Connect with us

Jurisprudencia

Euribor en vez de IRPH, ¿es recomendable pactar el cambio automático?



La Audiencia Provincial de Málaga, a la espera del pronunciamiento del Tribunal Supremo del próximo 30 de septiembre, ha observado que la entidad financiera, esta vez el Banco Santander, fijó los tipos de interés de un préstamo con garantía hipotecaria mediante el Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH), cuando debería haber empleado el Euribor.

En un primer momento, el Juzgado de Primera Instancia nº18 de Málaga dio la razón al Banco Santander denegando la petición de la propietaria del inmueble. Argumento principalmente utilizado para recurrir, ahora, la sentencia de la Audiencia Provincial ante el Tribunal Supremo.

No obstante, en segunda instancia, el Tribunal refleja en su resolución judicial que la aplicación del IRPH es contraria a derecho y recuerda que el Euribor es el más utilizado en el marco financiero europeo. Asimismo, según informan desde la firma malagueña Bernal & Iborra, uno de los argumentos utilizados en segunda instancia fue el hecho de probar que los firmantes de la hipoteca carecían del correcto asesoramiento en el momento de la firma de aquella, consiguiendo así que la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Málaga condene al Banco Santander a restituir la parte pagada por encima (unos 20.000 euros) de lo que establecería el Euribor como índice de los tipos de interés.





Desde el despacho de abogados arriba citado a cargo del asunto, argumentaron en su apelación que, el IRPH es un índice «claramente perjudicial» frente al Euribor y que grava las hipotecas con dos puntos porcentuales de media. Además, imploraban a la Audiencia Provincial que tuviera en cuenta que el Euribor es un índice «más objetivo», porque se basa en el precio del dinero.





El IRPH es, según los demandantes, un punto de partida «influenciable por los bancos», ya que son esas entidades las que aportan «los datos para que se elabore». «Si conceden más préstamos a un interés superior este se eleva; si conceden préstamos a un precio menor, disminuye», por lo que «en mayor o menor medida la entidad influye en el importe del índice». De hecho, en la apelación la parte demandante hacía referencia a «numerosas sentencias» que han determinado la imparcialidad del IRPH frente al Euribor, ya que se trata de un índice «desvinculado del precio del dinero».

¿Pactar el cambio automático del IRPH al Euribor?

Fruto de la STJUE de 3 de marzo, las entidades financieras han intensificado sus contactos con clientes cuyas hipotecas estaban ligadas al IRPH para sustituirlo por el común Euribor. En concreto, con la única intención de evitar que aquellos consumidores acudiesen a los tribunales a reclamar lo cobrado de más, muchas entidades financieras se han anticipado y directamente han ofrecido a aquellos el cambio automático del IRPH al Euribor y así evitarse litigios y devoluciones.

De tal forma, tras el pacto, el cliente comenzará a pagar una cuota más baja de su hipoteca y se cierra la opción de que le devuelvan todas aquellas posibles cantidades pagadas de más durante los años anteriores. Todos ganan, ¿no?

“Los bancos siguen ofreciendo acuerdos que no son más que una trampa. Este supuesto implica una bajada mínima de la cuota de hipoteca que realmente no compensa al afectado, además de perder la opción de reclamar todas las cantidades pagadas de más ya sea en comparación con el Euribor o incluso declarando el índice nulo. Es decir, puede dejar de recuperar entre 20.000 euros y 70.000 euros dependiendo de la decisión del juez”, advierten desde ‘Reclama por mi’.

En la misma línea, en relación a estos cambios de condiciones del préstamo, informa Patricia Suárez, presidenta de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), que la banca, para salvarse, está firmando estas novaciones de la hipoteca ante notario, con lo que el cliente pierde así el derecho futuro a reclamar.

Por todo ello, desde las asociaciones de consumidores y bufetes de abogados recomiendan a los clientes que tengan paciencia y no acepten ningún acuerdo a ciegas ante la opción de que, a través de los tribunales españoles, consigan la devolución de todo lo abonado de más en los últimos años.

Todo ello sumado a que la próxima semana, el Tribunal Supremo, se pronunciará en su esperado dictamen de 30 de septiembre sobre la nulidad de las cláusulas del IRPH y con ello, el destino de millones de hipotecas y de más de 150 recursos de casación presentados por particulares, asociaciones de consumidores y bancos.