737.800 dólares estadounidenses o 658.600 euros).

La oposición, que cuenta con nueve de los 101 escaños del Parlamento, denunció que la ley concede «poder absoluto» al ministro para decidir qué contenidos son falsos y qué castigo administrar, y que la definición de falsedad es demasiado vaga y ambigua.

«La intensidad del debate en las últimas semanas ha puesto de relieve la necesidad de una consulta pública completa y transparente. Nos preocupa que esta ley perjudique la libertad de las personas para expresarse en internet», señaló a Efe un portavoz de Google, empresa que asegura estar «comprometida a trabajar junto a los legisladores» ante los retos que supone la desinformación.

Por su parte, Simon Milner, vicepresidente de Políticas Públicas de Facebook para Asia-Pacífico, expresó en un comunicado enviado a Efe «la preocupación frente a ciertos aspectos de la nueva ley que garantizan amplios poderes al Ejecutivo de Singapur para obligar (a Facebook) a eliminar el contenido que ellos consideren falso e impulsar una notificación del gobierno a los usuarios».

La medida también fue criticada por organizaciones de defensa de los derechos humanos, como Human Rights Watch, que a través de su subdirector en Asia, Phil Robertson, calificó su aprobación como «un desastre».

«Es un desastre para la libertad de expresión online de la gente corriente de Singapur y un golpe a la independencia de muchos portales de noticias en los que estos confían para tener noticias reales de su país más allá del filtro del partido gobernante», dijo Robertson en un comunicado.

El director de Amnistía Internacional para Asia Oriental y Suroriental, Nicholas Bequelin, añadió que la ley dará más poder a las autoridades para reprimir a sus críticos.

«Dado el notorio historial de Singapur de censurar las críticas al gobierno (…) los singapurenses tienen razones para temer que esta ley esté diseñada para amordazar la libertad de expresión en internet», dijo.

El primer ministro Lee Hsien Loong la defendió entonces al calificarla de necesaria para proteger la multiculturalidad de Singapur.

Singapur, uno de los países más prósperos del mundo, ejerce un férreo control sobre los medios de comunicación y se sitúa en el puesto 151 de 180 en el índice de libertad de prensa de Reporteros sin Fronteras.



Formación Economist & Jurist