Connect with us

Jurisprudencia

Despedido tras ser «cazado» saliendo antes de finalizar su jornada laboral

Aunque su jornada laboral finalizaba a las 18:00 horas, el empleado fue observado saliendo del centro de trabajo a las 17:46, a las 17:47 y a las 16:58 horas

(Foto: SeventyFour)


Jurisprudencia

Despedido tras ser «cazado» saliendo antes de finalizar su jornada laboral

Aunque su jornada laboral finalizaba a las 18:00 horas, el empleado fue observado saliendo del centro de trabajo a las 17:46, a las 17:47 y a las 16:58 horas

(Foto: SeventyFour)



La Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha declarado la firmeza de la sentencia que tildaba de improcedente el despido del trabajador que, durante tres días del mes en el que estalló la Covid-19, abandonó su puesto de trabajo antes de finalizar su jornada laboral.

El caso

Pese a que el trabajador debía finalizar su jornada laboral a las 18:00 horas, consta acreditado que el 20 de marzo de 2020 el empleado abandonó su puesto de trabajo a las 17:46, el 23 de marzo a las 17:47 y el 25 de marzo a las 16:58 horas.



En cambio, en las hojas de registro de jornada del trabajador de marzo de 2020, figura durante todo el mes como hora de salida a las 18:00 horas.

Fruto de la tal consignación de datos falsos en el registro de jornada, el trabajador fue despedido por motivos disciplinarios.

Ya en sede judicial, en marzo de 2021, el Juzgado de lo Social n.º 17 de Madrid estimó la demanda formulada por el trabajador y declaró la improcedencia del despido.

“Consta que otro empleado que comprobó que el actor había salido antes de su hora el 20 de marzo le recriminó dicha actuación”. (Foto: Pexels)

En septiembre de 2021, después de que la anterior resolución fuese recurrida en suplicación por la empresa demandada, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid desestimó el recurso formulado y confirmó la sentencia impugnada.

Conforme al convenio colectivo de aplicación, el abandono del puesto de trabajo sin causa justificada es tipificado expresamente por como falta leve. En su caso, para que fuera grave, los tres abandonos tendrían que haber sido sancionados o haber originado un perjuicio grave para la empresa. Igualmente, para que fuese tildada de muy grave, sería necesario que la falta grave fuera reiterada.

Según el parecer del TSJ de Madrid, la aplicación de la teoría gradualista a la infracción consistente en la consignación de datos falsos en el registro de jornada por parte del trabajador determina que no sea merecedora de la sanción de despido teniendo en cuenta el contexto en el que se produce –marcado por la declaración del estado de alarma para frenar el contagio por la coronavirus-, no constando que haya sido sancionado en fechas anteriores por abandonar su puesto de trabajo sin cumplir fielmente su horario laboral, ni que se haya ocasionado un perjuicio al empresario.

Tribunal Supremo

Disconforme con la conclusión alcanzada por el TSJ de Madrid, la empresa recurre en casación unificadora centrando el núcleo de la contradicción en si la consignación de datos falsos en el registro de jornada constituye un hecho suficientemente grave como para justificar el despido.

La compañía invoca de contraste la sentencia del TSJ de Andalucía 2074/2019, de 19 de septiembre, que confirma la sentencia de instancia que declaró procedente el despido de la demandante.

La sede del Tribunal Supremo. (Foto: Juan Carlos Hidalgo/EFE)

En particular, en la sentencia de contraste se acreditó que la empleada despedida se puso de común acuerdo con su compañera de manera que una fichaba a la otra a la entrada al centro de trabajo, y la otra, lo hacía a la salida. La empresa realizó un seguimiento en las inmediaciones del centro durante 7 días entre septiembre y noviembre de 2017 comprobando los fichajes de la actora por su compañera pese a que aquella aún no había llegado al trabajo y cómo su compañera se marchaba antes de su horario del centro sin fichar, para hacerlo más tarde la actora coincidiendo con su salida. Además, como resulta evidente, los registros en el sistema de las horas de inicio y salida de ambas empleadas coincidían siempre. Así pues, a la vista de las circunstancias expuestas, la Sala de lo Social reconoció que se había producido un acto de deslealtad a la empresa y un quebrantamiento de la buena fe.

Turno ahora del TS, su Sala Cuarta razona en su reciente auto de 31 de mayo de 2022 que, en los casos aquí comparados, se han enjuiciado hechos y circunstancias “que no guardan la necesaria homogeneidad” porque “nada tienen que ver en cuanto a su gravedad y culpabilidad”.

Tampoco concurre el presupuesto de la contradicción que permitiría a esta Sala pronunciarse sobre cuál es la doctrina correcta

En opinión de la Sala de lo Social, la situación descrita en la sentencia referencial “no es parangonable con la que resuelve la sentencia recurrida”, en la que el trabajador durante tres días se marchó antes del trabajo (14 minutos dos días y una hora otro día), haciendo constar su horario habitual de salida en el registro de jornada, “lo que configura un incumplimiento de alcance y gravedad claramente distinto del enjuiciado en la referencial”.

Así las cosas, ante la inexistencia de identidad entre las controversias jurídicas examinadas, la Sala Cuarta inadmite el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por la empresa y declara la firmeza de la sentencia recurrida.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments