Connect with us

Noticias Jurídicas

¿Son independientes nuestros jueces y tribunales? Europa sondea y España suspende



Para supervisar las reformas de la justicia y su impacto en los Estados miembros, desde 2013, el cuadro de indicadores de la justicia en la UE presenta un resumen anual de parámetros pertinentes relativos a la independencia, la calidad y la eficiencia de la justicia, guías esenciales de un sistema judicial eficaz.

El citado cuadro de indicadores no es más que una herramienta de información comparativa que tiene como objetivo ayudar a la UE y a sus Estados miembros, con una periodicidad anual, a lograr una justicia más eficaz facilitando datos objetivos, fiables y comparables sobre diversos indicadores pertinentes para la evaluación de la calidad, independencia y eficiencia de los sistemas judiciales en todos los Estados miembros. El cuadro no presenta una clasificación única, sino una visión general del funcionamiento de los sistemas judiciales sobre la base de indicadores que son de interés común para todos los Estados miembros. Asimismo, tampoco favorece un tipo concreto de sistema judicial, sino que trata a todos los Estados miembros en pie de igualdad.

Aunque los parámetros de independencia, calidad y eficiencia deben interpretarse conjuntamente al estar estos a menudo interrelacionados, consideramos apropiado detenernos en el primero de ellos: la independencia judicial.





Esta es un requisito derivado del principio de tutela judicial efectiva a que se refiere el art. 19 del Tratado de la Unión Europea y del derecho a la tutela judicial efectiva ante un órgano jurisdiccional consagrado en el art. 47 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE. Asimismo, garantiza la imparcialidad, la previsibilidad y la seguridad del ordenamiento jurídico, que son elementos esenciales para el Estado de Derecho y para un entorno de inversión atractivo. La percepción de la independencia del sistema judicial es un factor que potencia el crecimiento, al igual que la percepción de falta de independencia puede disuadir las inversiones.





Por ello, Europa pregunta: ¿cuál es la percepción de la independencia de los tribunales y los jueces entre el público general? ¿y entre las empresas?; ¿cuáles son las principales razones del público general para explicar la percepción de falta de independencia? ¿y entre las empresas? A estas cuatro cuestiones, y con sola una respuesta a elegir (muy buena, bastante buena, bastante mala, muy mala o no sabe) han sido sondeados miles de personas físicas y empresas en toda la Unión Europea. Así, según el último cuadro de indicadores de la justicia en la UE (2019), y en concreto, según el porcentaje de todos los encuestados representados en los Gráficos 47 a 51 de tal documento, podemos sacar las siguientes conclusiones:

En relación a la percepción de la independencia de los tribunales y los jueces entre el público general, Dinamarca (DK), Finlandia (FI) y Austria (AT) son los Estados miembros con mejor valoración para sus órganos jurisdiccionales y jueces según sus propios ciudadanos; mientras que los de Croacia (HR), Eslovenia (SK) y Bulgaria (BG) son los peores evaluados. En este caso, España (ES), ¿llamativamente?, acompañaría a estos tres últimos Estados, como el cuarto con peor percepción por parte de sus ciudadanos respecto a la independencia de sus propios tribunales y jueces.

Asimismo, respecto a las razones del público en general para explicar tal percepción de falta de independencia, se acentúan, en primer lugar, la injerencia o presión del gobierno o los políticos; le acompaña, la injerencia o presión de intereses económicos u otros intereses específicos; y, por último, el estatuto y posición de los jueces.

En relación a la percepción de la independencia de los tribunales y los jueces entre las empresas, según el Eurobarómetro realizado, otra vez, Dinamarca (DK) encabeza la clasificación, seguida de Luxemburgo (LU), Finlandia (FI) y Austria (AT) como los Estados miembros con mejor valoración para sus órganos jurisdiccionales y jueces según sus propios empresarios. En cambio, al final de tal sondeo se sitúan los jueces y tribunales de Croacia (HR), Hungría (HU), y Eslovenia (SK), como los peores evaluados según su tejido empresarial.  Como ocurre en ambas clasificaciones, con a penas cambios entre la opinión de los ciudadanos y sus empresarios, España (ES) y su sistema judicial, se sitúan en la séptima peor posición según el parecer de las empresas españolas encuestadas.

Por último, respecto a las razones de las empresas para justificar la percepción de falta de independencia sobresalen, como ocurría con la valoración del público general, en primer lugar, la injerencia o presión del gobierno o los políticos; le acompaña la injerencia o presión de intereses económicos u otros intereses específicos; y, por último, el estatuto y posición de los jueces.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *