Connect with us

Noticias Jurídicas

Optimice los procesos de su empresa o despacho de abogados: formación a coste cero a través de FUNDAE

Tiempo de lectura: 3 min

Equipo de redacción de Economist & Jurist.

Publicado




¿Cuántas veces te has parado a observar el funcionamiento de una determinada actividad (farmacias, despachos de abogados, cafeterías, supermercados, asesorías etc.), pensando en todos los cambios que implementaría para mejorar el proceso, conseguir ser más eficiente, reducir tiempos de entrega, ganar en productividad y alcanzar mejores resultados que la competencia?

Cuando es con terceros parece muy sencillo identificar aquellas áreas de mejora que les permitirían conseguir todos sus objetivos, pero cuando se trata de uno mismo o de nuestro ámbito profesional, esta labor se complica.



En ese sentido, surge la metodología “Lean Six Sigma”, cuyo objetivo no es otro que el de mejorar los procesos, con el propósito de incrementar la rentabilidad y productividad de estos.

Para entender la citada metodología, primero es necesario comprender sus conceptos por separado: “Lean” es una filosofía de trabajo que tiene como objetivo la eliminación de los desperdicios en una empresa y la eliminación de los procesos que no agregan valor al cliente; y “Six Sigma” es una metodología de trabajo que se trata de un conjunto de buenas prácticas creadas para optimizar el desempeño de los procesos, por medio de la eliminación de los defectos e inconformidades, considerando las especificaciones de la empresa.

Por tanto, la unión de ambos métodos, “Lean” y “Six Sigma”, proporciona diversos beneficios para el negocio, ya sea en la producción o en el resultado final. En concreto, se logran procesos más eficientes y eficaces, aumenta la calidad de los productos y servicios ofrecidos, se eliminan los desperdicios y actividades que no agregan valor al resultado final, se reducen los tiempos y costes operativos y se acentúa la satisfacción de los clientes.

¿Cómo aplicarlo a su empresa?

Para implementar esta metodología es necesario considerar cinco pasos:

  1. Definir: En esta primera fase se deben definir los objetivos del proyecto, los miembros de los equipos de trabajo y las condiciones del problema. Se deben tomar en cuenta los recursos necesarios para dar solución a cada obstáculo.
  2. Medir: Se tiene que evaluar el desempeño del proceso que se busca renovar y mejorar. Existen dos objetivos principales en esta fase: recoger datos que permitan cuantificar el problema e identificar las causas reales del mismo.
  3. Análisis: Se estudia la información sobre los resultados actuales e históricos. Tras ello se podrá descubrir la causa raíz del problema a enfrentar, así como establecer relaciones causa-efecto.
  4. Mejora: Posteriormente al análisis de las relaciones causa-efecto, se realizará predicciones, las cuales, finalmente, conllevarán a la generación de soluciones para el mejoramiento de los distintos procesos.
  5. Control: Tras validar el funcionamiento de las soluciones, se procede a la implementación de controles que aseguren la prolongación efectiva del proceso.

Papel de Executive Economist & Jurist 

Desde E&J Executive, como centro formador y certificador de CertiProf para la metodología “Lean Six Sigma”, le ayudamos a poner en marcha el proyecto de formación para su empresa. Más aún, le auxiliamos a diseñarlo haciendo un estudio de las necesidades existentes.

Nuestros consultores formativos analizan sus necesidades, definen los objetivos de la formación y el colectivo destinatario, otorgando una solución formativa a medida con un enfoque pedagógico y metodológico moderno y adaptado a las necesidades reales.

Asimismo, por medio de nuestro experimentado servicio de formación a medida bonificable a través de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE), ofrecemos a las empresas el diseño, planificación, desarrollo y seguimiento de Programas In-Company del más alto nivel, tanto por sus contenidos innovadores como por la flexibilidad de sus formatos.

Es preciso recordar que las empresas españolas pueden hacer uso de los importes abonados a la Seguridad Social el año anterior, reinvirtiéndolos en formación para sus empleados a coste cero, esto significa que los empleados de las empresas pueden formarse sin coste ni para él ni para la empresa en que trabaja.

Comentarios