Connect with us

15 falsos mitos sobre nulidad canónica

Directora del bufete Boza Rucosa, abogados matrimonialistas.

Tiempo de lectura: 6 min

Publicado


DESCARGAR EN PDF


 

La declaración de nulidad de matrimonio es uno de los procesos de la Iglesia más desconocidos para el público en general, lo que ha provocado con mucha frecuencia, que existan muchos tópicos falsos que son considerados como ciertos.



En este podcast abordaremos 15 falsos mitos sobre la nulidad canónica: Comenzamos.

MITO Nº 1
LOS PROCESOS DE NULIDAD SON MUY CAROS Y SÓLO PARA RICOS

FALSO

Es preciso desterrar este falso mito que desanima a muchos católicos a iniciar este proceso, generándoles sufrimiento, por creer que su matrimonio no puede acceder al procedimiento de nulidad canónica.
Hay costes judiciales asociados a la tramitación de nulidad,  pero es importante que quede claro que a nadie se le niega la posibilidad de solicitar la nulidad de su matrimonio, por no poder hacer frente a ella, económicamente.
Las nulidades nunca están en venta. Nadie es tratado de manera más o menos justa, en función de quienes son, o de lo que pueden pagar.

MITO Nº 2
LA NULIDAD CANÓNICA ES EL “DIVORCIO DE LA IGLESIA”
FALSO

Es un mito muy extendido que la anulación es un “divorcio, al estilo canónico” y no es así.
El divorcio civil y la anulación de la Iglesia son dos cosas muy diferentes:

1 El divorcio rompe el matrimonio; su declaración supone: la terminación del matrimonio, y el cese de sus efectos civiles. Se puede llegar con la exclusiva voluntad de uno de los cónyuges; simplemente si uno quiere divorciarse, nada se lo puede impedir.

2 La anulación supone que los esposos pasen a ser solteros. Sin embargo, no todo matrimonio puede llegar a ser nulo.
Para que sea declarado nulo, no influye la voluntad de un cónyuge ni la de los dos.
Los cónyuges pasarán a ser solteros, si en ese matrimonio se dio alguna causa de nulidad, de las tasadas por la Iglesia Católica.

MITO Nº 3
LA NULIDAD SIGNIFICA QUE EL MATRIMONIO NUNCA TUVO LUGAR
FALSO

La anulación no puede borrar la historia, y tampoco lo intenta.

La declaración de nulidad establece que, el sacramento, o los elementos necesarios para su validez: nunca estuvieron presentes en el matrimonio, y no que el matrimonio nunca se llevó a cabo.
Por tanto, el matrimonio se celebró, pero inválidamente.

MITO Nº 4
LA NULIDAD  PROVOCA QUE LOS HIJOS SEAN ILEGÍTIMOS
FALSO

La nulidad del matrimonio no afecta a la legitimidad de los hijos

La nulidad eclesiástica juzga la validez del matrimonio, y no de los hijos nacidos del mismo.
Una anulación no tiene ningún efecto sobre la legitimidad de los hijos, ni sobre otros asuntos relacionados con los hijos, como la custodia o la manutención; cuestiones que  son competencia de la ley civil

MITO Nº 5
LOS MATRIMONIOS CON MUCHOS HIJOS NO PUEDEN SER NULOS
FALSO

Que el matrimonio tenga o no hijos, no afecta a su validez o nulidad.
La Iglesia Católica considera que los hijos son una parte natural y esencial del matrimonio, Si uno de los cónyuges, antes del matrimonio,

Ya tenía una intención clara, y así lo había manifestado, de que no quería tener hijos, y por ello el matrimonio no los ha tenido: el matrimonio será nulo; porque tener hijos es una de sus cualidades fundamentales, que no puede ser excluida,
En cambio, el matrimonio con hijos, (podrá ser nulo por diversas causales), pero no lo será por haber excluido la tenencia de hijos.

MITO Nº 6
UN MATRIMONIO DE LARGA DURACIÓN NO PUEDE SER DECLARADO NULO
FALSO

La duración del matrimonio nada tiene que ver con su validez canónica. El matrimonio más duradero, no es más válido. Las causas de nulidad no dependen del tiempo que la pareja haya estado junta; sino de si se dan o no, los condicionantes y requisitos para que el matrimonio sea válido.

MITO Nº 7
EL CASADO POR CUALQUIER RELIGIÓN PUEDE VOLVERSE A CASAR POR LA IGLESIA
FALSO

Es un mito que la persona que contrajo matrimonio en una ceremonia no católica, pueda casarse de nuevo en la Iglesia Católica.
Todo matrimonio anterior, debe ser investigado y anulado, antes de que la persona pueda volver a contraer nuevo matrimonio.
Lo que realmente marca la diferencia, es el tipo de procedimiento canónico necesario para disolver el matrimonio, o declararlo inválido.
No siempre será necesario pasar por el proceso formal de nulidad.
En determinados casos, si se dan ciertos requisitos que establece la ley, el anterior matrimonio puede pasar por otro tipo de trámite administrativo ( menos complicado y de carácter breve)

Los párrocos, administradores parroquiales, defensores canónicos… deben verificar estas situaciones, para evitar la celebración inválida del matrimonio canónico, y asegurarse de que los consortes contraigan matrimonio correctamente.

MITO Nº 8
LA PERSONA DIVORCIADA ES AUTOMÁTICAMENTE EXCOMULGADA DE LA IGLESIA CATÓLICA
FALSO

Ha sido un concepto erróneo, generalizado durante años, que un católico divorciado esté “excomulgado”, es decir, que no pueda recibir los sacramentos dentro de la Iglesia.
El divorcio en sí mismo, no afecta ni altera el “status” de una persona en la Iglesia Católica
Nunca estarán excluidos de la comunidad católica; así en la reforma del Proceso Canónico realizada por el Papa Francisco, en 2015, ya indicó que la Iglesia debe acoger a los católicos divorciados, incluso viviendo una nueva relación; pues la Iglesia tiene una misión evangelizadora y de salvación de las almas.

MITO Nº 9
EL PROCESO DE NULIDAD ES UNA MERO FORMULISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA
FALSO

El procedimiento de nulidad eclesiástica no es un mero trámite burocrático.
Para verificar si un matrimonio es válido o nulo, se sigue un procedimiento serio, reglado y eficiente que protege los derechos e intereses de todos los involucrados, así como vela por la protección del Sacramento.
El tribunal se reunirá, deliberará y emitirá su decisión, fruto del análisis pormenorizado de las actuaciones procesales, que deben llevar a cada uno de los jueces a alguna conclusión.

MITO Nº 10
LAS DECLARACIONES DE NULIDAD SE OTORGAN AUTOMÁTICAMENTE
FALSO

La Iglesia católica presume que todo matrimonio: es una unión válida. Por lo que debe haber motivos suficientes para declarar lo contrario.
El Tribunal que decide sobre la validez del matrimonio, está compuesto por tres jueces y además existe la figura del defensor del vínculo (que vendría a ser el Ministerio Fiscal) , que vela por la validez del matrimonio.
Es una tercera parte del procedimiento, cualificada, que debe asegurar que el vínculo matrimonial quede protegido.
La persona que solicita la declaración de nulidad, a través de su abogado, deberá presentar todas las pruebas ( testigos, documentos, declaraciones….), y realizar todas las alegaciones necesarias para probar que el matrimonio es nulo.

MITO Nº 11
LA NULIDAD MATRIMONIAL SE OBTIENE CON MENTIRAS
FALSO

Mentir, no sólo es ilegal, inmoral y contraproducente; sino que además es absurdo; pues la realidad es muy rica, y siempre supera a la ficción.

El procedimiento de nulidad tiene cautelas para garantizar la veracidad de las pruebas,
a través de un cauce meticuloso y pautado;
Los Jueces del Tribunal deberán dictar sentencia, cuando lleguen a la certeza moral, sobre la validez o la nulidad del matrimonio.
Si hubiera sospecha de que un cónyuge ha mentido para obtener la nulidad, ésta no será declarada.
El abogado tiene obligación de obrar correctamente en el procedimiento, y en caso contrario, será expulsado del elenco del Tribunal.

MITO Nº 12
EL PROCEDIMIENTO DE NULIDAD ES EXTREMADAMENTE LARGO
FALSO

A finales del año 2015 el Papa Francisco acometió una importante reforma del procedimiento de nulidad, que lo simplificó, siendo ahora suficiente un único procedimiento de nulidad, con su única sentencia.
Cada Tribunal tiene sus tiempos, tal como pasa en los juzgados civiles; Pero podemos cifrar la duración media de un proceso de nulidad,
entorno a un año, o incluso menos, como en Cataluña.

MITO Nº 13
LA NULIDAD MATRIMONIAL SE OTORGA A UNA DE LAS PARTES Y NO A LA OTRA
FALSO

La declaración de nulidad se determina sobre el matrimonio concreto, y por ello afecta a ambas partes, tanto si el cónyuge ha estado de acuerdo o no.
La anotación de nulidad se hará en la partida de bautismo de cada consorte,
No se borrará ninguna inscripción de esos registros, sino que la celebración matrimonial seguirá anotada, pero se agregará que ha resultado nula.

MITO Nº 14
LAS PARTES Y TESTIGOS SE VEN E INTERACTÚAN
FALSO

Los cónyuges no mantienen ningún contacto, ni se ven.
La mayor parte del procedimiento, se hace por escrito, sin que tengan que verse ni cruzarse:
ni los cónyuges entre sí, ni con los testigos, ni los testigos entre ellos.
Tanto las declaraciones de los cónyuges, como las de los testigos, se hacen privada e individualmente. Se declara ante el notario o ante un solo juez; y con total intimidad y libertad de expresión. Bajo el más estricto compromiso de confidencialidad.

MITO Nº 15
LA NULIDAD MATRIMONIAL ES UNA LEGALIDAD SIN FUNCIÓN PASTORAL
FALSO

La Iglesia Católica se preocupa mucho por las personas que sufren el dolor de la ruptura o del divorcio. Por ello la función del Derecho Canónico es la salvación de las almas llamada “salus animarum”.
Aunque el proceso de nulidad es formalmente legal, la pastoral queda patente en todo el proceso, y en el trato recibido de los operadores del Tribunal, que se esfuerzan por brindar consuelo emocional y espiritual a las partes, y así me lo comunican siempre los cónyuges y los testigos, cuando han declarado. Cónyuges y testigos, siempre refieren la calidez y acompañamiento recibidos en la declaración; que a su vez, favorece el buen resultado del proceso de nulidad.

Comentarios