Connect with us

Economía

Telefónica recorta su dividendo a 0,30 euros por acción y gana 1.582 millones

Redactor de Economist & Jurist.

Tiempo de lectura: 4 min

Publicado


Comentar

  • Los ingresos del acumulado del año se descienden un 11% por la pandemia y las divisas, alcanzando los 43.076 millones de euros
  • La compañía rebaja su deuda en 2.500 millones sin contar las operaciones de Telxius y Reino Unido, que le reportarán otros 9.000 millones.
  • Telefónica eleva un 38,5% el beneficio en 2020, hasta llegar a los 1.582 millones


Telefónica planteará la política de remuneración al accionista para 2021 a la Junta General de Accionistas, que consistirá en un dividendo de 0,30 euros por acción a través de la modalidad de dividendo flexible voluntario. Ello trae consigo una reducción del 25% si lo comparamos con los últimos ejercicios. En 2020, la compañía abonó un dividendo de 0,40 euros por acción en dos ocasiones (junio y diciembre), de 0,20 euros por título cada uno.

Es por esto que las acciones de Telefónica han abierto con una subida del 2,7% en el mercado, prosiguiendo su ascenso llegando a situarse en torno a un 5%. Fuentes del mercado han dado a conocer que la estrategia de reducción de deuda ha sido una decisión bien valorada dentro del mismo.



Desde la compañía explican que este dividendo se pagará en diciembre de 2021 y junio de 2022, mediante la modalidad de dividendo flexible voluntario y a un precio de 0,15 euros por acción. José María Álvarez-Pallete, presidente de la operadora, ha rememorado la buena acogida del scrip en la call conference con analistas, estableciendo que un 67% de los accionistas quisieron adoptar esta fórmula el último mes del pasado año.

José María Álvarez-Pallete, presidente de telefónica. Foto: CincoDías

“Esta decisión permite a Telefónica proseguir con la transformación de la compañía invirtiendo en las áreas de mayor potencial de crecimiento, reasignando los recursos para capturar estas oportunidades, mejorando la estructura de capital y manteniendo una retribución atractiva a los accionistas”, señalan desde Telefónica.

En relación a las operaciones realizadas por la compañía, en 2020 obtuvo un beneficio neto de 1.582 millones de euros, lo que supone un 38,5% más que el año anterior. “Este resultado demuestra la eficiencia en la gestión de la compañía ante las difíciles condiciones provocadas por la pandemia, así como su capacidad de transformación para combatir este escenario, lo que le ha permitido despedir el ejercicio con una clara mejoría operativa”, dice la operadora. Pero si hablamos al margen de extraordinarios, la compañía baja un 13,7% interanual, situándose en 3.086 millones.

Entre los meses de octubre y diciembre, las ganancias fueron de 911 millones de euros, las más elevadas en un único trimestre desde que comenzara 2019. En el mismo tramo del año anterior, la compañía tuvo pérdidas de 202 millones a causa de distintos extraordinarios, relacionados con algunos compromisos para hacer frente al deterioro de valor de filiales como la de México y otros ajustes.

El cuarto trimestre ha traído consigo un descenso de los ingresos del 12% anual, alcanzando los 10.909 millones de euros, con un volumen total de 43.076 millones en el conjunto del ejercicio, lo que supone un 11% menos. La evolución negativa de los tipos de cambio y la crisis derivada del coronavirus han sido las principales causas por las que los ingresos se han visto afectados.

Como decíamos, la principal estrategia de la compañía ha sido reducir su deuda. Al cierre del año 2020, la deuda financiera se situaba en unos 35.228 millones de euros, sin contar el pago de arrendamientos, 2.516 millones menos que a principios de dicho año. Solo en el cuarto trimestre, se redujo en 1.449 millones. Si incluimos los arrendamientos, la deuda financiera neta se eleva hasta los 41.697 millones a diciembre de 2020, cuando en el mismo mes de 2019 era de 45.123 millones.

Datos de telefónica en bolsa. Foto: investing.com

La operadora resalta que esta mejora viene dada por la generación de caja. Así, el flujo de caja libre llegó a los 4.794 millones de euros el año pasado, con una mejoría del 13,2% interanual en el cuarto trimestre, estableciéndose en 1.993 millones de euros.

Cabe decir que esta deuda no incluye los 9.000 millones de euros (un 25% de la deuda neta actual) que le reportarán las operaciones inorgánicas pendientes de cierre. Entre ellas se encuentran la venta de las torres de Telxius a American Tower y la fusión de O2 y Virgin Media en Reino Unido. Si Telefónica empleara estos fondos para reducir el pasivo, la deuda se reduciría hasta situarse en unos 26.000 millones.

“Este importe adicional dotará a Telefónica de mayor opcionalidad y capacidad financiera para seguir rebajando su endeudamiento”, argumenta la compañía. Y añade que, en los últimos cuatro años, ha recortado su deuda neta en cerca de 17.000 millones, lo que supone un 30% menos que en 2016.

Además, Telefónica sigue teniendo una sólida posición de liquidez, para reforzar el difícil entorno financiero provocado por la pandemia. “A finales de 2020, ascendía a 21.447 millones de euros, suficientes para cubrir los vencimientos de los dos próximos años”, señala la compañía.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments