Connect with us
Derecho Laboral

Los trabajadores de residencias, expuestos a agentes biológicos, no tienen derecho a pausas para el aseo personal

Carece de sentido que se conceda un tiempo al aseo cuando éste es una práctica ínsita en las funciones del puesto

(Imagen: E&J)

María González Villasevil

Redacción editorial E&J




Tiempo de lectura: 5 min



Derecho Laboral

Los trabajadores de residencias, expuestos a agentes biológicos, no tienen derecho a pausas para el aseo personal

Carece de sentido que se conceda un tiempo al aseo cuando éste es una práctica ínsita en las funciones del puesto

(Imagen: E&J)



La Sala de lo Social del Tribunal Supremo afirma que carece de sentido declarar el derecho de los trabajadores que están expuestos a agentes biológicos a disponer de diez minutos para el aseo personal antes de la comida y a la finalización de la jornada, porque la actividad laboral de estos empleados ya les impone la obligación de asearse continuamente y de manera repetida a lo largo de su jornada laboral.

La sentencia afirma que el aseo personal se configura como una tarea habitual y consustancial a las del propio puesto de trabajo, por lo que es innecesario, por reiterativo, conceder un periodo de tiempo antes de comer y al finalizar la jornada para reiterar unas pautas de aseo.



“El propio sistema de trabajo ya supone en sí mismo una notable mejora del régimen de derechos mínimos previsto en la norma (…), si tenemos además en cuenta que nada impide que los trabajadores puedan igualmente asearse antes de las comidas y de finalizar su jornada, de no haberlo hecho con anterioridad tras la última situación de riesgo potencial que pudiere haber afrontado inmediatamente antes de ir a comer o de abandonar el trabajo”, recoge la sentencia.

La higienización de manos es una tarea habitual

La sentencia llega a raíz de la desestimación de la demanda sobre conflicto colectivo interpuesta por el Sindicato LAB, la Confederación sindical ELA y la Confederación Sindical de CCOO, contra una fundación privada sin ánimo de lucro destinada a acoger y prestar servicios sociales y socio- sanitarios a las personas mayores derivadas por las instituciones públicas con las que tiene convenios.



En concreto, la actividad de la empresa demandada está asociada al funcionamiento como «residencia de ancianos« encargándose de la atención a personas mayores autónomas, personas mayores dependientes y grandes dependientes, programa de estancias diurnas y apartamentos tutelados. En octubre de 2019 Quirón Prevención realizó un informe de Higiene Industrial, concluyendo que los trabajadores están potencialmente expuestos, sin intención deliberada de manipularlos, a contaminantes biológicos.



La evaluación determinó las medidas concretas a seguir en cada puesto y como medidas de control en los procedimientos de trabajo se fijó normas de lavado de manos y utilización de hidroalcoholes antes y después de atender a cada residente.

En la demanda los sindicatos solicitaban que se dictara sentencia por la que se declarase no ajustado a derecho la práctica de la empresa consistente en la no aplicación del derecho a las personas trabajadoras del centro (personal de mantenimiento, auxiliar de geriatría/ lavandería, fisioterapeuta, enfermera, médico, camarera limpiadora y cocineras), a disponer, dentro de la jornada laboral, de diez minutos para su aseo personal antes de la comida y otros diez minutos antes de abandonar el trabajo como medida preventiva relacionada con la exposición de riesgos biológicos.

(Imagen: E&J)

El Juzgado de lo Social número 1 de Donostia/ San Sebastián, desestimó la demanda razonando que resultó acreditado que la exposición a agentes biológicos en el centro de trabajo era accidental (tolerable), contando además la empresa con una orden interna que conectaba con el contenido de la Guía Técnica la evaluación y prevención de riesgos laborales, que imponía la higienización de manos para el personal afectado permanente; resultando, por consiguiente, un nivel de protección superior al de la norma reglamentaria sobre cuya interpretación se controvierte.

La sentencia de instancia fue parcialmente revocada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) del País Vasco al concluir que las medidas preventivas fijadas por la empresa en su evaluación no podían soslayar lo previsto como norma mínima por la disposición reglamentaria en cuestión, pudiendo aquéllas complementarlas, pero no sustituirlas.

Es decir, el TSJ del País Vasco declaró el derecho del personal afectado por este conflicto a disponer dentro de la jornada laboral de diez minutos para el aseo personal, antes de la comida, y otros diez minutos antes de abandonar el trabajo, todo ello como medida preventiva relacionada con su exposición a riesgos biológicos.

No obstante, la Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha estimado el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por la empresa demandada contra el fallo del TSJ del País Vasco y, en consecuencia, ha anulado la sentencia recurrida y declarado la firmeza del fallo dictado por el Juzgado.

La actividad del personal de residencias les obliga al aseo continuo

Lo cierto es que la Sala ya se pronunció sobre el alcance e interpretación que ha de darse al artículo 7.2 del Real Decreto 664/1997 en supuestos como el presente en la sentencia 370/2022, de 19 de enero. Por lo que se ha limitado a respetar la doctrina contenida en esa sentencia por elementales razones de seguridad jurídica y porque “no existen razones para cambiarla”, aseguran los magistrados.

En este sentido, el mencionado precepto legal recoge, bajo la rúbrica “medidas higiénicas”, que “los trabajadores dispondrán, dentro de la jornada laboral, de diez minutos para su aseo personal antes de la comida y otros diez minutos antes de abandonar el trabajo».

Los magistrados afirman que para realizar una correcta interpretación del citado precepto, hay que acomodarse al contexto de la actividad laboral que desempeña el personal del organismo demandado. Y, en el presente caso enjuiciado, los trabajadores no solo disponen de todo el tiempo que requieran para el aseo personal dentro de la jornada laboral, sino que está incluso obligado a seguir el protocolo de asearse cuantas veces sea necesario, y en todo caso antes y después de atender a cada residente.

En esta tesitura, el Tribunal Supremo afirma que “la adecuada aplicación de dicho precepto legal no puede reducirse a su automática e incondicionada dicción literal, sino que debe ajustarse a los razonables parámetros interpretativos que se desprenden del sentido común de las cosas”. Por ello, no es necesario un “especial esfuerzo dialéctico par afirmar que la finalidad de la norma es la de permitir que los trabajadores que hayan podido estar en contacto con agentes biológicos dispongan en cada jornada de trabajo de un tiempo de diez minutos para su aseo personal antes de la comida, y de otros diez minutos al abandonar el puesto de trabajo”.

Pues, de esta manera ya se fijan dos concretos y específicos momentos para el aseo personal, así como un tiempo predeterminado a tal efecto, que se reducen a un solo momento cuando la jornada de trabajo es continua y no hay pausa para la comida.

(Imagen: E&J)

Por tanto, el Supremo razona que no resulta razonable aplicar el mismo criterio cuando se trata de actividades que obligan al continuo y frecuente aseo personal del trabajador, en las que constituye una práctica habitual ínsita en la propias funciones del puesto de trabajo que se repite cada día en multitud de ocasiones a lo largo de la jornada, frente a otras en las que no existe esa continuada necesidad de recurrir al aseo personal y deben reservase esos dos únicos periodos temporales que contempla el precepto, antes de la comida y de dejar el trabajo.

“Si el tipo de actividad impone al trabajador la obligación de asearse continuamente y de manera repetida a lo largo de su jornada laboral, cada vez que pudiere haber estado en contacto con pacientes infectados o sospechosos, el aseo personal se configura entonces como una tarea habitual y consustancial a las del propio puesto de trabajo, por lo que carece de sentido que se le concedan esos dos periodos de diez minutos para reiterar unas pautas de aseo que devienen del todo innecesarias por reiterativas”, recoge la sentencia.

Es decir, que si los trabajadores pueden, y deben, aplicar esa medida higiénica tantas veces como sea necesario a lo largo de la jornada laboral, carece de sentido una interpretación del precepto legal que a lo único que realmente conduce es a reducir en veinte minutos la jornada diaria, sin aportar mayor seguridad y eficacia en la salvaguarda de la salud de los trabajadores que constituye la única finalidad de esa norma.

El Tribunal Supremo aclara finalmente que “todo lo contrario de lo que sucede en aquellas actividades laborales en las que ese constante y repetido aseo personal no forma parte de las tareas habituales del trabajador, y es entonces cuando surge la obligación de concentrarla en dos específicos momentos para minimizar los riesgos derivados del posible contacto con agentes biológicos”.

3 Comentarios
3 Comentarios
Más antiguo
El mas nuevo
Inline Feedbacks
View all comments
2 meses atrás

Wonderful beat I wish to apprentice while you amend your web site how could i subscribe for a blog web site The account aided me a acceptable deal I had been a little bit acquainted of this your broadcast provided bright clear idea

2 meses atrás

Hi my loved one I wish to say that this post is amazing nice written and include approximately all vital infos Id like to peer more posts like this

Anonymous
2 meses atrás

Lo siento, pero porque en una nota interesante, lo alargan y dicen lo mismo una y otra vez…
Más corto y mejor redactado ,para torpes y todos CONTENTOS.
NONNA CLAUDINA gracias

Nombre
Claudina

Última hora jurídica



Recibe nuestra newsletter de forma gratuita