Connect with us

Estilo de Vida

Cinco consejos para evitar sufrir un golpe de calor

La primera ola de calor que azota a nuestro país este verano ya ha causado víctimas no mortales debido a las altas temperaturas alcanzadas

(Foto: E&J)

Redacción editorial E&J

Tiempo de lectura: 4 min



Estilo de Vida

Cinco consejos para evitar sufrir un golpe de calor

La primera ola de calor que azota a nuestro país este verano ya ha causado víctimas no mortales debido a las altas temperaturas alcanzadas

(Foto: E&J)



Cuando se habla del riesgo de padecer un golpe de calor se hace referencia a un tipo de trastorno que provoca una grave lesión y que se da cuando la temperatura del cuerpo humano supera los 40 grados.



Los motivos que provocan que se dé este problema es la exposición prolongada a altas temperaturas, pero también puede darse como resultado de realizar esfuerzo físico en estas condiciones. Pero las personas no somos los únicos que estamos expuestos a poder padecer un golpe de calor, los animales también pueden sufrirlo.

Para saber si estas padeciendo una insolación debes tener en cuenta los síntomas que manifiesta tu cuerpo. Como ya se ha dicho, la alta temperatura corporal de 40º o incluso más pone de manifiesto que, desde luego, tu salud no está bien en ese momento, pero no es el único signo que se manifiesta: alteración en la sudoración y en el estado mental, náuseas y vómitos, piel enrojecida, respiración agitada, ritmo cardiaco acelerado y dolor de cabeza son otros síntomas que sirven para confirmar que efectivamente, estas sufriendo un golpe de calor.

En el supuesto de que manifiestes una o varias de esas señales, es muy importante que pidas ayuda médica cuanto antes. No tratar un golpe de calor adecuadamente puede agravar aún más la situación hasta llegar a provocar el fallecimiento, debido a la falta de riego sanguíneo al cerebro. Por eso, algunos de los consejos más recomendados por expertos para que pongas en práctica este verano son:

(Foto: E&J)

  1. Elige una vestimenta acorde

Vístete con ropa holgada y ligera que permita que el sudor se evapore más fácilmente porque así, nos hará sentir más frescos. Por lo general, este tipo de ropa que permite el fujo de aire es el algodón, el bambú y el lino.

También es importante vestir de colores claros. Los colores oscuros son aliados del sol, es decir, absorbe el calor que este emite a través de los rayos. Sin embargo, cuanto más pálida sea la ropa, mayor cantidad de luz reflejará evitando que se caliente el cuerpo.

  1. Mantente Hidratado

Hidrátate constantemente con líquidos y alimentos adecuados. Los médicos recomiendan beber diariamente entre dos y tres litros de agua, principalmente los niños y las personas mayores que dadas sus condiciones físicas son más susceptibles de sufrir un golpe de calor.

El agua no es el único líquido que ayuda al organismo a mantenerse hidratado y funcionar correctamente, el té frio, las bebidas isotónicas, los zumos de fruta o el gazpacho son algunas de las bebidas más refrescantes que se pueden tomar durante el verano y que además, gracias a su composición aportan vitaminas y minerales al organismo.

  1. Protégete del sol

En verano es típico, sobre todo en las mujeres, querer coger color de la piel, por lo que son muchos los que se tumban a la solana en la arena de la playa o en el césped de la piscina sin importarles el calor que haga. Es una práctica más común de ver de lo normal pero lo cierto es que no debería darse.

Hay que evitar la exposición prolongada al sol y protegerse de las radiaciones que este emite con cremas solares que tengan alta protección. Te asegurará prevenirte de problemas de salud en la piel y al mismo tiempo, conseguir un bronceado saludable. Los dermatólogos recomiendan un bloqueador solar con una etiqueta SPF30.

(Foto: E&J)

  1. Evita las horas de más calor

Evita hacer actividades físicas entre las horas que más temperaturas se alcanzan, es decir, entre las 12.00 y 17.00 horas. Lo mejor es practicar ejercicio a primera hora de la mañana o ya al anochecer. Otra opción en verano es cambiar tu rutina deportiva y, aprovechando los meses de mejor temperatura, realizar deportes acuáticos.

No hay que excederse en la intensidad del esfuerzo, es más, es aconsejable reducirla un poco. Lo mismo ocurre con la duración de la actividad. Recuerda que, cuanta más temperatura alcanza el cuerpo, menos cantidad de sangre circula por los músculos por lo que, exigirnos demasiado no solo puede provocarnos un golpe de calor, también puede causarnos contracturas, desgarros u otras lesiones.

  1. Busca la sombra

Lo más recomendable es que esos días intentes mantenerte en casa, protegido del impacto directo del sol y si es posible, mantener el hogar refrigerado adecuadamente con la ayuda de ventiladores y aires acondicionados.

En el supuesto de que estés fuera de casa es importante buscar la sombra siempre que sea posible, ya sea andando por la acera o colocándote bajo una sombrilla. Si los motivos de tu escapada son laborales, procura usar gorros y sombreros que disminuyan el efecto del calor sobre la cabeza. Concurrir lugares frescos también ayuda bastante. Si estas cerca de una fuente de agua intenta dar un respiro de frescor a tu cuerpo mojándote la nuca con agua fría.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments