Connect with us

Derecho inteligente

Lawyer dresscode (II): el cuello de camisa, elemento distintivo de nuestro atuendo



Uno de los elementos más importantes de la camisa es su cuello, ya que dice mucho del estilo de quien viste dicha prenda. Por otra parte, no todos los cuellos de camisa son para todos los rostros, esto es, el cuello de camisa ejerce como elemento estético ya que puede potenciar o minimizar los rasgos del hombre.

Por explicarlo de un modo visual: si nuestro rostro es un lienzo, el cuello de la camisa que llevamos es su marco…si lo imagina seguro que ahora empieza a preocuparse más por saber cuál es el cuello de camisa que más le favorece.

Básicamente, diferenciamos dos tipos de camisa: la de vestir y la deportiva. El primer caso se relaciona con corbata y chaqueta en situaciones formales; el segundo, en un contexto mucho más distendido y con atuendos más relajados. En este artículo trato el primer caso, que se complementará con una próxima publicación sobre los diferentes puños que existen.





En la camisa de vestir existen una gran variedad de cuellos algunos de los cuales suponen una pequeña variación con respecto a los principales tipos de cuello que aparecen en las fotografías. Respecto a los nombres, algunos están estandarizados, pero hay casos en los que un mismo cuello recibe varias denominaciones en diferentes países. Es importante saber que un cuello de camisa se compone por el “pie”, esto es, su base, y las “palas” (que acaban en los “picos o puntas”); según la forma de estas, principalmente, el cuello recibe un nombre u otro.





El cuello inglés. Este cuello y el francés son los más comunes, y con ello pierden exclusividad. Aporta esbeltez y altura por sus líneas verticales.

El cuello francés. Al igual que el anterior, aporta esbeltez por sus líneas verticales.

El cuello italiano. Muy similar al cuello Cutaway, se caracteriza por ser de corte abierto. Al tener líneas horizontales, aporta amplitud. En el caso que se muestra en la foto su abertura es menor de lo habitual en el cuello italiano. De modo general, en este cuello los dos picos llegan a configurar una línea horizontal, aunque no existe consenso sobre el grado de abertura que debe tener.

El cuello de botón. Este cuello es de estilo casual y, por tanto, no debería aparecer en esta tipología. Lo añado para subrayar que, a tenor de las normas de estilismo, no está bien visto llevarlo con corbata en España y otros países europeos.

El cuello de pajarita. Por sus líneas ascendentes, aporta esbeltez. Es el cuello apropiado cuando se viste esmoquin.

El cuello club. Su peculiaridad es que tiene las puntas redondeadas. La curva que dibuja puede ser más o menos pronunciada. Debemos tener cuidado con la forma u arco de la curva, ya que podemos llevar un cuello de aspecto femenino e, incluso, infantil.

Con una correcta elección de colores y formas podemos disimular inestetismos como una gran papada o una prominente nuez, entre otros. Sin ir más lejos, una buena relación entre el cuello de la camisa y el rostro de quien lo viste puede hacer más esbelta una cara ancha, o bien encoger un rostro alargado. Y para ello es aconsejable recurrir a la sastrería y camisería a medida.

DESTACADO:

  • Si nuestro rostro es un lienzo, el cuello de la camisa que llevamos es su marco
Sobre el autor:  Justo Grau Sartorial es asesor en comunicación, imagen y protocolo. Creador de la firma Justo Grau Sartorial.
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *