Connect with us

Noticias Jurídicas

¿Cuántas empleadas de hogar solicitaron el subsidio extraordinario en el mes de mayo?

AUTOR
Javier Izaguirre Fernández
Tiempo de lectura: 4 min

Publicado

El Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19, regulaba el novedoso e histórico subsidio de desempleo excepcional por falta de actividad para las personas integradas en el Sistema Especial para Empleados de Hogar del Régimen General de la Seguridad Social.

En concreto, el art. 30 del citado Real Decreto-ley preveía que se podrían beneficiar de este subsidio extraordinario, las personas integradas en el Sistema Especial de Empleados de Hogar del Régimen General de la Seguridad Social que, estando en situación de alta antes de la entrada en vigor del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, se encontrasen en alguna de las siguientes situaciones: a) hayan dejado de prestar servicios, total o parcialmente, con carácter temporal, a fin de reducir el riesgo de contagio, por causas ajenas a su voluntad, en uno o varios domicilios con motivo de la crisis sanitaria del COVID-19; b) se haya extinguido su contrato de trabajo por causas ajenas a la voluntad de la persona trabajadora y esta extinción se deba a la crisis sanitaria del COVID-19.

Como vemos, el subsidio extraordinario por falta de actividad para las personas integradas en el Sistema Especial para Empleados de Hogar, de acuerdo con lo dispuesto en la Exposición de Motivos del citado Real Decreto-ley, protege la falta de actividad, la reducción de las horas trabajadas o la extinción del contrato como consecuencia del COVID-19. La cuantía del subsidio dependerá de la retribución percibida con anterioridad, así como de la reducción de actividad que se sufra, exigiéndose una prueba acreditativa de dicha reducción al empleador. Este subsidio es compatible con el mantenimiento de otras actividades y la cuantía máxima a recibir será el importe mensual del SMI.





¿Cuántas empleadas del hogar reclamaron el subsidio en mayo?

Según ha informado el Ejecutivo, y a razón de una pregunta parlamentaria de los diputados del Partido Popular, José Ignacio Echániz y Alicia Rodríguez, han sido un total de 27.413 personas empleadas del hogar las que, entre el 4 hasta el 29 de mayo, reclamaron el subsidio extraordinario reiterado y puesto en marcha por el Gobierno con motivo de la crisis sanitaria del COVID-19.





Ya a principio del mes de junio, el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, aseguraba que todas estas solicitudes, que en su mayoría seguían sin ser cobradas, ya se estaban “empezando a reconocer”, y según se vaya haciendo, podrán ir siendo abonadas. Igualmente, en aquella rueda de prensa para valorar los datos de empleo de mayo, Pérez Rey reconocía que en mayo, había 374.675 personas afiliadas al sistema de empleadas del hogar, unas 20.000 menos que en febrero (394.171).

Retrasos y nuevo sistema de gestión

Ya han pasado tres meses desde que el Consejo de Ministros diese luz verde a esta prestación extraordinaria que equivale al 70% de la base reguladora y, aunque, como hemos señalado, al SEPE están llegando un aluvión de solicitudes, todavía no se están tramitando y, por lo tanto, no se han empezado a pagar. El Ejecutivo admite el retraso en la tramitación de este subsidio y asegura que desde que se publicase en el BOE el Real Decreto-ley 11/2020, el SEPE comenzó “inmediatamente los trabajos de elaboración de la Resolución del Director General del organismo y del diseño de la aplicación informática necesaria para dar soporte a este nuevo subsidio extraordinario de empleadas de hogar”.

Asimismo, en su respuesta, el Ejecutivo ha revelado que, para la implantación de esta medida se está desarrollando un sistema asistido de gestión “nuevo e independiente” de las aplicaciones con las que tradicionalmente paga las prestaciones y subsidios. En este sentido, destaca “la complejidad y dificultad del sistema de gestión puesto en marcha, ya que el colectivo de empleadas de hogar era hasta este momento un colectivo ajeno al SEPE, puesto que no cotiza por la contingencia de desempleo” y que “la configuración jurídica del subsidio es distinta a la configuración de nuestras prestaciones”.

“Con gran esfuerzo, se va a implantar una aplicación informática que va a permitir el reconocimiento de este derecho y su pago en el plazo más breve posible”, explica el Gobierno en una respuesta que redactó a mediados del mes de junio. Además, insiste en que esta ayuda “es diferente a la naturaleza de las prestaciones contributivas gestionadas por el SEPE e imposibilita la adaptación sobre los sistemas y aplicaciones usuales dedicados a la solicitud, reconocimiento y pago de las prestaciones”.

Por último, las asociaciones de empleadas del hogar, en un comunicado, denuncian que el golpe de la pandemia ha sido “muy especial” para las trabajadoras del hogar, al no contar con prestación por desempleo, y advierten de que el atraso en los pagos puede ser aún mayor porque, como bien recuerdan, el SEPE tiene un plazo de tres meses para reconocer las prestaciones a partir de la fecha de solicitud. Añaden que muchas trabajadoras no la han presentado por “falta de información y apoyo para hacerlo” y que “a día de hoy, el SEPE ni siquiera responde a las trabajadoras que consultan sobre el estado de su solicitud”. Las asociaciones reclaman el abono, en el mes de julio, de todas las solicitudes pendientes: “Si quieren, pueden poner las medidas para hacer posible la resolución urgente de todos los expedientes del subsidio extraordinario. No hay excusas”, zanjan.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *