Connect with us

Actualidad de los despachos

La Empresa Familiar no debe confundir equidad con igualdad en la sucesión para garantizar el futuro de la compañía

AUTOR
Andersen Tax & Legal
Tiempo de lectura: 3 min

Publicado

  • Los expertos en asesoramiento de empresas familiares subrayan la necesidad de planificar su futuro en materia de gestión para asegurar su continuidad

La empresa familiar en España crea actualmente el 67% del empleo privado y es responsable del 57,1 del PIB del sector privado pero el proceso por el que se abre la sucesión de la empresa familiar es un momento crítico para la supervivencia y éxito del proyecto. Para garantizar su futuro, los administradores de la empresa familiar no deben confundir equidad con igualdad y distribuir el patrimonio y gestión de la forma más viable para la compañía.

Así se puso de manifiesto durante la charla coloquio que organizó Andersen Tax & Legal, en la que expertos en el asesoramiento de empresas familiares como Jesús Cano, Exclusive Mediator de la compañía de seguros Swiss Life Global Solutions, Mario Álvarez, Socio Director de Piedmont, despacho de asesoramiento de Negocio y Dirección, Javier Vinuesa, Socio de Andersen Tax & Legal y coordinador del grupo de Empresa Familiar del despacho, y Santiago Fuertes, Asociado Senior de la firma, compartieron con los asistentes al evento, entre ellos representantes de empresas, family offices, banqueros, intermediarios financieros, entre otros, los aspectos clave que pueden facilitar una correcta sucesión de la empresa familiar, así como los errores más comunes que es necesario evitar.

Javier Vinuesa explicó durante su intervención las diferentes características fiscales propias de las comunidades autónomas en cuanto a impuestos sobre sucesiones, donaciones y sobre patrimonio que afectan a la continuidad de este tipo de compañías siendo Asturias, Castilla y León, Extremadura y las Islas Baleares las comunidades autónomas con más carga fiscal en impuestos sobre sucesiones y donaciones y Andalucía, Murcia, Castilla-La Mancha, Madrid, País Vasco, Navarra, La Rioja y Cantabria las que menos. Mientras que las comunidades con mayor carga fiscal con tarifa incrementada y un mínimo exento menor en impuestos sobre patrimonio explicó Vinuesa, son Galicia, Asturias, Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía, Extremadura y las Islas Baleares. Al contrario, Madrid y La Rioja disfrutan de una carga fiscal baja con bonificación del 100% y 75% respectivamente.

Vinuesa destacó que de la totalidad de empresas familiares en España solo un 56% de las empresas pasa a la segunda generación y de éstas solo un 15% a la tercera e hizo especial mención a diferentes herramientas para la sucesión como los Unit link, un seguro de vida con el cual el tomador designa los activos en los que quiere invertir mientras que la aseguradora sustenta la titularidad de esto activos y los asigna a la póliza.

Por su parte, Jesús Cano fue el encargado de exponer a los asistentes los retos de sucesión en la empresa y cómo el seguro puede ser vehículo para resolver posibles conflictos dentro de una empresa familiar. Detalló que actualmente los retos que están dificultando la sucesión en la empresa familiar son la globalidad, el hecho de que las familias ya no son locales ni siguen un modelo tradicional. Un gran desafío  para los próximos años, en los que la riqueza mundial a transferir asciende a 15 trillones de dólares hasta 2030, apostilló.

Durante su intervención, Mario Álvarez explicó cómo se pueden evitar los conflictos aunque reconoce que a veces “es inevitable”. “No se debe partir de la ambición de miembros concretos de la familia -señaló Álvarez- sino de lo que la compañía necesita en cada momento”. Los ponentes destacaron que el protocolo familiar, el gobierno corporativo y las herramientas de planificación personal son instrumentos jurídicos imprescindibles para evitar posibles conflictos.

Por su parte, Santiago Fuertes abordó las distintas medidas a adoptar para evitar conflictos y se refirió a la importancia de no confundir justicia o equidad con igualdad, ya que en muchas ocasiones el intentar hacer una distribución igualitaria puede implicar problemas en el futuro o provocar la inviabilidad de la empresa. Así, insistió en la necesidad de elegir bien la estructura de la compañía.

En muchas ocasiones -dijo- la estructura holding puede no ser la más acertada si se da el mismo porcentaje de poder a todos los socios y apuntó a la necesidad de prever en los estatutos una posible salida acordada y fácil de los socios sin perjudicar al holding. En este punto, expuso ejemplos de empresas familiares en las que cada socio tiene un papel distinto y de forma que unos asumen la gestión y el resto no puede intervenir en la misma.



Formación Economist & Jurist