Connect with us

Jurisprudencia

¿Por qué ha entrado en prisión Antonia Magdaleno, la principal administradora concursal de la crisis inmobiliaria?



La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo confirmaba en la STS 573/2018, de 21 de noviembre, la condena a cuatro años de prisión impuesta a la abogada Antonia Manuela Magdaleno, ex socia de Broseta Abogados, al considerar probado que estafó 4,6 millones de euros a la citada firma con los honorarios percibidos de los concursos de acreedores de Martinsa-Fadesa y Urazca, en los que intervino como administradora.

En concreto, según los hechos probados de aquel pronunciamiento, por el concurso de la gallega, Martinsa-Fadesa, cobró 7.862.528 euros y ordenó que el despacho le facturase 3.324.891 euros. En la misma línea, en el de la bilbaína, Urazca, percibió 1.458.209 euros y dispuso que le facturasen 589.778 euros.

Confianza y buen hacer profesional

Magdaleno comenzó su relación profesional con el despacho Broseta abogados S.L. en el año 1999, con un contrato de colaboración mercantil. En el año 2009, “dado su buen hacer profesional y la confianza que generaba en los socios fundadores”, pasó a ostentar la condición de socia, con una participación del 5% de la sociedad.





Ese mismo año suscribió los acuerdos sociales “en los que establecía un régimen de exclusividad en el ejercicio de su profesión, así como un régimen de retribuciones anuales, que consistía en un fijo y un variable a convenir entre los socios”.





En su condición de socia directora del Área de Procesal-Concursal del Broseta Abogados, la acusada fue nombrada administradora concursal en diversos concursos mercantiles y “por conveniencia fiscal” el despacho le permitió que concurriera a dichos concursos a través de una sociedad creada al efecto por ella, la mercantil Antonia Magdaleno Carmona S.L.

Los propios socios del despacho, “basándose en la confianza” que tenían en la actuación de Magdaleno como socia, “daban por hecho, como había ocurrido hasta entonces, que los importes que había cobrado la acusada eran sustancialmente coincidentes con los que a su vez ella ordenaba que le fueran facturados a su sociedad”.

Magdaleno salió de la firma Broseta en 2011 y creó otra nueva, llevándose no sólo parte del equipo, sino también de los asuntos que allí asumía, entre otros, los concursos de acreedores de Llanera, Martinsa-Fadesa o Viajes Marsans.

Petición de indulto

El Alto Tribunal confirmó la sentencia dictada por la Sección 5ª de la Audiencia Provincial de Valencia al entender que Magdaleno se valió del “engaño” para apropiarse de 4,6 millones de euros procedentes de la administración concursal de la mercantil gallega Martinsa-Fadesa y la bilbaína Urazca.

Tras la negociación con la firma valenciana Broseta Abogados de un plan de pagos entregando dinero y bienes inmobiliarios con el fin de devolver los fondos y cumplir con la parte económica de la sentencia, la jurista solicitó el indulto acompañándose de multitud de firmas ( cerca de 500) del sector de la abogacía y la judicatura.

Sin embargo, el Consejo de Ministros, competente para resolver, ha visto insuficiente las razones de tal indulto y ha rechazado la semana pasada tal solicitud. El no tener antecedentes penales, el haber cubierto la responsabilidad del fallo y no tener el rechazo de la víctima (Broseta Abogados), no han sido argumentos suficientes para obtener el indulto. Aun así, fuentes cercanas a la jurista confían en que, al menos, sirvan para obtener beneficios penitenciarios y acortar su estancia en prisión.

Así las cosas, la que fuera una de las principales administradoras concursales de la crisis inmobiliaria, con una hija menor aún a su cargo, padecer el reciente fallecimiento de su pareja e intentar empezar de cero en 2019 como colaboradora de ZB&P Abogados, ha ingresado en una prisión asturiana al no lograr que prosperase su petición de indulto.