Connect with us

Marketing & Technology

Las nueve tendencias en Legal Tech en 2021

(Foto: Economist & Jurist)

Legal Project Manager

Tiempo de lectura: 3 min



Marketing & Technology

Las nueve tendencias en Legal Tech en 2021

(Foto: Economist & Jurist)



“¿Legal qué?” Esto fue lo que me respondió una compañera de profesión cuando le intentaba explicar a lo que me dedico. Legal Tech, le volví a decir.

“Pero eso… ¿No es solo para grandes despachos?” Fue la siguiente frase que escuché y que respondí con un rotundo no. Aquella pregunta me posicionó en la tesitura de, o bien comenzar desde el principio y detallarle qué significa el término Tech, o bien dejarlo estar y continuar mi camino.



En esa ocasión no tenía ni tiempo ni ganas de aburrir a mi querida amiga con mis cuestiones, pero como cada vez la tecnología se introduce más en nuestro sector y son muchos los profesionales que se interesan por ella quizá sea bueno que, de forma muy simple, podamos tener unas ideas mínimas de qué es, para qué sirve y quién puede utilizar Legal Tech.

En estos momentos estamos en lo que algunos llaman la Cuarta Revolución Industrial (Foto: Economist & Jurist)

Legal Tech es la abreviatura de Legal Technology (Tecnología Legal). Su literalidad lo dice todo: es la tecnología aplicada al sector legal. Dentro de este concepto se incluyen todo tipo de tecnologías que puedan ayudan a la prestación de nuestros servicios, desde las más sencillas hasta las más sofisticadas.

Aunque nunca os hayáis parado a pensarlo actualmente todos los profesionales del Derecho utilizamos Legal Tech. Pensad por ejemplo en la herramienta de gestión de expedientes que utilizáis a diario, en la plataformas de notificaciones judiciales o en la consulta de bases de datos jurídicas que realizáis on-line.

Recuerdo ahora con ternura mi primer experiencia laboral: los expedientes se organizaban por carpetas en un Pentium 486 – ¡En aquellos tiempos era lo más! – Los escritos se presentaban y recibían en papel a través del Procurador, y la Jurisprudencia había que consultarla en los súper tomos de Aranzadi que ocupaban el tamaño de un salón. Hoy en día nadie se imagina trabajando de ese modo tan ineficiente dentro de un despacho, porque la tecnología nos ha ayudado y ha mejorado esos procesos.

Si por algo se caracteriza la tecnología es por avanzar muy rápido. En estos momentos estamos en lo que algunos llaman la Cuarta Revolución Industrial. Es el imperio de Blockchain, Internet of Things o Inteligencia Artificial, entre otras. Estas tecnologías permiten tender un puente entre el mundo físico y el mundo digital; mejoran la productividad, transparencia, seguridad y eficiencia de todo tipo de procesos; minimizan el margen de error humano, y facilitan o incluso eliminan la labor manual en aquellas tareas que no aportan valor.

Como consecuencia lógica de este avance, y no siendo el Derecho un sector hermético sino permeable a lo que ocurre a su alrededor, hace años se vienen desarrollando nuevas herramientas basadas en esas tecnologías que pueden mejorar de forma muy sustancial la prestación de nuestros servicios. Nos ahorran tiempos innecesarios, eliminan todo lo superfluo y optimizan los recursos para que podamos ofrecer el mejor servicio posible a nuestros clientes.

En esto del Legal Tech la pionera es la Escuela de Derecho de Standford. Elabora un listado anual de compañías dedicadas a la tecnología legal y nos dice que en este 2021 hay más de 1800 empresas en el sector. Standford las clasifica en nueve categorías según el tipo de herramientas que desarrollan, y que yo os voy a reseñar para que tengáis una visión global de la gran cantidad de opciones que están a vuestro alcance y que podéis explorar libremente:

  1. Analítica: analizan gran cantidad de datos y nos ofrecen resultados optimizados para nuestras búsquedas, desde profesionales a Jurisprudencia, por ejemplo.
  2. Compliance: detectan riesgos e implementan sistemas de control y gestión de forma automatizada.
  3. Automatización documental: generan documentos o incluso gestionan todo su ciclo de vida de forma automatizada.
  4. Educación legal: proveen educación legal de forma innovadora mediante el uso de tecnología.
  5. Investigación jurídica: identifican y recuperan información necesaria para la toma de una decisión legal.
  6. Mercado en línea: permiten ofrecer y obtener servicios legales de forma on-line.
  7. Resolución de Disputas en línea : resuelven reclamaciones de forma alternativa y on-line.
  8. Gestión: ayudan a la gestionar las tareas del despacho.
  9. Descubrimiento digital: buscan, localizan y aseguran evidencias digitales para utilizarlas en un proceso judicial.

Aunque os suene bastante técnico os aseguro que muchas de estas herramientas ya las estáis utilizando sin daros cuenta. Os animo a que investiguéis entre la gran cantidad de opciones que nos ofrece el mercado. Elegir e implementar las herramientas adecuadas transformará en positivo la prestación de vuestros servicios, modernizará vuestra firma y mejorará la satisfacción de vuestros clientes.

Y dime, ahora que has leído un poquito más sobre Legal Tech ¿Qué opinas? ¿Es solo para grandes despachos?

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments