Connect with us

Economía

Contratos públicos para el plan de Empleo Joven

Redactor de Economist & Jurist.

Tiempo de lectura: 3 min

Publicado


Comentar

  • Yolanda Díaz destinará los 745 millones esencialmente a convenios con organismos.
  • El plan de Empleo Joven es una de las 17 medidas del plan de Reestructuración, Transformación y Resiliencia.


 

El Programa de Garantía Juvenil conforma uno de los puntos más relevantes de las actuaciones del Gobierno para este segundo trimestre, después de que este haya sido acordado con los agentes sociales y las Comunidades Autónomas. La idea es que los jóvenes comiencen a trabajar para las distintas administraciones dependientes del Estado, aunque también para las entidades locales y las de las Comunidades Autónomas. De los 745 millones de euros destinados a ello, prácticamente todo será para la firma de convenios con aquellos organismos públicos interesados, aunque también podrá incluir empresas.



El plan de Empleo Joven forma parte del plan de Reestructuración, Transformación y Resiliencia, que ya fue enviado a la Comisión Europea. De los 2.363 millones de euros que llegarán de los fondos Next Generation, 765 millones irán destinados a este plan, lo que supone el 32,35%. Del total de los fondos, 1.019,5 millones se invertirán en este año, 730,5 en 2022 y los 613 restantes en 2023. La finalidad de este plan se sustenta sobre tres programas cuya intención es facilitar a los jóvenes de entre 16 y 29 años su llegada a un empleo público

La alta tasa de paro juvenil de nuestro país (del 35%) ha dejado a España en evidencia ante la Comisión Europea, que pide al Gobierno que tome medidas para paliar esta situación. (Fuente: Economist & Jurist).

El primer programa es el Empleo Joven-Tándem, para el cual se destinarán 120 millones de euros en los próximos tres años y pretende formar a los jóvenes al mismo tiempo que tienen un empleo. Estos empleos serán de interés social y público que «lleven a cargo órganos y organismos del Estado y supongan la formación de jóvenes”. La idea es que 30 millones de euros (el 25% de los fondos) sean para competencias verdes y otros 30 millones para competencias digitales.

El segundo de los programas es el denominado Primera experiencia profesional. Contará con una asignación de 330 millones de euros repartidos en tres años y esta primera experiencia profesional se llevará a cabo en la Administración General del Estado o en cualquier otra administración. Será financiado por el Sepe y se realizará a través de contratos temporales de entre 10 y 12 meses, con un coste aproximado de 18.000 euros por empleado más 215 euros al mes los tres primeros meses por los gastos de tutorización. Con ello, el Ministerio de Trabajo pretende que las administraciones ofrezcan puestos adecuados y comprobar si el resultado del programa piloto pensado para este año es positivo para poder llevarlo a cabo en el futuro.

El tercer programa es Investigo. Para este apartado, el Ministerio de Ciencia y Tecnología elaborará un plan junto al Ministerio de Trabajo para jóvenes investigadores en organismos públicos, universidades, centros tecnológicos o parques científicos. Pero también se desarrollará en entidades públicas sujetas al derecho privados y en empresas y entidades privadas sin ánimo de lucro (fundaciones) que inviertan en investigación. Para este plan el Sepe destinará 315 millones de euros que se repartirán a lo largo de los tres próximos años, y será el que financie el salario de estos trabajadores. Los organismos interesados en sacar plazas podrán enviar sus solicitudes para obtener la subvención desde este mismo año.

La alta tasa de paro juvenil de nuestro país (del 35%) ha dejado a España en evidencia ante la Comisión Europea, que pide al Gobierno que tome medidas para paliar esta situación. Incluso, existen fondos específicos para ayudar a los menores de 30 años a incorporarse al mundo laboral.

Desde el Ministerio de Trabajo afirman que los malos datos en relación al paro juvenil están dificultando “la primera experiencia laboral significativa de muchos jóvenes”. El plan hace referencia a esto y destaca que la situación «está obligando a muchos a aceptar trabajos de baja cualificación, en su entorno o en otro país”. Así, otro de los puntos importantes del plan de Empleo Joven es evitar la fuga de muchos jóvenes que viven en el ámbito rural y se marchan a las grandes ciudades con la intención de encontrar las oportunidades que no se dan en este ámbito. Una práctica cada vez más extendida que ya ha llegado a la mayor parte de los municipios.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments