Connect with us

Noticias Jurídicas

Traducciones jurídicas y juradas: ¿Cuál es la diferencia?

AUTOR
Redacción editorial
Tiempo de lectura: 4 min

Publicado

Es verdad, sus denominaciones son tremendamente parecidas. Pero las traducciones jurídicas y juradas son dos realidades muy distintas. Y, sorprendentemente, no es algo que la gente suela saber.

Las traducciones jurídicas y juradas no son lo mismo

Durante los ya casi diez años de experiencia ofreciendo ambos servicios de traducción, hemos vivido situaciones de sobra para sustentar dicha afirmación. Creemos que ha llegado el momento de cumplir con nuestro deber profesional y esclarecer toda esta cuestión.

¿Qué son las traducciones jurídicas y juradas? ¿Cómo se pueden diferenciar ambos servicios? ¿Cuáles son las características de cada uno? ¿Qué finalidad tienen? En este artículo hablaremos de todo esto y más. Y descubriremos, de una vez por todas, por qué las traducciones jurídicas y juradas no son lo mismo.

¿Qué son las traducciones jurídicas?

Las traducciones jurídicas son servicios de traducción especializados estrictamente en el ámbito legal y del derecho. ¿En qué nos basamos para afirmar que se trata de un servicio especializado? Son varios los factores que tenemos en cuenta.

La jerga jurídica

Las traducciones jurídicas pertenecen a un ámbito con una terminología muy específica. Gran parte de la posible validez o del alcance correcto del fin de un documento jurídico se basa en el uso de la terminología adecuada. De hecho, la terminología puede delatar a un profesional inexperto con una rapidez asombrosa, y restar credibilidad a una traducción que, de fondo, puede ser correcta.

El estilo en los textos jurídicos

El propio estilo supone un factor importante en las traducciones jurídicas; presenta una idiosincrasia tan particular, repleta de construcciones, estructuras y usos característicos, que solo una persona experta puede llegar a dominarlo. Y únicamente dominando el indicado para cada tipo de texto del ámbito jurídico o judicial se podrán ofrecer traducciones jurídicas efectivas.

Diferencias culturales y de sistema legal

El tercer y último factor que evidencia el alto grado de especialidad de las traducciones jurídicas es el conocimiento teórico que requieren. Primero, el del idioma de origen y de llegada. Pero también el de los sistemas legales que afectan al texto. Las realidades de cada cultura y sus marcos jurídicos pueden ser muy diferentes. El profesional de la traducción jurídica ejerce la función de puente entre dos perspectivas del derecho, tanto desde un punto de vista lingüístico como de adaptación.

¿Qué son las traducciones juradas?

Las traducciones jurídicas y juradas a menudo tocan temas similares. Pero estas últimas no están limitadas al ámbito legal. Su característica distintiva no reside en la temática que tratan.

Una traducción jurada no lo es por su contenido, sino por su finalidad. Se trata de todo aquel texto que esté certificado (jurado) por su autor o autora como traducción completamente fiel del texto original. Esta es la naturaleza de la traducción jurada: la garantía de fidelidad absoluta.

Es decir, las traducciones jurídicas y juradas pueden trabajar sobre un mismo texto jurídico, pero la jurada será aquella que tenga validez legal, carácter oficial. Y, como decíamos, también puede ser traducción jurada aquella que tenga como origen documentos tan alejados del ámbito jurídico como los expedientes académicos, los historiales médicos o los registros mercantiles de empresas en proceso de exportación. Todos estos documentos requieren traducciones que den fe de la fidelidad con respecto al contenido original, sin importar cuál sea su temática.

¿Cómo adquieren su carácter oficial las traducciones juradas? Es el propio traductor profesional el que otorga validez legal a la traducción, mediante su firma y sello. Si se recibe una traducción jurada sin dichos elementos se deberá rechazar y exigir a la persona encargada de realizarla que proceda a incluirlos.

¿Quién lleva a cabo las traducciones jurídicas y juradas?

Las traducciones jurídicas y juradas deben ser realizadas siempre por profesionales de la traducción expertos en el servicio. En este sentido, son iguales a cualquier otro tipo de traducción.

Sin embargo, las personas encargadas de realizar traducciones jurídicas deben tener un conocimiento muy extenso de la terminología legal y del derecho, del estilo y el formato propios de cada tipo de documento jurídico, y de los idiomas y los sistemas legales que entran en juego en cada traducción. Esto las convierte en un servicio de traducción altamente especializado para el que recomendamos contar únicamente con profesionales que se dediquen de manera exclusiva a este tipo de trabajos.

La traducción jurada es terreno indiscutible de los traductores jurados. Estos profesionales deben pasar con éxito un examen público para conseguir el título de Traductor-Intérprete Jurado que otorga el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Solo podrán ejercer como traductores jurados certificados aquellos que hayan pasado el examen, y únicamente en aquella o aquellas lenguas para las que se hayan examinado. Eso sí, los traductores jurados no tienen por qué ser especialistas en el ámbito de cada texto que traduzcan y juren. A tener en cuenta: solamente ofrecen total garantía aquellos traductores jurados cuyo nombre esté recogido en el listado del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

¿Qué coste tienen las traducciones jurídicas y juradas?

Las traducciones jurídicas y juradas tienen un coste más elevado que otros servicios lingüísticos. Las razones son obvias, y seguro que lo comprende todavía mejor después de leer los requisitos que deben cumplir los profesionales encargados de las traducciones jurídicas y juradas.

Las traducciones jurídicas son servicios de traducción altamente especializados. Además, suelen entrar en juego en cuestiones de gran importancia, como contratos de grandes sumas o el cumplimiento de cláusulas muy específicas. En este sentido, tanto la formación que requieren como la responsabilidad que suponen las traducciones jurídicas justifican sobradamente el coste que implica su realización.

Con respecto a las traducciones juradas, lo primero que debemos tener en cuenta es lo siguiente: el traductor jurado da garantía con su nombre y sello de que el trabajo es fiel al original. Por un pequeño error, la traducción puede provocar grandes problemas, como demoras en pagos, fallos en contra en juicios, no convalidación de estudios universitarios, etc. Por eso contratan un seguro de responsabilidad civil. Parece que el coste, más elevado que el de las traducciones jurídicas, está bastante justificado, ¿verdad?

Traducciones jurídicas y juradas: Ahora ya sabe cuál necesita

Pueden parecer lo mismo, pero, tal y como hemos visto, no lo son. Las traducciones jurídicas y juradas cumplen funciones y objetivos diferentes. ¿Busca la traducción de un contrato para cerrar un acuerdo de gran importancia para su empresa, pero que no requiere de carácter oficial? En ese caso, la opción ideal es la de contar con una traducción jurídica de calidad. ¿Necesita validar su expediente académico en otro país para acceder a un puesto de trabajo? La traducción jurada es la solución que busca.

Lo más sencillo es confiar en una agencia de traducción que le escuche y atienda a sus necesidades. Con su ayuda y experiencia podrá acceder al servicio de traducción que requiere, sin tener que adentrarse en búsquedas complejas y librándose de las dudas que le pueden surgir a cualquier persona que no sea experta en el ámbito de la traducción profesional.

Esperamos que después de leer este artículo ya disponga de la información que necesita para solicitar traducciones jurídicas y juradas sin miedo a equivocarse.

 

Fuente: Alex Mallo, Head of Project Management, Ontranslation

https://ontranslation.es



Formación Economist & Jurist





Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *