Connect with us

La firma

Sharon Izaguirre (Deloitte): “Hay que transgredir los límites o barreras que nosotras mismas podamos llegar a visualizar”

Tiempo de lectura: 4 min

Equipo de redacción de Economist & Jurist.

Publicado




La abogacía no es ajena a las dinámicas sociales. Por ello, y ahora más que nunca, nosotros los letrados y el resto de la sociedad estamos interesados en conocer cuál es la situación actual de la mujer dentro de la abogacía.

Preguntamos a Sharon Izaguirre Gómez, Socia Responsable de Corporate-M&A en Deloitte Legal. Sharon es licenciada en Derecho y Económicas por la Universidad de Deusto, Máster en Asesoría Jurídica de Empresas por el Instituto de Empresa de Madrid. Es Solicitor of England & Wales por el College of Law Británico.



Sharon Izaguirre

P.-¿Cómo has visto la evolución de la mujer abogada en el sector legal desde que comenzaste tu carrera profesional?

R.- Recuerdo que cuando empecé, hace más de una veintena de años atrás, la mayoría de la promoción, tanto de la carrera, como de las incorporaciones en esta profesión, éramos mujeres. Hoy en día, con estadísticas similares en términos cuantitativos durante los inicios y puestos intermedios en el mundo del derecho (donde el 54% somos mujeres), varias de aquellas mujeres principiantes ostentamos posiciones de responsabilidad y, ello, sin duda, pone de manifiesto que ha habido evolución.

Sin perjuicio de ello, el hecho de que sigamos preguntándonoslo, así como el dato de que nos planteemos la pregunta distinguiendo en términos de liderazgo masculino o femenino en este sector, al mismo tiempo denota que, no obstante del avance, sigue habiendo mucho recorrido. Hay un punto muy importante que no debemos olvidar, y es que gran parte de esta evolución o proceso de cambio, depende, en mayor o menor medida, no sólo de las organizaciones, empresas o despachos de abogados en el sector legal, sino también de las propias personas o profesionales que lo integran. A modo de ejemplo del camino que queda por recorrer, de ese 54% en posiciones intermedias a cargo de mujeres, sólo un 19% alcanzan la posición de socias en despachos de abogados. Soy de la opinión de que, por un lado, hay que confiar, transgredir los límites o barreras que nosotras mismas podamos llegar a visualizar o autoimponernos y, por otro, ser regidos todos en condiciones de igualdad, en el más amplio sentido de la palabra.

“No obstante del avance, sigue habiendo mucho recorrido”

Deloitte Legal es una buena muestra de la apuesta por el talento, donde el pasado día 30 de octubre recibimos el Sello de Buenas Prácticas en Igualdad entre Hombres y Mujeres en el ejercicio de la Abogacía que otorga el ICAM, reconociendo nuestro firme compromiso con la igualdad y el valor excepcional que aporta esa igualdad en el ámbito personal y profesional. El entorno puede llegar a condicionarte, aunque, a su vez, tu entorno, realidad o aspiración, puede contribuir a desarrollar tu máximo potencial. La evolución depende tanto de nosotras mismas, como de “Los Otros”, dicho en términos cinematográficos. Ambos mundos, si es que los hubiera diferenciados, han de integrarse para ser uno único regido por reglas meritocráticas de igualdad.

P.- ¿Qué factores crees que han hecho que mejore el papel de la mujer en el sector legal?

R.-Las estadísticas siguen estando ahí. No obstante, lo cual, la preparación, el tesón, la oportunidad, la preocupación por la retención del talento, la flexibilidad, así como una mayor visibilidad han contribuido a esa mejora. Detrás de toda apuesta por el liderazgo, hay un voto de confianza de alguien que se la juega por ti. A este respecto, hablamos de personas, hablamos de profesionales, en lugar de hombres y/o mujeres, todos ellos con propósito, visión y cierto grado de sacrificio. A estas alturas, no creo que ninguno de los puestos de liderazgo en esta o en otra profesión sean ocupados por profesionales que no hayan demostrado o merecido su valía con independencia del género, carisma, altura, imagen o timbre vocal. Es una cuestión de corresponsabilidad entre todos, un alto grado de confianza, un justo propósito y un mar de mérito. No hay mayor secreto, aunque nadie dijo que fuera a ser fácil.

“A estas alturas, no creo que ninguno de los puestos de liderazgo en esta o en otra profesión sean ocupados por profesionales que no hayan demostrado o merecido su valía”

P.- ¿Crees que todavía queda mucho para que se alcance una igualdad total? 

R.- Concibo la igualdad en sentido meritocrático. Así lo vivo y experimento a diario en mi entorno profesional en Deloitte Legal, así como en el ámbito personal. Tu entorno es el que te marca tu perspectiva de realidad y opinión. Mi realidad es igualitaria. La aspiración que deseo y proyecto para el mundo en general, aquella que no necesita de género, ni de terminaciones en las definiciones o nomenclaturas. El mundo legal es una profesión, divertida e ilusionante, pero a la par dura y sacrificada. Como tantas otras. El día que hablemos en términos de liderazgo sin ponerle apellido o calificación habremos dado el salto definitivo. Depende de todos nosotros, como sociedad, profesión y medio de desarrollo. Depende, asimismo, de nosotras, como sana ambición individual, aspiración y campo abierto de juego. Las barreras, por definición, están hechas para ser derribadas.

“La aspiración que deseo y proyecto para el mundo en general, aquella que no necesita de género, ni de terminaciones en las definiciones o nomenclaturas”

Comentarios