Connect with us

Estilo de Vida

Los coches eléctricos: una apuesta presente

"En 2022 la intención de comprar un coche eléctrico ha pasado del 10% al 15%"

(Fuente: E&J)

María González Villasevil

Redacción editorial E&J




Tiempo de lectura: 3 min



Estilo de Vida

Los coches eléctricos: una apuesta presente

"En 2022 la intención de comprar un coche eléctrico ha pasado del 10% al 15%"

(Fuente: E&J)



La preocupación por el aumento del precio del petróleo y la gasolina vuelve a poner sobre la mesa la cuestión de los vehículos eléctricos como el modelo más factible de transporte. La situación bélica entre Rusia y Ucrania ha puesto de manifiesto la dependencia que tienen unos países de otros respecto a las exportación e importaciones de ciertos recursos naturales.



El coche eléctrico fue el primer modelo automovilístico de la historia que se desarrolló. Fue inventado entre 1832 y 1839 por Robert Anderson, un escocés que se dedicaba a los negocios. No fue hasta la década de 1880 cuando surgieron los primeros coches eléctricos prácticos. Este modelo fue desestimado con la producción en masa de coches de gasolina, ya que ofrecían más ventajas económicas. Sin embargo, tras la crisis del petróleo de 1973 volvió a renacer el interés por los vehículos electrónicos.

En 2022 la intención de comprar un coche eléctrico ha pasado del 10% al 15%, por lo que ha subido un 5% las posibilidades de que los españoles decidan adquirir un coche totalmente eléctrico en la próxima compra automovilística que realicen.  Las ventajas e inconvenientes que ofrecen estos vehículos deben tenerse en cuenta si están pensando en adquirir un coche de estas condiciones.



«El gasto de su carga equivale, aproximadamente, entre 1y 2 euros cada 100 kilómetros» (Fuente: E&J)

Ventajas

La principal característica beneficiosa de los vehículos eléctricos es que no emiten gases contaminantes. Importante tener en cuenta esto por sus cero emisiones que contribuyen a la mejora del medio ambiente y la reducción del efecto de los gases invernadero para el planeta. Puesto que no consume ningún combustible para su funcionamiento, ahorramos económicamente. El gasto de su carga equivale, aproximadamente, entre 1y 2 euros cada 100 kilómetros.

Por otro lado, son coches silenciosos. No emiten ruido ni hay que cambiar de marchas constantemente por lo que permiten una experiencia de conducción más cómoda y relajada. Al poseer pocos elementos en movimiento, pues carece de motor y cambio de marchas tradicional, es más difícil que se den averías mecánicas en el vehículo. Al menos, las averías relacionadas con el motor y los cambios de marcha son nulas.

Eso no significa que no puedan darse fallos mecánicos en el coche eléctrico. Los elementos que lo componen, cómo en cualquier vehículo, están sujetos a poder dar algún problema o a la necesidad de necesitar ser sustituidos por otros cuando se desgasten. Sin embargo, hay que recalcar que el mantenimiento de estos automóviles queda prácticamente reducido a los chequeos del estado de las baterías y de los motores eléctricos.

La Dirección General de Trafico (DGT) concede el distintivo azul a los coches de “cero emisiones”. Esta etiqueta da ciertas ventajas, como la circulación por el centro de las ciudades donde han aplicado zonas de bajas emisiones o aparcar gratis en determinadas zonas de las principales urbes españolas (Madrid y Barcelona, en la zona SER y en la zona AREA, respectivamente). También se les permite circular por los carriles especiales Bus/VAO pese a que viaje un solo ocupante.

«Los vehículos eléctricos presentan el 2.7% total del parque automovilístico en España» (Fuente: E&J)

Inconvenientes

Si bien es cierto que los puntos a favor son mayores, también se dan una serie de condiciones negativas que hay que tener en cuenta antes de adquirir estos vehículos. La inversión inicial requiere un gran coste, el principal motivo a considerar.

El precio de venta de los coches eléctricos es el triple que el de un coche de motor de cuatro tiempos. Aunque por otro lado cabe decir que, los propios fabricantes ofrecen condiciones muy ventajosas en la financiación. Además, diversas entidades públicas ofrecen la posibilidad de acceder a subvenciones, exenciones de impuestos e incluso rebajas fiscales. En España los vehículos eléctricos están exentos de pagar el impuesto de matriculación.

Otro inconveniente asociado a los vehículos de esta índole es la batería del coche y los puntos de recarga. Primero decir que, el precio de las baterías de más de 400 kilómetros de autonomía es muy costoso y, además, tardan bastante tiempo en cargarse. Por otro lado, y en relación con este problema, los puntos de recarga que hay en España son muy pocos. Actualmente sólo hay 12.000 puestos.

En la actualidad los vehículos eléctricos presentan el 2.7% total del parque automovilístico en España, con un total de más de 600.000 en circulación. En los últimos años el número de vehículos eléctricos e híbridos que están circulando por las carreteras españolas ha aumento progresivamente. Sin embargo, aún está muy lejos de conseguir los objetivos fijados por el Gobierno en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima para el año 2030.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments