Connect with us

Noticias Jurídicas

Ospina: “Es increíble que las leyes y el Código Penal vayan detrás del delito y no al revés”

Equipo de redacción de Economist & Jurist.

Tiempo de lectura: 5 min

Publicado




Abogado penalista, se define como uno más, pero su forma de ejercer el derecho penal no deja indiferente a nadie. Cercano, didáctico y conciliador, quienes le conocen lo dejan claro: “Ospina es un abogado atípico, reuniones, juicios o pactos son necesarios siempre con los clientes en su centro”.

Juan Gonzalo Ospina (Foto: Dondyk + Riga)



A sus 34 años ha ganado diferentes recursos ante el Tribunal Supremo, la Audiencia Nacional o Tribunales de instancia. Juan Gonzalo Ospina comenzó el ejercicio profesional hace 10 años y pese a considerarse un “abogado de toga” de los que defienden la verdad sea el delito que sea, su despacho penalista Ospina Abogados se ha especializado como un referente en la actualidad del Derecho Penal económico.

Un abogado atípico. No es el clásico abogado que te recibe en una oficina llena de títulos y libros, sino en un espacio diáfano de 300 metros cuadrados en pleno corazón del barrio de Salamanca en Madrid. Su despacho personal goza de un par de sillas y unos sofás, con imágenes del Rey o de su hija de 2 años, ya que para Ospina “el derecho penal, toca la esencia del ser humano por ello preferimos hacer sentir a nuestros clientes como en casa“.

Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE), cuenta con un postgrado en liderazgo y gestión pública del IESE, máster en derechos humanos y máster en derechos fundamentales por la UNED. Apasionado del derecho penal, sus clientes muestran admiración en las redes sociales y foros de internet, en los que se mueve como pez en el agua.

Pero si algo ha permitido crecer a Ospina Abogados ha sido su forma de ejercer el derecho penal: “en Ospina Abogados, todo tiene que funcionar como un reloj suizo, desde la primera personación en el juzgado, al estudio jurídico del caso, la búsqueda del derecho y su aplicación al hecho, aprendiendo de nuestros errores y mirando con humildad los aciertos para seguir mejorando“, refiere Juango, como es conocido Juan Gonzalo, por su círculo más cercano. Desde que en 2016 se creara la marca “Ospina Abogados especialistas en derecho penal”, el despacho ha tenido una prioridad: cuidar y proteger a sus clientes, verdadero y único motor, de su crecimiento. Para Ospina: “Se pueden ganar y perder los casos, pero no podemos perder la confianza de nuestros clientes”.

¿Hacia donde va el derecho penal?

El derecho penal está en auge, ocupa titulares y portadas, pero sinceramente creo que no goza de la importancia que se merece en la agenda política. Siempre se dice que el derecho penal debería ir por delante del delincuente. Pero en el mundo digital actual eso no es así. Hoy existen dos grandes retos: los peligros para la intimidad y el honor de las personas con el uso de las redes sociales y las cuentas fake, algo que es increíble que no sea un delito. Hay peligros relacionados con la pornografía para menores, peligros económicos con las estafas y páginas webs fraudulentas, hay peligros con la facilidad de usurpar los datos de una persona, abrir prestamos online sin conocimiento del titular, etc.

Juan Gonzalo Ospina (Foto: Dondyk + Riga)

Su despacho está especializado en delitos económicos. ¿Está preparado el derecho penal para los nuevos delitos económicos?

En una sociedad que progresa como la española el penal económico (estafas, delitos fiscales, delitos Societarios) está en auge. El problema es que los delitos económicos van muy delante de las leyes. Tenemos un proceso penal que no es ágil, no es capaz de bloquear cuentas bancarias de manera urgente, no es capaz de investigar con agilidad por falta de herramientas y de medios económicos. Eso unido a la profunda inseguridad jurídica que existe en España, encontrándonos con sentencias dispares en diferentes procesos penales, hace que ser investigado en un proceso penal no sea una cuestión baladí. El reto es buscar cómo adaptarse a las nuevas figuras criminales de una sociedad avanzada.

¿Se podría decir que hoy más fácil delinquir que antes?

No es que sea fácil o difícil. Producir un delito siempre es algo inusual. Lo que es fácil y es triste es la posible impunidad en el delincuente y eso sí que es un problema. Tenemos una ley criminal de 1882 y las reformas que se plantean no van en la línea de mejorar la vida de los ciudadanos sino en que los dirigentes políticos aglutinen y controlen la investigación penal acaparando más poder. Se plantea, por ejemplo, que la investigación la haga el fiscal y no el juez instructor, y la verdad es que quien investiga es la policía. 

¿Por qué ser abogado penalista y cómo defender a un culpable?

A todos los abogados que trabajan en Ospina Abogados nos apasiona el derecho penal, la defensa de la libertad y la búsqueda de la verdad. Nos hieren las injusticias y somos amantes de la legalidad. Nunca nos hemos planteado no ser penalistas. Y sobre la pregunta de defender a un culpable, ¿cómo saber lo que realmente ha ocurrido? Muchas veces emitimos juicios de valor previos al juicio oral. Pero no podemos aceptar los hechos de la acusación o de la fiscalía simplemente porque así lo consideran. Por ello, el abogado penalista es fundamental primero porque todo el mundo tiene derecho a una defensa con garantías, y segundo, porque hemos de estar a la búsqueda de la verdad y, con ello, averiguar lo que realmente ha ocurrido.

¿Qué es lo que más disfruta de la profesión?

Todo. Escuchar a los clientes cuando entran por la puerta del despacho. Detrás de un expediente siempre hay una vida humana y eso nos apasiona. Nos apasiona pensar que con nuestro trabajo podremos escuchar, ayudar y defender los derechos de esa persona que confía en nosotros. Pero también nos gusta el estudio jurídico de cada caso, poder analizar si hay caso o no, la investigación penal y finalmente, como no, el juicio oral. En definitiva, ser cómplices en el ejercicio de impartir justicia. 

Juan Gonzalo Ospina (Foto: Dondyk + Riga)

Sale a diario en numerosos medios. ¿Se considera uno de los mejores abogados de España?

Indudablemente no. Los mejores son los que ganan a diario sentencias en silencio, en el Tribunal Supremo, Audiencias Provinciales o Juzgados Penales, a la sombra y sin focos, defendiendo la verdad. Porque la jurisprudencia la hacen los abogados. Detrás de una sentencia, siempre existe un recurso, un abogado que ha estudiado y redactado los últimos argumentos jurisprudenciales para convencer al Tribunal. A mí particularmente me queda mucho por aprender y en Ospina Abogados nos queda aún mucho por mejorar en esa búsqueda constante de la excelencia procesal. 

Ospina, ¿cuál cree que es la clave del éxito de Ospina Abogados? 

Creo que no hay una sola clave del éxito sino un cómputo de cosas que se hacen bien. Intentamos trabajar hasta el final cada caso de nuestros clientes, cuando nos contrata un cliente nuevo, empatizamos con él y su problema. Eso implica ir hasta el final con su caso. Por ello, considero que una de las claves más importantes del éxito en el derecho penal, es cuidar a nuestros clientes, con sinceridad, ética y honestidad.

Ospina Abogados consolidó el crecimiento que llevaba teniendo en los últimos años, siendo en 2020 un referente dentro de los mejores del derecho penal por sus casos de éxito. Entre los más importantes destacan la absolución de una querella por cientos de miles de euros para un administrador societario o el archivo de una estafa online de más de un millón de euros, así como otros procesos penales relacionados con los delitos contra el patrimonio o delitos económicos.
Comentarios