Connect with us

La firma

Mujeres líderes en la abogacía española: Nieves Briz, Socia Directora en Dentons Barcelona



La abogacía no es ajena a las dinámicas sociales. Por ello, y ahora más que nunca, nosotros los letrados y el resto de la sociedad estamos interesados en conocer cuál es la situación actual de la mujer dentro de la abogacía

Preguntamos a Nieves Briz, Socia Directora de Dentons en Barcelona. Consejera. Presidenta de IWF Spain. Miembro de la junta directiva de ACG Barcelona. Miembro del SyC Advisory Board Women Legal Practice de Seeliger y Conde.





Nieves Briz

P.- ¿Cómo has visto la evolución de la mujer abogada en el sector legal desde que comenzaste tu carrera profesional? 

R.- En las últimas décadas la mujer abogada ha alcanzado cada vez más reconocimiento tanto en el ámbito corporativo como en el judicial, pero ello ha implicado un gran esfuerzo personal y laboral, así como cierta dosis de rebeldía para contrarrestar ciertas actitudes, mentalidades y situaciones no justificadas en un entorno profesional, dónde el criterio que debe imperar es el de la meritocracia. Aún recuerdo mis inicios, en que habitualmente asistía a reuniones donde era la única mujer en un mundo fundamentalmente masculino. Eso afortunadamente ha ido cambiando. Sin duda, la evolución ha sido positiva, pero aún quedan muchos retos y debemos ser ambiciosos para mejorar una problemática que, en mi opinión, no es solo una cuestión femenina, sino una cuestión social. A pesar de que las mujeres representamos, según datos publicados, una mayoría en el número de graduados, obtenemos mejores calificaciones y dominamos idiomas, la presencia de mujeres en la cúpula de despachos, en general, es testimonial.

“Ha implicado un gran esfuerzo personal y laboral, así como cierta dosis de rebeldía para contrarrestar ciertas actitudes”

P.- ¿Qué factores crees que han hecho que mejore el papel de la mujer en el sector legal? 





R.- En primer lugar, ellas mismas. La mejora del papel de la mujer en el sector legal es fruto de mucho esfuerzo, exigencia, constancia y equilibrio para gestionar la vida personal y profesional. En segundo lugar, el propio mercado legal, dónde cada vez es más habitual que nuestros clientes exijan diversidad en los equipos cuando solicitan una propuesta de servicios y ello, no por “moda”, sino porque son conscientes que la diversidad enriquece los equipos y por ende, la calidad de los servicios. Por último, los propios despachos han acelerado sus políticas de diversidad, algunos por convencimiento de que debería ser la aspiración, otros por las propias exigencias del mercado.

“La mejora del papel de la mujer en el sector legal es fruto de mucho esfuerzo, exigencia, constancia y equilibrio para gestionar la vida personal y profesional”

P.- ¿Cómo ves a la nueva generación de mujeres abogadas? 

R.- Las veo muy bien preparadas y con oportunidades que deberían aprovechar siendo proactivas. Si algo he aprendido a lo largo de mi carrera profesional, es que es mejor tomar la iniciativa que lamentarse esperando a que sean otros o el propio sistema el que actúe. La complementariedad entre hombres y mujeres es una realidad, no una quimera, la diversidad en los equipos es claramente enriquecedora, ya que cada uno aportamos aptitudes y formas de abordar cada asunto de forma distinta. Es precisamente esa doble visión la que nos hace mejores. Hombres y mujeres somos complementarios y ni la sociedad ni las compañías pueden permitirse el lujo de no aprovechar al máximo todo el talento.

“Es mejor tomar la iniciativa que lamentarse esperando a que sean otros o el propio sistema el que actúe”